From the category archives:

Lenguaje corporal

Descubre cómo eres por tu postura al dormirlenguaje corporal

Tanto para las relaciones interpersonales como para la vida en pareja nuestra personalidad es uno de los aspectos más relevantes. Esta se ve reflejada en distintos ámbitos de nuestra vida y el lenguaje corporal aporta muchos datos de cómo somos en realidad, ya que proviene del inconsciente más profundo.

cuatro.com

Cuando encontramos un ámbito en el cual nos sentimos cómodos, es cuando realmente podemos dejar ver nuestra auténtica personalidad, ya que permitimos relajarnos y bajar nuestras defensas. Uno de esos lugares es la cama, ya que gracias al confort que nos aporta podríamos pasar en ella un tercio de nuestro día. Por lo tanto, no es extraño que el lenguaje corporal que usamos en la cama al dormir revele muchas cosas sobre nuestra personalidad, costumbres e incluso inquietudes.

Según estas posturas, podrás ver qué aspecto de tu personalidad te hace único. Para dormir placenteramente se recomienda cenar ligero y tener un colchón de calidad. Así hay más probabilidad de llegar a la fase REM del sueño, la fase más placentera y profunda, caracterizada por el parpadeo intermitente de los ojos. Además, dormir las horas adecuadas es muy importante para sentirse descansado y afrontar el día a día.

Son múltiples las posturas que nos encontramos a la hora de dormir y esto es lo que nos expresan:

El recién nacido: Es la postura más frecuente. De lado, curvado y con las rodillas hacia el pecho. Las personas que duermen en esta posición se muestran confiadas y duras ante la sociedad, pero tienen un fondo sensible. Se muestran tímidas ante los desconocidos, pero en seguida se relajan y expresan con facilidad.

El hombre colgante o la caída libre: Dormir boca abajo. Son personas que se sienten cómodas manteniendo una conversación y a las que les gusta compartir con los demás. Son muy abiertas a vivir nuevas experiencias, pero les cuesta aceptar la crítica y vivir situaciones límite.

El hombre de vitruvio: Boca arriba y con los brazos extendidos sobre la almohada. Son personas leales, muy buenos amigos porque siempre están dispuestos a escuchar a los demás y a echarles una mano.

El “te quiero, pero…”: Dormir con la pareja de espaldas y separados alerta de que algo va mal en la relación. Es una forma de poner distancia entre ambos, en la que el lenguaje corporal sugiere un deseo de mayor libertad o una búsqueda de independencia.

La WWE: Dormir entrelazados es una muestra de deseo y pasión. Es una postura común en las relaciones nuevas y aunque revela deseo sexual, cuando la pareja la toma por costumbre se convierte en una señal de celos.

El tronco: Esta postura consiste en dormir de lado, con las extremidades estiradas a lo largo del cuerpo. Denota sociabilidad y ganas de formar parte de grupos sociales. Las personas que duermen de esta forma acostumbran a ser más abiertas y se muestran confiadas, pero a veces pueden ser demasiado ingenuas.

El orador: Es una postura similar a la del tronco, de lado, pero con los brazos extendidos hacia delante. También son personas sociables y extrovertidas, pero a menudo pueden ser cínicas y tienen serios problemas para tomar decisiones. Eso sí, una vez han tomado una decisión es muy difícil que cambien de opinión.

El soldado: Dormir boca arriba, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Normalmente, son personas tranquilas y reservadas. Son exigentes consigo mismo y con los demás, tienen grandes aspiraciones pero no les gusta protestar.

{ Comments on this entry are closed }

Lenguaje corporal: tu forma de sentarte revela tu personalidad

Es increíble lo que nuestro cuerpo puede revelar de nuestra personalidad, carácter e incluso las emociones que vivimos en situaciones determinadas, no en vano muchos psicólogos estudian el lenguaje corporal y hoy te vamos a enseñar un poco de esta lectura, para ser más específicos, hoy vas a leer a las personas según la forma en que se sientan.

sanjuan8.com

Lenguaje corporal

Este sencillo gesto puede revelar las intenciones de un individuo, pues al ser un movimiento inconsciente, hombres y mujeres se revelan sin darse cuenta.

Existen 5 formas de sentarse, son las principales, así que debes observar en cuál estás tú o cuál es la que más se asemeja. Para que compruebes la efectividad de este método, tienes que estar atenta a los detalles de cada postura. Veamos qué revela cada uno:

A- Piernas separadas y los pies apuntándose de frente: aquellas personas que tienen esta característica son buenos conversadores, saben escuchar, son encantadores, un poco infantiles e incluso un tanto excéntricos. Además son empáticos, capaces de emitir mucha felicidad o tristeza, según sea el caso, porque no saben mentir con el cuerpo, así que cualquier incomodidad será más que notorio. Un aspecto negativo es que temen enfrentarse a los problemas y esperan que todo ‘caiga por su propio peso’.

B- Pierna cruzada sobre otra pierna: son creativos, soñadores y amorosos. Destacan con su sola presencia, difícilmente alguien se aburrirá con ellos, tienen ideas nuevas (y locas) a cada momento. Les gusta viajar y aprender algo nuevo cada día. No temen dar el primer paso en cualquier situación, son osados y están dispuestos al cambio.

C- Piernas separadas, pero talones juntos: son personas empáticas, amables en extremo al punto de negar sus propios beneficios con tal de satisfacer el de otros. Son exigentes y complicados con sí mismos. Son desordenados y les cuesta concentrarse, su capacidad de distracción es admirable. A pesar de todo, son muy selectivos con sus amistades y cuando están en una relación entregan todo de sí, destacan por su paciencia con otros, pero no para sí mismos.

D- Piernas juntas: destacan por su impaciencia, odian la tardanza. Son sensibles, inteligentes y no temen expresarse en público. Cuando están en pareja pueden dar el beso más apasionado en la calle, así como levantar la voz para discutir. Ellos expresan todo lo que sienten, sea bueno o malo. Son personas sencillas, reservadas y tienen un apego por la naturaleza. Están dispuestos a escuchar, pero si se sienten atacados no temen en contraatacar, estas personas siempre defenderán su posición a capa y espada.

E- Con las piernas a un lado: son personas ansiosas, que viven preocupadas por el mañana. Son persistentes, ambiciosas, observadores y están dispuestos a ‘fabricar’ su tranquilidad, para ellos es vital sentirse a gusto en el lugar donde esté, pero esta idea lo llevan al extremo porque no son capaces de quedarse en lugares donde sientan que los critican. Cualquier señal de ataque la afrontan con hostilidad.

{ Comments on this entry are closed }

 

10 errores del lenguaje corporal que te pueden costar un trabajo

Dar un apretón de manos débil o la falta de contacto visual son errores graves en una entrevista

equiposytalento.com

El lenguaje corporal en una entrevista es un punto importante que no debemos descuidar. El entrevistador no sólo analizará tus palabras, sino que obtendrá también información de nuestros movimientos y de nuestra postura durante el encuentro.

El lenguaje no verbal resulta tan o más importante que el verbal. Todo gesto, movimiento, mirada o expresión que realizamos da información muy valiosa al otro interlocutor. Es como una segunda carta de presentación.

Es por eso que recopilamos, a continuación, un artículo de Forbes para describir 10 errores del lenguaje corporal que te pueden costar un trabajo.

1. Un apretón de manos débil

Las primeras impresiones siempre son realmente importantes. Por eso, al entrar camina firmemente hacia el director de recursos humanos, con confianza, establece contacto visual y sonría (pero no excesivamente). Después asegúrate de que tu apretón de manos es firme, pero sin pasarte. Según el experto en lenguaje corporal, Patti Wood, el secreto de un buen apretón de manos es el contacto de palma con palma y una presión similar a la que ejerza el entrevistador.

2. Invadir el espacio personal

Debes ser respetuoso con el espacio personal del director. Por eso, no te sitúes demasiado cerca y, por supuesto, ni se te ocurra abrazarlo.

3. Cruzar los brazos

Estar con los brazos cruzados durante la entrevista puede parecer que estás a la defensiva o incómodo. Asimismo, dará sensación de lejanía con el otro interlocutor. Así pues, lo mejor es gesticular con las manos (sin parecer demasiado nervioso o inquieto) para dar muestra de nuestro entusiasmo.

4. Jugar con tu cabello

Esto es una clara señal de incomodidad e incluso puede resultar infantil.

5. Una mala postura corporal

Procura sentarte derecho en la silla. Una postura encorvada y asimétrica puede hacer que parezcas confundido, inseguro o deshonesto con tus explicaciones.

6. La falta de contacto visual

El contacto visual es como una herramienta de conexión. Es normal que cuando hablemos movamos los ojos mirando hacia nuestro alrededor porque al pensar ejercitamos distintas partes del cerebro. Sin embargo, cuando el entrevistador esté hablando, lo mejor es mantener el contacto para transmitir que estamos atentos.

7. Parecer desinteresado

Las expresiones faciales serán muy importantes durante el proceso de selección. Mostrar una cara expresiva y de interés hacia la conversación es indispensable. No debe parecer que has desconectado de la conversación. Y por supuesto, ni hablar de mirar el reloj o el móvil durante la entrevista.

8. No sonreír

Si no sonríes puedes parecer nervioso o antipático. Sonríe, pero hazlo sutilmente. Obviamente no son necesarias las grandes carcajadas. Tan sólo se trata de transmitir simpatía y confianza.

9. Estar inquieto

No te toques la cara, juegues con los bolsillos o te muerdas las uñas. La inquietud termina por distraer y es signo de ansiedad.

10. Esconder tus manos

Coloca los brazos en la silla o en la mesa y gesticula con ellas. Esto te hará ver más expresivo y es signo de ser una persona abierta y honesta.

{ Comments on this entry are closed }

 

Las tres reglas imprescindibles para interpretar gestos

20minutos.es

Existen varios canales de comunicación no verbal a través de los cuáles somos capaces de transmitir mensajes sin palabras, y es que filtramos nuestras emociones y sentimientos a través de nuestra cara, del contacto, de la mirada, de nuestra voz y cómo no, de nuestros gestos. Los gestos juegan un papel crucial en la comunicación de los seres humanos y animales, sirven para apoyar la organización de los pensamientos, enfatizar nuestras palabras, ilustrarlas, regular el flujo de la conversación e incluso sustituir al mensaje oral cuando sea posible (gesto de ‘ok’, ‘adiós’, o levantar el dedo corazón para hacer un ‘corte de manga’), depende de la cultura en la que lo hagamos nos entenderán perfectamente sin pronunciar palabra.

Ahora bien, un gesto no tiene un único significado a nivel universal y para poder interpretarlo con cierto nivel de rigor hay que tener en cuenta los tres siguientes aspectos:

Leer los gestos de forma agrupada y no interpretarlos de forma aislada. ¿Qué significa la palabra ‘banco’? Podemos referirnos a un banco de peces, a un banco para sentarse o a un banco como institución monetaria. Los gestos al igual que algunas palabras son polisémicos y no podemos aislar un solo fotograma para interpretar una situación al completo. Es necesario analizar los gestos simultáneamente, hay que observar al grupo de gestos.

Buscar la congruencia entre lenguaje verbal y lenguaje no verbal. Si nuestro cuerpo contradice a nuestras palabras siempre primará en nuestro interlocutor lo que expresemos no verbalmente, sobre todo si la conversación es de índole emocional (lo referíamos con los estudios del psicólogo Albert Mehrabian). Si una persona nos dice lo feliz que es, acompañado esto, con una postura alicaída, aflicción y tristeza, tendremos que calificarlo como un mensaje no creíble, las palabras son más controlables que la postura corporal que se convierte en acto automático y de mayor inconsciencia que lo que decimos.

Interpretar los gestos siempre en un contexto determinado. Si observamos en la parada del autobús en un frío día de invierno a una persona sentada, con los brazos y piernas cruzadas, postura encorvada y cabeza gacha, podremos advertir solo que tiene frío y no realizar toda una alegoría a un estado de ánimo depresivo, la tristeza, el rechazo o estar a la defensiva.

Los gestos tienen un componente genético pero también cultural, y esto siempre hay que tenerlo muy en cuenta. Según los resultados de algunas investigaciones, en varias ocasiones se lograron filmar a diversos primates de la especie de los “bonobos” moviendo la cabeza de lado a lado para evitar que otros hicieran algo que ellos no querían. Por tanto, se sabe que los grandes simios africanos, como los bonobos (Pan paniscus) y los chimpancés (Pan troglodytes), utilizan gestos con la cabeza como negativa (inclinación o sacudida) para comunicarse con otros miembros.

Este hecho podría ser un precursor, en uno de nuestros parientes más cercanos, de la conducta de negar con la cabeza que utilizan los seres humanos y por tanto daría cuenta de nuestra preparación genética para ello.  Sin embargo, hay que aclarar que el movimiento de la cabeza no siempre está asociado con algo negativo en los seres humanos, en algunas culturas, como en Bulgaria, sacudir la cabeza significa ‘sí’. Por tanto, esto de los gestos no es tan universal como parece y, a día de hoy, estaremos obligados a estudiar continuadamente las particularidades culturales de la comunicación específica que queramos analizar. Iremos desvelando algunas claves culturales importantes a tener cuenta a la hora de interpretar a personas de culturas diferentes a la nuestra en base a su lenguaje corporal y no meter la pata.

{ Comments on this entry are closed }

 

Lo que dice tu mirada: comunicación no verbal

abcblogs.abc.es

Más del ochenta por ciento de la información que recibimos es no verbal. Da igual lo que digan nuestras palabras si nuestros  movimientos, mirada o expresiones faciales dicen lo contrario. El lenguaje no verbal son variables comunicativas entre si y pueden cambiar el contenido de un mensaje. Por ejemplo, si estamos afirmando que hemos hecho algo, mientras con la cabeza lo negamos, el mensaje que llegará al receptor es que estamos mintiendo.

El lenguaje no verbal es la base de las primeras impresiones y se realiza de forma inconsciente. A nuestro cerebro no le gusta mentir, así que aunque nuestra boca diga una cosa, nuestro lenguaje corporal y nuestra mirada dirá todo lo contario. Es muy difícil controlar algunos aspectos de este lenguaje no verbal: podemos aprender a tener quietas las manos, por ejemplo, si estamos nerviosos, pero es más complicado evitar transpirar o que las pupilas se dilaten.

Nuestro cerebro está dividido en dos hemisferios, y cada uno de ellos controla distintas partes de nuestra personalidad, como los sentimientos y el raciocinio (además de otras partes del cuerpo). Los ojos son los “chivatos” de esos procesos mentales, así que su posición delata lo que pensamos realmente.

La mirada es uno de los fuertes de esta comunicación no verbal, Las pupilas se dilatan cuando algo nos atrae, y nuestro contacto visual puede determinar si lo que nos dice un interlocutor nos aburre o él mismo nos desagrada.

Dicen que la mirada es el espejo del alma. No nos damos ni cuenta de la importancia que otorgamos a los ojos en su papel de comunicadores “tenía una mirada de hielo” “le fulminó con sus ojos de bala”… La pupila de nuestro ojo reacciona dilatándose o contrayéndose según nuestro estado interno. Es por ello que los ojos claros nos suelen parecer más atractivos, ya que es más fácil percibir (aunque lo hagamos de manera inconsciente ) las emociones positivas.

En una conversación se suele mantener el contacto visual directo entre un 40 y un 60% del tiempo total. De manera inconsciente, nuestro cerebro intenta recuperar información, o piensa qué hay que decir, o cómo mentir… y eso se traduce en que nuestros ojos miren arriba, a los lados, para abajo… y derecha o izquierda. La vista de las personas se dirige hacia un lado cuando mienten (procesos creativos) y hacia el lado contrario cuando recuerdan. No podemos evitarlo, y tanto la policía en los interrogatorios como muchas personas formadas de recursos humanos, controlan estas funciones para saber cuando una persona es sincera o no. Esta predisposición de mirar hacia un lado u otro depende de si eres zurdo o diestro, ya que el predominio de los hemisferios cerebrales es diferente.

Dicen que la mirada es el espejo del alma. No nos damos ni cuenta de la importancia que otorgamos a los ojos en su papel de comunicadores “tenía una mirada de hielo” “le fulminó con sus ojos de bala”… La pupila de nuestro ojo reacciona dilatándose o contrayéndose según nuestro estado interno. Es por ello que los ojos claros nos suelen parecer más atractivos, ya que es más fácil percibir (aunque lo hagamos de manera inconsciente ) las emociones positivas.

En una conversación se suele mantener el contacto visual directo entre un 40 y un 60% del tiempo total. De manera inconsciente, nuestro cerebro intenta recuperar información, o piensa qué hay que decir, o cómo mentir… y eso se traduce en que nuestros ojos miren arriba, a los lados, para abajo… y derecha o izquierda. La vista de las personas se dirige hacia un lado cuando mienten (procesos creativos) y hacia el lado contrario cuando recuerdan. No podemos evitarlo, y tanto la policía en los interrogatorios como muchas personas formadas de recursos humanos, controlan estas funciones para saber cuando una persona es sincera o no. Esta predisposición de mirar hacia un lado u otro depende de si eres zurdo o diestro, ya que el predominio de los hemisferios cerebrales es diferente.

CÓMO HABLAN TUS OJOS

Una persona que parpadea demasiado, seguramente está nervioso, se aburre o siente desconfianza. Inconscientemente, al pestañear estamos bloqueando la visión de la persona que tenemos enfrente.

Variación de las pupilas. Son cambios muy sutiles que a veces están escondidos por la intensidad de la luz del lugar donde estemos. Generalmente, las pupilas dilatadas significan que algo nos gusta. Las pupilas contraídas son símbolo de hostilidad. Si experimentamos  empatía con nuestro interlocutor tendremos ambos el mismo tamaño de pupilas, gracias a nuestras neuronas espejo.

Las personas inseguras y mentirosas son incapaces de mantener la mirada, hecho que reduce su credibilidad. Sin embargo, si haces una pausa antes de responder, se gana el tiempo necesario para acceder a la información o saber cómo formular la respuesta.

Mirar a los ojos mientras se hace una petición es útil para aumentar tu capacidad de persuasión.

Cuando hablamos de temas personales que nos incomodan, disminuímos el contacto visual.

Levantar las cejas: es positivo hacerlo ante personas a las que queremos agradar, implica falta de miedo.

Mantener la mirada: si eres mujer y coqueteas estableciendo contacto visual durante un par de segundos para después bajar la mirada, indica interés sexual (las miraditas de toda la vida)

Bajar la cabeza y levantar la vista. Es otro de los trucos femeninos  para atraer a los hombres, denota sensualidad y sumisión.

Mirar hacia los lados, expresa aburrimiento, de manera inconsciente, estás buscando una vía de escape.

{ Comments on this entry are closed }

 

Aprende a detectar qué está pensando tu cita gracias a estos 8 movimientos corporales

Desde levantar su ceja, morderse el labio hasta arreglarse el pelo pueden ser indicadores de que está pasando un buen rato.

pulzo.com

Estar en una primera cita te puede resultar bastante difícil, especialmente si es una persona de la que no tienes ninguna referencia. A veces las conversaciones pueden darte pistas de lo que piensa y siente, sin embargo, su lenguaje corporal te puede indicar muchas cosas más.

Ten en cuenta estas características para tener una idea de lo que tu cita está pensando, aunque no dejes que tu noche se convierta en una cita para investigar si eres un buen partido, por el contrario, deja relucir tu personalidad para mostrar quien realmente eres y encantar a tu cita.

Levanta su ceja

Puede ser una manera de decirte que está interesado en lo que dijiste, especialmente si acabas de decir algo llamativo o adorable. Además, es una forma de lucir más sexy.

Se lame el labio

Esta es una acción que muchas veces se lleva a cabo de forma involuntaria cuando se está al frente de algo que se desea. En otros casos puede ser signo de nervios, así que tómalo como un cumplido, y si lo hace es muy probable que se vea atraído hacia a tí.

Se mece hacia adelante y hacia atrás

Esta acción se puede asociar con la idea de que tu cita se quiere quedar pero al mismo tiempo salir corriendo. En ese momento debes pensar si la cita va por buen o mal camino, pues es muy probable que tu cita se sienta incómoda y tenga ganas de salir corriendo.

Se mueve en exceso

De acuerdo con el portal Today, los expertos se dividen las opiniones sobre esta acción. La mayoría asegura que esto indica que tu pareja está ansiosa o nerviosa y desea irse, y otros dicen que puede estar escondiendo algo; desde una verdad, hasta una posible erección.

Se pasa los dedos por el pelo

Hacerlo indica que está haciendo todo lo posible por lucir bien al frente tuyo. Además, hacerlo durante la cita, es un indicador de coqueteo y de estar a gusto contigo.

Se sienta con las piernas abiertas

Esto, en caso de que tu cita sea un hombre. Con esto, te está tratando de impresionar y de darte señales que coqueteo sexual. Los expertos aseguran, que si quieres algo serio y duradero, debes optar por una persona que no tenga que esforzarse tanto para llamar tu atención.

Estira sus brazos

En muchos casos puede ser una señal de que quiere estar más cerca a tí y que desea tocarte. Si se te acerca poco a poco puedes interpretar que está pasando un buen reto y que le interesas.

Cruza sus brazos

Cuando se lleva a cabo esta acción se bloquea la capacidad de escuchar, de acuerdo con Genial, además, puede ser una señal de aburrimiento o desafío. Si tu cita permanece cruzado de brazos durante varios minutos o mientras estás hablando, puede significar que está aburrido o no le interesar en absoluto.

{ Comments on this entry are closed }

 

Los mayores errores de lenguaje corporal que puedes cometer en una entrevista de trabajo

gizmodo.com.-Carlos Zahumenszky

Normalmente, se insiste mucho en la apariencia física a la hora de encarar una entrevista de trabajo, pero el traje que llevemos o el peinado no son los únicos elementos que pueden traicionarnos o debilitar la confianza de nuestro interlocutor. También hay errores posturales muy comunes.

La consultora Harris Interactive ha realizado una extensa encuesta en todo Estados Unidos para la web de búsqueda de empleo CareerBuilder. El objetivo era tratar de determinar cuáles son los gestos que más perjudican a nuestra imagen durante una entrevista de trabajo.

La encuesta se ha realizado a 2.500 directores de recursos humanos que hacen entrevistas de trabajo cada día. La mayoría coincide en que la impresión general sobre si una persona es apta para el puesto o no se forja en los cinco primeros minutos de entrevista. Gran parte de esta primera impresión se debe al lenguaje corporal que utilizamos. Estos son los errores más comunes:

  • No hacer contacto visual con el entrevistador: Es el fallo más común. No mirar a la persona con la que estamos hablando a los ojos es un fallo grave para el 67% de los entrevistadores.
  • No sonreir: Tampoco es que tengamos que contar chistes, pero no sonreir nada de nada durante la entrevista está mal visto entre el 39% de los responsables de recursos humanos.
  • Juguetear con algo en la mesa: No parar de juguetear con el bolígrafo, con el móvil o con cualquier otra cosa suele ser signo de que estás demasiado nervioso. Lo desaprueba un 33% de los entrevistadores.
  • Tener una mala postura: Esto no tiene que ver con nuestra espalda, sino con una cuestión de imagen. Repatingarnos en el asiento no va a hacer que parezcamos más confiados. Según el 30%, la imagen no es nada buena. Mejor sentarse derecho sin forzar la postura
  • Moverse en el asiento: Otra señal que genera mucha desconfianza hacia el candidato aparte de la de jugar con objetos durante la entrevista es no parar quieto en el asiento. Busca una postura cómoda y discreta, y quédate ahí. Moverse mucho está mal visto entre el 30%.

Estos son los gestos que más preocupan a los entrevistadores, pero hay otros que tampoco son muy buenos, como tocarse la cara y el pelo constantemente o cruzarse de brazos. Dar un apretón de manos demasiado flojo o demasiado fuerte tampoco es buena señal.

{ Comments on this entry are closed }

 

Lo que una persona comunica con su lenguaje corporal

La postura de una persona nos habla un poco de su personalidad y sentimientos. Por ejemplo, la simple posición de los hombros puede denotar penurias sufridas, furia contenida o una personalidad tímida.

sanjuan8.com

Es por eso que en centros de investigación como el Instituto Esalen consideran que la mayoría de los problemas psicológicos personales coinciden con la estructura corporal.

Sin embargo, la postura no sólo nos denota rasgos acerca del carácter, sino que también expresa la actitud de las personas. En pocas palabras la mayoría de los estudios psicológicos acerca de la postura revela los sentimientos del individuo con respecto a las personas que lo rodean.

Dentro de la comunicación no verbal la postura es uno de los elementos más fáciles de observar e interpretar, ya que por medio de ellas podemos expresar juicios, opiniones y sentimientos con respecto a una situación o una persona.

En promedio, aproximadamente el 90% de nuestra comunicación es no verbal y se basa en el lenguaje corporal. En la siguiente lista enumeramos un análisis acerca de los gestos que generalmente hacemos y que nos ayudarán a entender algunos pensamientos y emociones.

1. Acariciarse la mandíbula: toma de decisiones

2.Entrelazar los dedos: autoridad

3. Dar un tirón al oído: inseguridad

4. Mirar hacia abajo: no creer en lo que se escucha

5. Frotarse las manos: impaciencia

6. Apretarse la nariz: evaluación negativa

7. Golpear ligeramente los dedos: impaciencia

8. Sentarse con las manos agarrando la cabeza por detrás: seguridad en sí mismo y superioridad

9. Inclinar la cabeza: interés

10. Palma de la mano abierta: sinceridad, franqueza e inocencia

11. Caminar erguido: confianza y seguridad en sí mismo

12. De pie con las manos en las caderas: buena disposición para hacer algo

13. Jugar con el cabello: falta de confianza en sí mismo e inseguridad

14. Comerse las uñas: inseguridad o nervios

15. Descansar la cabeza sobre las manos o mirar hacia el suelo: aburrimiento

16. Unir los tobillos: aprensión

17. Manos hacia la espalda: furia, ira, frustración y aprensión

18. Cruzar las piernas o balancear ligeramente el pie: aburrimiento

19. Brazos cruzados a la altura del pecho: actitud a la defensiva

20. Caminar con las manos en los bolsillos o con los hombros encorvados: abatimiento

21. Manos en las mejillas: evaluación

22. Frotarse un ojo: dudas

23. Tocarse ligeramente la nariz: mentir, dudar o rechazar algo

{ Comments on this entry are closed }

 

7 consejos para manejar un buen lenguaje corporal

El lenguaje corporal es un discurso paralelo que estamos emitiendo permanentemente (por eso sería bueno entenderlo y tal vez dominarlo)

pijamasurf.com

Toda relación de poder supone una coacción, y algunas pueden ser incluso un caso extremo, como el personaje interpretado por Kevin Spacey en la película Swimming with Sharks (El factor sorpresa), donde un jefe insufrible termina siendo secuestrado por su subordinado.

Es posible evitar esos extremos de forma muy sencilla. De acuerdo con Teresa Amabile, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, es cuestión de adoptar estrategias capaces de mostrar el lado más apacible del líder sin denostar su autoridad.

Amabile aconseja mandar las señales correctas a través de un lenguaje físico imponente:

  • Un fuerte apretón de manos
  • Mantener siempre una postura erecta
  • Dominar el espacio (aprovechándolo de forma semejante a las dinámicas exposiciones de Steve Jobs)
  • Mantener contacto visual
  • Sincronizar los movimientos
  • Asentir con la cabeza
  • Sonreír

Las características anteriores permiten mostrar un mayor dominio y compostura ante cualquier situación sin violentar el lugar del otro. Asimismo, el lenguaje físico es básico en cualquier interacción social y, si ésta se encuentra atravesada por la lógica del poder, lo mejor que puede hacer cualquier figura de autoridad es practicar las sugerencias de Amabile para hacer el ambiente laboral no sólo más saludable, sino también más productivo.

{ Comments on this entry are closed }

 

La forma en la que comes pizza revela tu verdadera identidad

Un análisis de lenguaje corporal revela que uno puede saber cómo somos hasta por la forma en la que comemos pizza

excelsior.com.mx.-Guillermo Basavilvazo

Un grupo de analistas de lenguaje corporal liderados por la especialista Patti Wood, reveló que una manera de definir la personalidad de una persona es estudiando la forma en la que come pizza, ese suculento platillo italiano que medio mundo consume y disfruta.

Según esta especialista que también ha analizado la personalidad de las personas en base en la forma en la que se abrochan el sostén, asegura que todo lo que hace una persona es una pieza de un rompecabezas que, junto, define el caracter o gustos de un ser humano, y la forma de comer pizza es una de ellas.

Si doblas tu pizza por la mitad como taco, eso significa que eres una persona a la que le gusta ejercer el control sobre otras, pero también que eres aventurero y no temes tomar riesgos, dice Wood.

Esta forma de comer una rebanada de pizza también revela que lo más te importa es llenar tu estómago y no saborear el platillo, lo que, en turno, deja ver que eres de los que se aburren rápido de casi todo.

De acuerdo con la especialista, las personas que comen la corteza primero son del tipo ‘influenciador’ que tienden a ser dramáticos y hablar en voz alta para llamar la atención de otras personas, divulga el Daily Mail.

Por otro lado, están los que comen pizza con tenedor y cuchillo, personas que, según la lógica de Wood, son del tipo que ‘siguen a otras’ y que suelen ser más leales y confiables que la mayoría.

También están los que comen la pizza sin ninguna técnica aparente; de acuerdo con la especialista, estas personas son las perfeccionistas, las que cuidan cada detalle de lo que hacen y las que no se salen de la norma establecida ni experimentan.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas