Epilepsia en las personas mayores [8-10-15]

by herbalife on 08/10/2015

in Adulto mayor,Epilepsia

 

Epilepsia en las personas mayores

La epilepsia en los mayores con frecuencia pasa desapercibida debido a sus características atípicas en comparación con su forma de presentación habitual en otras etapas de la vida. Sus manifestaciones pueden confundirse con otras formas de alteración del estado mental como accidente isquémico transitorio, síncope o ictus. De tan interesante tema nos ocupamos en el artículo de hoy.

Los mayores de 65 años son más vulnerables debido a la alta incidencia de comorbilidades médicas, incluido el accidente cerebrovascular, polimedicación y mayor incidencia de caídas con la posibilidad de sufrir traumatismos craneales y padecer hematomas subdurales secundarios.

Con frecuencia las crisis se manifiestan solo como episodios confusionales o cuadros sincopales con recuperación espontanea.

Puede aparecer un estado epiléptico como forma de debut de la epilepsia en los mayores y tienen mayor riesgo de presentar crisis reactivas.

La epilepsia en más frecuente en la senectud que en cualquier otra época de la vida.

¿Cuál es la causa de la epilepsia o epileptogénesis?

Es el proceso mediante el cual un grupo de neuronas de la corteza cerebral desarrolla una excitabilidad exagerada y alcanza un estado en el que pueden producir crisis epilépticas de forma espontanea.

Están involucrados dos tipos de fenómenos, el inicio de las descargas repetitivas anómalas por un grupo de neuronas y la propagación de estas descargas a otras neuronas vecinas y distantes.

La epileptogenicidad está causada por alteraciones en poblaciones neuronales que dan lugar a disminución de sus propiedades inhibidoras o aumento de las excitadoras.

Las alteraciones del equilibrio entre excitación e inhibición en muchos casos tiene relación con factores genéticos.

Se supone actualmente que aproximadamente 150 genes influyen en la excitabilidad neuronal.

Se considera que se trata de epilepsia cuando se presentan crisis recurrentes y existe un trastorno neurológico persistente.

La epilepsia es una enfermedad multifactorial y para cualquier etiología la predisposición genética es un factor determinante en la aparición de crisis.

Los trastornos metabólicos que pueden originar la crisis pueden ser:

-Híper o hipoglucemia.
-Uremia.
-Hiponatremia.
-Hipocalcemia.

Debemos tener siempre presente el elevado consumo de fármacos que este sector de la población tiende a consumir, entre ellos fármacos potencialmente capaces de inducir crisis epilépticas como algunos antidepresivos, neurolépticos y ciertos antibióticos.

Cuando se presentan auras (fenómenos subjetivos que avisan o previenen de la crisis) predominan las motoras, sensitivas o de tipo vertiginoso asociadas a su origen frontal o parietal.

La elevada frecuencia de lesiones estructurales del sistema nervioso y trastornos infecciosos y tóxicos-metabólicos probablemente justifique la elevada frecuencia de epilepsia en mayores.

La causa más frecuente de pérdida de conciencia en el mayor es el síncope. Entre los distintos tipos de síncope siempre requieren una valoración especial los de causa cardiológica, pueden producir también convulsiones y confusión mental transitoria.

Los accidentes isquémicos transitorios suelen presentarse como síntomas negativos, pérdida de fuerza, trastornos del lenguaje, adormecimiento etc a diferencia de las crisis epilépticas cuyos síntomas suelen ser positivos, movimientos involuntarios, vértigos y parestesias.

Las crisis epilépticas con fenómenos motores  negativos no son muy frecuentes.

Es relativamente habitual que una primera crisis en un paciente no sea realmente la primera. La expresión clínica poco alarmante de ciertas crisis epilépticas conlleva con frecuencia a un reconocimiento tardío. Las crisis parciales simples suelen reconocerse bien cuando tienen un componente motor evidente.

Según recientes investigaciones la posibilidad de recurrencia de la primera crisis es de un 40% a los 2 años.

Se estima que a los 70 años de edad la incidencia de epilepsia es casi el doble que la de los niños y hacia los 80 años en más de tres veces superior. La mayor prevalencia se observa en los mayores de 85 años.

El 25% de nuevos casos de epilepsia se diagnóstica en pacientes mayores de 60-65 años y el 70% de las crisis son de inicio focal.

En la tercera parte de los casos aproximadamente la causa es desconocida.

La etiología conocida más frecuente, en casi en la mitad de los casos, es la patología vascular cerebral.

Predominan las crisis sintomáticas agudas (secundarias a enfermedad cerebrovascular, trastornos metabólicos, fármacos o trauma craneal) sobre las sintomáticas remotas.

Las epilepsias en los mayores de 65 años incluyen aquellas que se iniciaron en una edad más temprana y continúan durante la edad avanzada y las que debutan en la población geriátrica.

Es importante conocer que el diagnóstico de epilepsia en el mayor se basa en una historia clínica detallada, la entrevista de los testigos, la exploración neurológica, apoyado por el electroencefalograma y estudios de neuroimagen cerebral (resonancia magnética de cráneo).

Actualmente se dispone de monitorización video-EEG, que permite en muchas ocasiones identificar episodios que no se habían sospechado que fueran crisis y detectar crisis sutiles que no eran identificadas ni por el paciente ni sus acompañantes.

La mayoría de las asociaciones con la epilepsia pueden ser explicadas  como causa o como efecto.

Aquellas situaciones que favorecen el desarrollo de la epilepsia has sido definidas como comorbilidad casual.

Las entidades que son una consecuencia de las crisis epilépticas repetidas o de su tratamiento se denominan comorbilidad resultante.

La calidad de vida de los pacientes con epilepsia se ve adversamente afectada por la presencia de comorbilidad y otras variables, como el uso de fármacos antiepilépticos.

Es importante explicar con claridad al paciente y sus familiares el diagnóstico, la causa subyacente si se ha determinado y la necesidad e importancia de cumplir adecuadamente el tratamiento médico aunque se encuentre bien.

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas