Epilepsia: Cirugía cerebral accediendo por la mejilla [23-8-15]

by herbalife on 23/08/2015

in Epilepsia

Epilepsia: Cirugía cerebral accediendo por la mejilla

Para las personas más severamente afectadas por la epilepsia, en quienes han fallado todos los tratamientos comunes, solucionar su problema significa perforar el cráneo hasta el cerebro para destruir la pequeña área donde se originan los ataques epilépticos, un método invasivo, peligroso y que implica un largo período de recuperación.

Hace cinco años, un equipo de ingenieros de la Universidad Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, Estados Unidos, se planteó si sería posible afrontar quirúrgicamente los ataques epilépticos de una forma menos invasiva. Encontraron una opción interesante: Dado que el área del cerebro más habitualmente implicada en la epilepsia es el hipocampo, que está localizado en la parte baja del cerebro, sería factible desarrollar un dispositivo robótico que se abriera paso a través de la mejilla y entrase al cerebro desde debajo, lo que evitaría tener que taladrar a través del cráneo y además resultaría un acceso mucho más cercano al área que es el objetivo.

Algunas operaciones quirúrgicas son muy difíciles o virtualmente imposibles de realizar con las manos humanas. Por eso, los cirujanos cuentan cada vez con más dispositivos, más o menos robotizados, que ejecutan las acciones que las manos humanas no pueden. Los robots para cirugía cerebral son un nuevo campo en el que se están registrando avances muy prometedores.

Sin embargo, los ingenieros de la Universidad Vanderbilt se toparon con dos retos: para hacer realidad su robot debían desarrollar una aguja hecha de una aleación con memoria de forma que pudiese ser dirigida de forma precisa a lo largo de una trayectoria curva, y una plataforma robótica que pudiese operar dentro del potente campo magnético creado por un escáner de resonancia magnética por imágenes (MRI), dos retos nada fáciles de superar.

Los ingenieros han afrontado con éxito el doble desafío y han desarrollado un prototipo funcional, que ha sido presentado recientemente en una demostración pública en directo por David Comber, el ingeniero que hizo buena parte del trabajo de diseño.

El dispositivo robótico cuenta con una aguja de níquel-titanio de 1,14 mm que en algunos aspectos actúa como lo hace un lápiz mecánico o portaminas, y que está provista de tubos concéntricos, algunos de los cuales son curvos, lo que permite a la punta de la aguja seguir una trayectoria curva hacia el cerebro. (A diferencia de muchos metales comunes, el níquel-titanio es compatible con los escáneres de resonancia magnética por imágenes. Usando aire comprimido, una plataforma robótica dirige y hace avanzar de forma controlable los segmentos de la aguja milímetro a milímetro.

Comber y sus colegas han medido la precisión del sistema en el laboratorio, constatando que es mejor que 1,18 mm, lo cual se considera suficiente para tal operación. Además, la aguja es insertada mediante pasos diminutos milimétricos, para que el cirujano pueda seguir con seguridad su posición a base de escaneos sucesivos de MRI.

La próxima etapa en el desarrollo del robot quirúrgico es probarlo en cadáveres. Eric Barth, del equipo de investigación y desarrollo, estima que el robot podría estar en los quirófanos la próxima década.

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas