El asma, sí se puede controlar [22-8-15]

by herbalife on 22/08/2015

in Asma

 

El asma, sí se puede controlar

Esta es una enfermedad inflamatoria que ocasiona problemas para inhalar. José Antonio Castro, médico chileno que estuvo de paso por el país conversó con Diario La Hora.

Explicó que por lo general comienza durante los cinco primeros años de vida, sobre todo porque los niños nacen con la función pulmonar disminuida debido a problemas genéticos, factores ambientales o el consumo de tabaco por parte de la madre durante el embarazo.

Cuando una persona respira normalmente, el aire le entra por la nariz o por la boca y después baja a la tráquea, pasa por los bronquios y llega a los pulmones, desde donde es expulsado de nuevo fuera del organismo. Pero quienes tienen esta entidad sufren constantemente debido a que existe una gran cantidad de mucosidad, que además es muy densa, que se adhiere a las vías respiratorias. También son muy sensibles a ciertas cosas como el polvo, el humo y el ejercicio.

Tiempos de inestabilidad

Castro señala que, por lo general, la gente que tiene asma sufre cuadros periódicos en los que existe mayor dificultad para inhalar y exhalar, y la cantidad de aire que entra al cuerpo no es la suficiente como para que se oxigene correctamente. Estas etapas son denominadas crisis asmáticas.

Cuando alguien está experimentando uno de estos episodios tose demasiado, emite sonidos al respirar, le falta el aliento, siente una fuerte opresión en el pecho.

Algunos llegan a compararlos con la sensación de intentar respirar a través de un sorbete, “lo cual es muy difícil”, comenta Julián Pérez, paciente, quien expresa: “imagina tener que llenar lentamente tus pulmones y cuando por fin lo logras hay que vaciarlos y volver a repetir el mismo procedimiento”.

Castro afirma que a pesar de las molestias, estas crisis son normales y si se tratan de manera adecuada no deben ser graves, no causan complicaciones, ni son motivo de hospitalización.

¿Cómo manejarlas?

Para Castro, la mejor arma para tratar las crisis es el inhalador, el cual siempre debe estar a la mano y hay que usar antes de realizar cualquier ejercicio.

Su utilización no es difícil, dice Pérez. Lo primero que hay que hacer es agitarlo, luego se le quita la tapa y se exhala la mayor cantidad de aire posible de los pulmones. Con la cabeza ligeramente flexionada hacia atrás, se coloca la boquilla delante de la boca.

Se sostiene el aerosol entre los dedos índice y pulgar. Con el primero se presiona para producir un disparo y al mismo tiempo se aspira por la boca en forma profunda y sostenida, intentando llevar la mayor cantidad de aire posible a los pulmones.

Se retiene el aire dentro de los pulmones todo el tiempo que pueda y luego se expulsa lentamente. Si requiere más de un disparo por vez es preciso que deje pasar uno o dos minutos antes de dar el siguiente.

Aparte de estas recomendaciones, Castro asegura que hay que hacer una distinción entre los niños menores de cinco años y las personas que ya pasaron la edad. La única diferencia es que los infantes deben cubrir la nariz y la boca. En cambio, los mayores solamente se tapan la boca.

Diagnóstico y tratamiento

Para saber si se padece de asma es necesario que el médico practique un examen físico y que realice algunas pruebas como la medición del flujo respiratorio máximo, que implica soplar aire dentro de un aparato que permite revisar el funcionamiento de los pulmones. También son necesarios chequeos para comprobar que el individuo no tenga alergias, ya que éstas pueden causar la enfermedad.

Castro señala que si se determinó que un chico tiene la patología, sus padres deben mantener la calma y aceptar que aunque su hijo tiene una enfermedad crónica, puede llevar una vida normal.

Además, explica que si la medicación es constante, si está lejos del humo y de la humedad, no fuma y acude a chequeos periódicos, puede controlar la enfermedad. “No existe una cura, pero puede mantenerse a raya y lograr que durante la pubertad sea más fácil de sobrellevar”, comenta.

DATOS

  • Entre el 10% y el 12% de la población mundial padece asma.
  • Un niño con la entidad debe acudir al médico cada tres meses para un control.

[22-8-15]

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas