Chicos con epilepsia: dieta cetogénica [29-10-15]

by herbalife on 29/10/2015

in Epilepsia,Infantil - pediatria

 

Chicos con epilepsia: dieta cetogénica

El 15% de los chicos superan completamente las convulsiones y otro 50% logra una disminución importante en el número de crisis.

La epilepsia afecta a 1 de cada 100 niños y un 30% no responde favorablemente a los fármacos, por lo cual pueden recurrir a un tratamiento nutricional denominado “dieta cetogénica” que mejora sus convulsiones y sus funciones cognitivas.

La epilepsia es una enfermedad caracterizada por la repetición de crisis epilépticas, siendo una de las enfermedades neurológicas más frecuentes. Afecta aproximadamente a una de cada cien personas, pudiendo aparecer a cualquier edad, sin distinción de sexo, raza, o clase social.

Aproximadamente el 70% de los pacientes con epilepsia responden de forma adecuada a las drogas anticonvulsivantes, el 30% restante tiene convulsiones refractarias o farmacorresistentes, denominadas así por presentar falta de respuesta al tratamiento con dos o más drogas antiepilépticas correctamente indicadas y bien toleradas para lograr el control de crisis de forma sostenida.

La dieta cetogénica es un tratamiento que se utiliza para ayudar a controlar las convulsiones en los niños que padecen epilepsia intratable. Esta dieta ha existido desde principios del año 1920, pero su uso disminuyó con el desarrollo de muchos fármacos apropiados para tratar las convulsiones.

Desde la década del noventa su utilización se fue incrementando gracias a un caso emblemático en Estados Unidos de un niño llamado Charlie, quien se curó de su epilepsia gracias a la dieta cetogénica.

De qué se trata

Esta dieta es una dieta muy alta en grasas y baja en carbohidratos, lo que genera la presencia de cuerpos cetónicos en sangre, los cuales tienen efecto anticonvulsivante. Las grasas se aportan a través de la crema, del aceite, la manteca y una leche medicamentosa con alto contenido en grasas, los hidratos de carbono a través de las frutas y verduras y las proteínas por medio del huevo y las carnes.

Las calorías, proteínas y líquidos se controlan con mucho cuidado y toda la comida y líquidos tienen que ser pesados y medidos con precisión para que la dieta funcione. La dieta puede ser complicada y afecta la rutina diaria de la familia. Los médicos solemos pedirles a los papás de nuestros pacientes que se comprometan al menos 6 meses en hacerla cumplir para ver si es efectiva en su hijo.

Una vez iniciada la dieta, algunos niños son capaces de superar completamente las convulsiones (un 15% aproximadamente) y otro 50% logra una disminución importante en el número de crisis.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que este tratamiento no resulta efectiva para todas las personas. Si la dieta es efectiva, los niños normalmente la continúan alrededor de dos a tres años y luego se la modifica gradualmente hasta convertirla en una dieta común.

Cuando el control de crisis es adecuado, se hace posible disminuir la medicación anticonvulsivante, mejorando la calidad de vida.

La dieta cetogénica no sólo se ha demostrado eficaz contra las convulsiones, sino que también tendría un efecto positivo en las funciones cognitivas.

Esta terapia puede ser efectiva en todos los tipos de epilepsias intratables de la infancia, sin embargo en algunas variedades de epilepsias como el síndrome de West o el sindroma de Lennox se ve una mejoría mayor.

Hay dos variedades de dieta cetogénica. Una la dieta cetogénica clásica, que se utiliza en niños preferentemente, y en la cual para su inicio el paciente debe ser internado al menos por 5 días. La otra es la dieta de Atkins modificada, que es la que utilizamos en adolescentes y adultos, y no requiere internación ni pesaje de alimentos con balanza como la clásica.

En el país contamos con diferentes hospitales, tanto públicos como privados, con equipos multidisciplinarios de neurólogos y nutricionistas que manejan en forma adecuada la dieta cetogénica.

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas