From the category archives:

Fobias

Coulrofobia: la fobia que se ha intensificado con IT

Coulrofobia: la fobia que se ha intensificado con IT

biobiochile.cl

Este 2017 el cine y la televisión ha estado dominada por la presencia de payasos tenebrosos y asesinos, los cuales pueden provocar pesadillas a cualquiera. Pero mientras para algunos pueden ser cosas pasajeras que incluso disfrutan, en otros pueden desatar una angustia terrible.

Ese miedo irrefrenable tiene el nombre de Coulrofobia, y suele aparecer principalmente en la infancia, sin embargo, en casos especiales puede perdurar hasta la edad adulta.

Esta fobia puede tener diferentes intensidades, yendo de una simple ansiedad al ver un payaso a incluso provocar taquicardia, falta de aire, temblores y hasta ataques de pánico.

Aunque el origen de este miedo aún no se ha descubierto, y de hecho no ha sido reconocido como una fobia oficial por al Organización Mundial de la Salud, un estudio realizado por la Universidad de Sheffield en Inglaterra concluyó que este pánico surge producto del maquillaje excesivo que usan.

En la investigación se trabajó con un grupo de 250 niños de entre 4 y 16 años, quienes acudían a cierto hospital, el cual cambió su decoración por imágenes de payasos. La mayor parte del grupo desaprobó la nueva ornamentación y aseguró que incluso les daba temor. “Encontramos que los payasos eran universalmente rechazados. Algunos los consideraban bastante aterradores e incomprensibles”, señaló uno de los autores del estudio Penny Curtis.

Y lo cierto es que este maquillaje que crea una máscara feliz, para muchos lo único que hace es esconder las verdaderas emociones y la persona tras el disfraz, tal como lo hace su perpetúa sonrisa.

“Nuestra mente interpreta que las sonrisas en general son positivas; no obstante, no es posible sonreír todo el tiempo, porque de ser así, algo falla. Gracias al comportamiento de las personas podemos interpretarlas, pero si el aspecto de las personas o su comportamiento no varían, se convierten en terroríficas”, señaló Steven Schlozman, de la Facultad de Medicina de Harvard, al diario inglés Telegraph.

Su comportamiento irracional tampoco ayuda a la imagen que crean, pues mientras más absurdo sea, más temor puede provocar en aquellos que sienten un rechazo por ellos. “Los payasos siempre han sido asociados con el peligro y el miedo, porque presionan la lógica al límite. Ellos llevan nuestro entendimiento a los limites de la razón y lo hacen a través de chistes y el ridículo”, señaló Andrew Stott, profesor especialista en la cultura de los payasos.

Todos estos elementos han sido utilizadas por años por los medios de comunicaciones para crear un imaginario social, en el que el payaso es un ser diabólico capaz de sembrar terror en una comunidad, como lo que ocurre con IT.

Pero, a pesar de ser un remake, Pennywise no es el primer payaso aterrador que se conoce. De hecho, la realidad ha superado la ficción ya que a través de la historia se han conocido varios payasos asesinos, partiendo por Jean-Gaspard Deburau, también llamado Pierrot, quien mató a un niño en 1836, golpeándolo con su bastón, hasta el archiconocido John Wayne Gacy, o también llamado “Killer Clown”, un psicópata asesino que violó y mató a 33 adolescentes.

Lamentablemente aún no existe un tratamiento formal contra la Coulrofobia, por eso, lo único que se le recomienda a las personas que padecen este miedo es acudir con un terapeuta para comenzar una psicoterapia que los ayude a entender las cosas desde otro punto de vista.

{ Comments on this entry are closed }

La fobia social tiene un origen genético

  • Está asociada a un gen implicado en el transporte de serotonina
  • La fobia social tiene un origen genético, ha descubierto un estudio. Su manifestación está asociada a un gen implicado en el transporte de serotonina, un neurotransmisor que contribuye a la sensación de bienestar. El descubrimiento mejorará el diagnóstico y tratamiento de esta popular enfermedad, que sólo en USA afecta a casi 20 millones de personas.

tendencias21.net

El trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social, tiene en parte un origen genético, ha descubierto un estudio según el cual un gen implicado en el transporte de serotonina (un neurotransmisor que contribuye a la sensación de bienestar) juega un papel fundamental en la manifestación de la fobia social.

Los resultados de esta investigación se publican en la revista Psychiatric Genetics, según informa la Universidad de Bonn en un comunicado.

El trastorno de ansiedad social (TAS) se caracteriza por un miedo persistente a una o más situaciones sociales por temor a que resulten embarazosas. Es el trastorno de ansiedad más común y uno de los más extendidos entre los trastornos psiquiátricos.

Las manifestaciones de este trastorno son embarazosas en la vida cotidiana. Una persona que lo padezca teme el juicio y la percepción que los demás tengan de ella y experimenta una auténtica angustia cuando tiene que relacionarse con otras personas.

En ocasiones puede provocar un profundo pánico y otros síntomas alarmantes, como un cansancio moral y físico, angustia crónica, taquicardia e incluso depresión.

Estos trastornos no son muy bien conocidos por la ciencia, y al igual que ocurre con otras enfermedades mentales, los científicos desconocen si la genética influye en su manifestación, o si es el medio ambiente es el que provoca los síntomas, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento.

Un nuevo estudio arroja luz sobre esta incertidumbre aclarando que al menos un gen implicado en el transporte de serotonina está implicado en el inicio de los síntomas del TAS.

Los investigadores analizaron los genomas de 321 pacientes afectados por TAS y de otras  804 personas sanas, con la finalidad de identificar posibles genes asociados a este trastorno.

Analizaron específicamente el SNP (Polimorfismo de nucleótido único), una variación en la secuencia de ADN que representa el 90% del total de la variación genética humana.

Existen alrededor de 3 mil millones de pares de bases (o bloques de construcción) en un genoma humano y alrededor de 10 millones de SNP en cada ser humano. Un par de bases representa a dos nucleótidos opuestos y complementarios en las cadenas de ADN y ARN que están conectadas por puentes de hidrógeno.

Un gen específico

Aunque no es sencillo, los últimos avances conseguidos en secuenciación del genoma humano han permitido estudiar directamente a los SNP. Gracias a este avance previo, los investigadores protagonistas de esta investigación han descubierto que un gen llamado SLC6A4, implicado en el transporte de serotonina, está relacionado con los pacientes afectados por el trastorno conocido como fobia social.

La serotonina es un neurotransmisor que regula numerosas funciones, incluido el humor, el apetito y el sueño. También es conocido por reprimir los sentimientos de miedo y depresión. Aunque ya se sospechaba que la serotonina podía estar implicada en la fobia social, hasta ahora no se había obtenido una evidencia concluyente.

Este estudio corrobora lo que ya esbozaban investigaciones anteriores y los investigadores se centran ahora en determinar cómo diagnosticar la enfermedad con este sistema mucho antes de lo que permiten los sistemas actuales.

Para alcanzar este objetivo, explican, necesitan trabajar con más personas que sufran este trastorno.

La fobia social es uno de los trastornos de ansiedad más comunes, y el tercer trastorno mental con mayor prevalencia en EE.UU. Se estima que 19,2 millones de estadounidenses sufren de trastorno de ansiedad social, más común en mujeres que en hombres.

{ Comments on this entry are closed }

La talasofobia es real y hace que algunas películas te den miedofobia al mar

soy502.com

La palabra talasofobia proviene del griego “thalassa” que significa mar y “phobos” que es miedo, por lo cual representa a la fobia hacia el océano, sea cual sea el motivo del miedo, como por ejemplo miedo a la profundidad de este o a los animales marinos.

Este miedo puede hacer que alguien no se atreva a meter los pies dentro del agua o a embarcarse y quedar un buen tiempo en mar abierto, pues estar rodeado de agua y no saber que se puede encontrar abajo es la fobia de algunas personas.

Aunque para algunos no sea su peor miedo, si pueden llegar a padecer de esto a algún nivel, razón por la cual muchas cintas que han llegado al cine utilizan algunas escenas que incitan a sentir la incomodidad de la talasofobia, generando muchas reacciones entre su público.

Lejos de alejar a la gente de las salas de cine o las pantallas de los televisores, esta estrategia atrae a muchos, pues genera sensaciones como la adrenalina, lo que hace que regresen por más material de ese tipo y se vuelvan fanáticos de cintas como Tiburón y otras de suspenso.

Por esta razón, ahora sabes que si ves una escena en mar abierto en una película y sientes que saltas de tu asiento, puede que sufras de talasofobia en algún nivel y aunque esto te genere mucho miedo, también sea lo que te atraiga a ver otra cinta como esa.

{ Comments on this entry are closed }

 

Vivimos obsesionados con el celular: J. Cohen

Ya hay una definición para la fobia a no tener este aparato y es nomofobia

oem.com.mx.-Rocío Galván

Vivimos la era de la obsesión por el celular, se nos puede olvidar todo, las llaves de la casa, del auto, documentos, pero no ese aparato que se ha vuelto el riñón de nuestras vidas, ya hay una definición para la fobia a no tener este aparato y es nomofobia, pero esto implica cambios muy importantes en todas las clases sociales, porque es mentira que las clases populares se mantengan ajenas a la tecnología.

Así lo aseguró el director de Nuevos Proyectos de Google México, Jorge Cohen, quien ejemplificó con el caso de que los empleados preguntan primero la clave de Wi-Fi, en vez de si van a tener servicio de comedor o ayuda para alimentación.

Cohen, quien permaneció unos días en esta frontera, indicó que la obsesión por el celular “es algo muy fuerte en los habitantes de esta frontera, ya que el ritmo de vida en esta parte del país es muy intenso, y las personas piensan que es algo indispensable para mantenerse con una buena calidad de vida”.

Cohen precisó que la forma de vida de las personas en la actualidad es totalmente dependiente de la tecnología, y en ese sentido, “nadie esta ajeno, porque no hay distingos de sectores sociales o de actividades profesionales, pero sin duda en todo este esquema, el celular es la figura prioritaria”

Por último dijo que “vemos jóvenes estudiantes o de salarios muy bajos, que lo único que buscan es comprarse un buen equipo de teléfono celular y además mantener una excelente comunicación, en ese sentido, la importancia en sus vidas de las redes sociales, por ello es muy importante la visión que debemos tener a corto plazo de cómo será la vida con estas nuevas prioridades y qué pasará con esas generaciones que ya no conocen otro estilo de vida”.

{ Comments on this entry are closed }

 

Una radiografía de las fobias: tipos, causas y tratamientos

A la sangre, a determinados animales, al dentista, a volar… el espectro de las fobias es variado y se trata de uno de los trastornos más comunes de la sociedad actual.

entremujeres.clarin.com

Cuántos fóbicos se estima que hay en la Argentina?

Sabemos desde hace más de 15 años que las fobias son los trastornos psicológicos más frecuentes, de los que más se ha estudiado y los que mejor tratamiento tienen entre los trastornos de ansiedad. Sin embargo, la gente no suele buscar tratamiento para estos trastornos como lo hace con otros, como el pánico o el TOC.

En Argentina no hay datos, como casi en toda Latinoamérica.

¿Cuántas fobias hay? ¿Cuáles son las más comunes?

De las fobias específicas hay varios grupos, entre ellas fobias a animales, fobias a ambientes naturales como las tormentas, fobias situacionales como a lugares públicos, claustrofobia, y tal vez la que más costos genera, la fobia a la sangre y las inyecciones. Es importante destacar esta última por las complicaciones que traen a servicios de salud desde bioquímica hasta odontología. Pero mucho más, para el paciente que evita hacerse estudios importantes o los hace con gran padecimiento.

¿Cuál es el mejor modo de resolverlas?

El acostumbrarse a ellas es lo peor que podemos hacer, porque desde ahí minimizamos su existencia y malestar y no las tratamos. El problema arriba cuando tenemos que enfrentarnos a una situación que involucra indirecta o directamente con el objeto fóbico y se nos viene el mundo abajo. Estoy pensando en las fobias a volar o a la sangre, pero hay muchas más como la claustrofobia y la agorafobia que es la sensación de sentir miedo a lugares abiertos o de dificultad para obtener ayuda en caso de descomponerse.

La fobia se trata mejor con la terapia cognitivo conductual que incluye básicamente una progresiva exposición al objeto fóbico con técnicas de reatribución y reevaluación acerca del éxito del individuo al hacerlo, la magnitud de la peligrosidad del objeto, etc.

¿Qué métodos existen?

El más estudiado y validado es la exposición directa, aunque también funciona con exposición imaginaria.

¿Existen los clubes “de fóbicos”?

Se percibe que la gente no encuentra solución en las terapias tradicionales, por un lado, y por otro no acude a los tratamientos psicológicos y termina conformando grupos de pacientes que se contienen, realizan charlas convocando a profesionales, y todo tiene sentido, porque si hay algo que caracteriza al ser humano es que no se rinde en la lucha frente a lo que lo aqueja.

¿Por qué surge una fobia? ¿Por razones genéticas o contextuales o por un hecho traumático?

La verdad es que nadie desarrolla una fobia de un día para otro. La lógica viene de la mano de lo que te decía antes, la gente no las trata y el miedo aumenta porque evita afrontarlas. O las enfrenta, pero sin los cuidados necesarios.

No hay una sola causa, pero el modelo teórico más consensuado incluye una vulnerabilidad genética generalizada (que nos predispone a reaccionar con más miedo ante eventos negativos o confusos), una vulnerabilidad psicológica (que puede incluir experiencias en algún punto aversivas, modelos adultos de evitación vs afrontamiento ante el miedo, pero no necesariamente un evento traumático, si lo hubiera no creo que desarrolle solo fobia especifica). Finalmente, es necesario que al iniciarse la fobia, algún evento active circuitos y esquemas de miedo que se habían construido en el pasado y ahora se ponen en marcha estimulados por la nueva situación estresante. Ejemplo: que un perro te muerda o te ataque sin llegar a morderte.

Hay importantes diferencias entre una exposición de terapia y una exposición ‘casera’. La primera es gradual, planificada y tanto el consultante como el terapeuta tienen que prever qué va a suceder en la situación y si no lo saben, estimarlo. Tienen que tener un plan B si no funciona el A, y nunca interrumpir la exposición con niveles elevados de ansiedad.

¿Por qué?

Porque dejaría de ser terapéutico para transformarse en una exposición casera. En nuestra vida cotidiana, si nos cruzamos con la araña a la que le tememos, reaccionamos con miedo intenso y rápidamente nos alejamos de ella con la ansiedad por las nueves. Ante esta situación, el cerebro entiende que el alivio viene de la mano de la estaciona o la huida, y no nos queda otra que hacer siempre lo mismo: salir corriendo o tratar de no cruzármelo.

En cambio, la exposición planificada o terapéutica se diseña de tal manera que el nivel de ansiedad máximo fue estimado previamente, nunca se expone a algo que no se va  a tolerar. Pero en esta escalera de situaciones, una vez que se superan los primeros escalones, los siguientes ya no son tan lejanos y la gradualidad comienza a achicar la brecha.

La imaginaria es un recurso útil para cuando no se puede armar la situación en terapia. Ej. fobias a las tormentas, a volar, o algún insecto que no aparece todo el tiempo. Pero merece un capítulo aparte porque hay que asegurarse bien que el consultante pueda crear imágenes mentales intensas, creíbles y significativas,

De todas las fobias nombradas, ¿cuál es la que más suele repetirse?

El ranking es: 22% animales, 20% alturas, 14% a la sangre, 13% a volar, 12% a espacios cerrados, casi 10% al agua, 9% a tormentas, 7% a estar solo y el resto a fobias variadas. Fuente: Curtis y cols 1998.

¿Cuál es la fobia más “rara”? ¿Cómo se resolvió?

Las consultas por fobias en la clínica de ansiedad de INECO son muy variadas, pero no podemos dar detalles sobre ellas ya y que pueden de  alguna manera revelar información y romper la confidencialidad. De todos modos, las fobias a volar son bastante frecuentes y raras a la vez. Requieren de mucho entrenamiento, creatividad y esfuerzo por parte de nuestros terapeutas y de los consultantes, obviamente. El tratamiento es de exposición que explique arriba.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Cómo superar el miedo a volar?

Vence la aerofobia y estas navidades planifica tu próximo viaje sin temores

elnuevodia.com

La psicóloga Fabiola Giraldo Ayubi  explica que esta puede ser una manifestación de otros desórdenes de ansiedad tales como la claustrofobia (miedo a no poder salir de  lugares pequeños o cerrados) o la agorafobia  (temor a estar en sitios de donde puede ser difícil escapar o recibir ayuda si es necesario). También puede tratarse de un temor específico a los aviones.

Se estima, según Giraldo, que una de cada 3 personas siente algún miedo a viajar en avión. Mientras, 3 de cada 100 personas padecen de una agorafobia tan severa que ni siquiera intentan viajar por  aire.

Muchas veces, esta fobia es adquirida. Se desarrolla a partir de una experiencia que  puede o no recordarse. Por ejemplo, Giraldo señala que algunos de sus pacientes empezaron a rechazar los aviones tras viajar para asistir a un funeral, luego de un divorcio, un accidente de tránsito o la  tragedia del 9/11.

Otras personas no recuerdan qué ocurrió o afirman que siempre se han sentido así. Para  identificar la causa, Giraldo trabaja con los pacientes un historial de su vida y realiza hipnosis terapéutica. En unas cuántas sesiones muchas personas recuperan de la memoria lo  relacionado a su fobia, pero si esto no ocurre, siempre se puede trabajar para mejorar o  eliminar el temor.

Según indica la psicóloga e hipnoterapeuta, quienes buscan ayuda están cansados de tomar medicamentos recetados o alcohol para bajar la ansiedad. Otros, quieren sentirse libres de ese temor y evitar transmitirlo a sus hijos e hijas.

“Cada persona es única”, aclara Giraldo, al establecer que según el perfil establece el tratamiento. A menudo, combina técnicas de meditación de mindfulness, manejo de estrés e hipnosis terapéutica. Algunos pacientes también pueden necesitar visitar a un psiquiatra para complementar tratamientos.

Durante la hipnosis, la psicóloga trabaja con el paciente para que  visualice la experiencia de viajar como algo natural, con riesgos mínimos. Esta visualización es efectiva porque, según estudios, imaginarte llevando a cabo alguna acción fortalece la confianza. Es algo así como una práctica para cuando te enfrentas al momento real.

“Me pude ver haciéndolo. Es algo que antes ni me podía imaginar.  Ahora que me vi, se que será más fácil hacerlo”, son algunos de los comentarios que recibe de sus pacientes al finalizar el tratamiento.

Para muchos, comprar el boleto de avión deja de ser una pesadilla.

{ Comments on this entry are closed }

 

Expertos aseguran que las fobias ya tienen curas

teletica.com.-Yessenia Alvarado

Un experto en programación neurolingüística asegura que las fobias ya tienen cura.

Damaris, Rodrigo y Joselyn tienen algo en común: los 3 recibieron tratamiento para curarse de sus fobias a la lluvia y el viento, palomas y cucarachas.

Las fobias son un trastorno de ansiedad que provoca un miedo excesivo, irracional e incontrolable.

Este miedo se transforma en un  pánico que solo puede entenderlo quien lo vive. Según los científicos el origen en el cerebro puede ocurrir desde una experiencia traumática hasta  por causas genéticas, es decir, hereditarias.

En el mundo se han identificado 50 diferentes tipos de fobias. Las mujeres que las padecen son el doble que los hombres.

Estudios realizados aseguran que un 40% de la población femenina sufre alguna fobia, mientras que en el caso de los hombres son apenas un 21%.

Pero las fobias podrían pasar a ser cosa del pasado en la vida de muchas personas. Así lo aseguran Javier Badilla y su hijo David quienes son  expertos en programación neurolingüística.

En palabras sencillas la programación neurolingüística es una técnica para educar y guiar  la mente.

Con esa técnica ellos aseguran que han curado fobias a 4.500 personas.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Desenmascarando el mito de las fobias extrañas

Según estudios epidemiológicos rigurosos, en torno al 5% de la población mundial en occidente padece agorafobia.

Si vemos algunas listas de fobias extrañas, da la sensación de que existe una por cada cosa que imaginemos. Además, sus nombre exóticos a veces refuerzan el mito que las envuelve. Pero lo cierto es que no todos esos miedos enfermizos extraños que se mencionan existen, ni tampoco todas pueden llamarse fobias como tal. El psiquiatra Carlos Lupresti afirma que “hay listas con fobias que yo no he conocido en 30 años de trabajo”.

La otra característica de la fobia, según Lupresti, es que se perpetúa y se mantiene a partir de las conductas de evitación cuando el sujeto se encuentra frente al estímulo fóbico. También influye que la respuesta frente al estímulo sea claramente desproporcionada.

¿Cuál es el origen de una fobia?

Lupresti apunta que, pese a que lo habitual es pensar que son consecuencia de traumas, “el 90% son por causas genéticas”. En esta cuestión hay cierto acuerdo en que “hay factores que predisponen a tipos de fobias que tienen que ver con nuestra historia evolutiva, con aquellas situaciones que pueden ser amenazantes, como la fobia a las arañas, las serpientes o las alturas”. Hablamos por tanto, del sentido adaptativo de cara a la supervivencia ante situaciones potencialmente peligrosas, que en determinadas condiciones, en ciertos individuos y con desproporciones favorecen el desarrollo de las fobias.

¿Qué tipos de fobia hay?

El experto destaca, en general, cinco grupos de fobias:

Fobias complejas: la fobia social y la agorafobia o miedo a perder el control y a los espacios públicos. Este tipo de fobia suele ir acompañada de otras, las fobias simples. Por ejemplo, casi todo el que tiene miedo a volar o a las alturas también tiene agorafobia.

Fobias situacionales: la claustrofobia sería el ejemplo paradigmático de una fobia situacional

Fobia sangre/daño: una fobia muy común en los análisis de sangre. El doctor pone como ejemplo alguien que padece esta fobia y no puede oír hablar de células porque supone hablar de sangre, tejido, etc. Explica además que quien la sufre experimenta en un primer momento una situación de agobio, de adrenalina del sistema simpático, “pero inmediatamente después hace un viraje a lo que es parasimpático o situación de desmayo”.

Fobias específicas: Suelen ser fobias muy localizadas, muy puntuales a situaciones, personas, objetos, etc. como pueden ser las fobias a los animales o a situaciones climatológicas. El especialista subraya que estas fobias al ser tan específicas, “muchas veces no generan interferencia en la vida y hay tendencia a no hacerle frente”. Por ejemplo, una persona que vive en una ciudad grande y tiene fobia a las serpientes.

Cinco fobias extrañas que sí existen

– Clinofobia: “miedo a ir a la cama que casi siempre está asociado a graves problemas de insomnio”, explica el doctor. Son personas a quienes la idea de ir a la cama les genera ansiedad, asociándolo al pensamiento de no poder dormir.

– Fobia esfinteriana: Lupresti apunta que suele estar muy relacionada con la agorafobia. La sufren las personas que “tienen miedo a salir de casa porque van a tener necesidad de ir al lavabo y no les va a dar tiempo a llegar o no van a tener acceso a él”.

– Brontofobia: hace referencia al gran grupo de fobias climáticas. Miedo a las tempestades, a los relámpagos, a los truenos, etc. El hecho de que alguien tenga miedo a las tormentas, puede limitar su vida hasta el punto de no salir de casa si ve que se avecinan nubes.

– Fobia de impulsión: “es el miedo a desear o a realizar actos de agresión contra personas queridas o contra uno mismo”. El experto remarca la importancia de tener claro el concepto porque, una vez en consulta y con el interrogatorio adecuado, estas personas “reconocen que ellos jamás han pensado que podrían hacer daño a su hijo o a su nieto, sino que es el miedo a que esto pueda llegar a sucederles”. En el fondo, hay un miedo brutal a la pérdida de control, señala el psiquiatra, “normalmente se trata de personas con una estructura de personalidad muy rígida o muy temerosa, con niveles de alarma muy altos, los clásicos sufridores”.

– Dismorfofobia: es un tipo de fobia “muy ligado a aspectos obsesivos que son personas que se ven feas a sí mismas-apunta el experto- gente que puede tener la fantasía de que el sol les puede hacer manchas en la piel y estas manchas son desagradables y no los podrá mirar nadie y entonces tienen que ir tapados con gafas y sombreros para que nadie los vea”. Añade además que normalmente son fobias que tienen una raíz en factores de personalidad muy complicados.

{ Comments on this entry are closed }

 

Descubre las 10 fobias más comunes del mundo

Todos, incluso aquellos que van de valientes, tenemos un miedo casi imposible de vencer. Desde el terror a los insectos hasta el miedo a estar en un espacio abierto. A veces parece que las fobias dominan nuestra vida pero nosotras vamos a dominarlas a ellas (al menos por hoy). No te pierdas esta lista con las 10 fobias más comunes del mundo. ¿Alguna de ellas es la tuya?

enfemenino.com

Nelson Mandela decía que el valiente no es quien no siente miedo, sino quien consigue conquistarlo. Nosotras no sabemos si algún día seremos lo suficientemente valientes como para dejar atrás esas pequeñas fobias que nos acompañan desde siempre. A veces, nuestros miedos surgieron de un trauma que arrastramos desde la infancia o, simplemente, se trata de algo irracional.

Sea como sea y para ir abriendo boca, te dejamos a continuación algunas de esas películas que consiguieron despertar nuestros peores temores. ¿Las recuerdas?

Ahora ha llegado el momento de hacer nuestra recopilación de fobias. Especialmente dedicado a las miedosas del mundo para aprender a verlo con humor:

1. Fobia a las arañas

Así es, esta fobia ocupa el primer lugar en la lista de nuestros miedos más profundos. Desde las gigantescas tarántulas con las que nos han atemorizado las películas de Hollywood hasta esas insignificantes que se asientan en las cornisas de algunas casas.

2. Miedo a las serpientes

Tenemos que reconocer que uno de los segundos miedos más comunes también está alimentado por la ficción. La herpetofobia, que así se llama técnicamente esta fobia, está fundada en anacondas y demás grandes serpientes que a buen seguro no veremos de cerca en nuestra vida.

3. Miedo a las tormentas

Este sí es un miedo de esos que una arrastra desde la infancia. De hecho, podrías decir que el único defecto que le encuentras al verano son las tormentas. Eres de las que crea un verdadero búnker con provisiones de chocolate cuando comienza una tormenta y que sea lo que tenga que ser… Lo que padeces se denomina también brontofobia.

4. Miedo a las inyecciones

Tripanofobia es el miedo a las inyecciones y si la padeces, posiblemente también tengas miedo a que te hagan análisis y, en general, a que cualquier persona con una bata blanca se acerque demasiado a ti…
5. Miedo a los espacios cerrados

Por supuesto, la claustrofobia no podía faltar en esta lista de fobias comunes. ¿Quién no tiene algún amigo al que le aterrorizan los ascensores o las habitaciones excesivamente pequeñas?

6. Miedo a ir al dentista

La dentofobia ocupa la sexta posición entre las fobias más comunes. Sí, ir al dentista es una de nuestras peores pesadillas, incluso cuando hemos dejado muy atrás nuestra infancia.

7. Miedo a montar en avión

La verdad es que a nosotras nos dan un poco de alergia los aeropuertos por todos los trámites que suponen pero nos encanta coger un vuelo y viajar a cualquier parte. Muy al contrario de lo que nos ocurre a nosotras: lo cierto es que hay gente con verdadero pánico a subirse a un avión.

8. Miedo a las alturas

Vértigo, acrofobia o simple miedo a las alturas. Desde asomarse a un balcón, hasta estar en lo alto de una escalera o subirse a la Torre Eiffel. Cualquier altura es todo un mundo para ellos.

9. Miedo a los perros

Seguro que más de un amante de los perros se echa las manos a la cabeza pero el miedo a los perros también entra dentro de esta lista maldita. El compañero más fiel del hombre se convierte para muchas de nosotras en un horror con el que convivir en nuestro día a día y que recibe un nombre igual de horrible que esta sensación: cinofobia.

10. Miedo a los espacios abiertos

La agorafobia es lo contrario a la claustrofobia. Son personas a las que les crea ansiedad estar en un lugar grande en el que puede haber una aglomeración de gente y en el que se pueden generar situaciones de las que sea difícil salir. ¡Una situación de lo más angustiosa!

{ Comments on this entry are closed }

[30-8-15]

¿Qué es la somnifobia?

Cuando dormir se convierte en una pesadilla…

muyinteresante.es

La somnifobia, también llamada hipnofobia no es sino un trastorno en el que el que lo sufre tiene un miedo irracional a quedarse dormido. Este pánico, cuando no auténtico terror, procede de la sensación de que mientras están dormidos pueda sucederles algo horrible que acabará con sus vidas, como el hecho de pensar que van a morir mientras duermen y, por tanto, no despertarían jamás.

Esta fobia, que genera una situación de estrés permanente, provoca, al intentar conscientemente no quedarse dormidos nunca, un deterioro del organismo así como un menoscabo de la salud mental del individuo.

Las personas que sufren de somnifobia tienen una serie de síntomas muy concretos: respiración entrecortada, sudoración, falta de aire, sensación de pánico, temblores, somnolencia, palpitaciones o náuseas.

Este miedo a dormir puede presentarse a cualquier edad y las causas pueden ser muy variadas. Las personas con apnea, pesadillas o terrores nocturnos o aquellas que han sufrido experiencias negativas asociadas al sueño son las más proclives a sufrir este trastorno del sueño.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas