From the category archives:

Psicologia

Descubre cómo eres por tu postura al dormirlenguaje corporal

Tanto para las relaciones interpersonales como para la vida en pareja nuestra personalidad es uno de los aspectos más relevantes. Esta se ve reflejada en distintos ámbitos de nuestra vida y el lenguaje corporal aporta muchos datos de cómo somos en realidad, ya que proviene del inconsciente más profundo.

cuatro.com

Cuando encontramos un ámbito en el cual nos sentimos cómodos, es cuando realmente podemos dejar ver nuestra auténtica personalidad, ya que permitimos relajarnos y bajar nuestras defensas. Uno de esos lugares es la cama, ya que gracias al confort que nos aporta podríamos pasar en ella un tercio de nuestro día. Por lo tanto, no es extraño que el lenguaje corporal que usamos en la cama al dormir revele muchas cosas sobre nuestra personalidad, costumbres e incluso inquietudes.

Según estas posturas, podrás ver qué aspecto de tu personalidad te hace único. Para dormir placenteramente se recomienda cenar ligero y tener un colchón de calidad. Así hay más probabilidad de llegar a la fase REM del sueño, la fase más placentera y profunda, caracterizada por el parpadeo intermitente de los ojos. Además, dormir las horas adecuadas es muy importante para sentirse descansado y afrontar el día a día.

Son múltiples las posturas que nos encontramos a la hora de dormir y esto es lo que nos expresan:

El recién nacido: Es la postura más frecuente. De lado, curvado y con las rodillas hacia el pecho. Las personas que duermen en esta posición se muestran confiadas y duras ante la sociedad, pero tienen un fondo sensible. Se muestran tímidas ante los desconocidos, pero en seguida se relajan y expresan con facilidad.

El hombre colgante o la caída libre: Dormir boca abajo. Son personas que se sienten cómodas manteniendo una conversación y a las que les gusta compartir con los demás. Son muy abiertas a vivir nuevas experiencias, pero les cuesta aceptar la crítica y vivir situaciones límite.

El hombre de vitruvio: Boca arriba y con los brazos extendidos sobre la almohada. Son personas leales, muy buenos amigos porque siempre están dispuestos a escuchar a los demás y a echarles una mano.

El “te quiero, pero…”: Dormir con la pareja de espaldas y separados alerta de que algo va mal en la relación. Es una forma de poner distancia entre ambos, en la que el lenguaje corporal sugiere un deseo de mayor libertad o una búsqueda de independencia.

La WWE: Dormir entrelazados es una muestra de deseo y pasión. Es una postura común en las relaciones nuevas y aunque revela deseo sexual, cuando la pareja la toma por costumbre se convierte en una señal de celos.

El tronco: Esta postura consiste en dormir de lado, con las extremidades estiradas a lo largo del cuerpo. Denota sociabilidad y ganas de formar parte de grupos sociales. Las personas que duermen de esta forma acostumbran a ser más abiertas y se muestran confiadas, pero a veces pueden ser demasiado ingenuas.

El orador: Es una postura similar a la del tronco, de lado, pero con los brazos extendidos hacia delante. También son personas sociables y extrovertidas, pero a menudo pueden ser cínicas y tienen serios problemas para tomar decisiones. Eso sí, una vez han tomado una decisión es muy difícil que cambien de opinión.

El soldado: Dormir boca arriba, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Normalmente, son personas tranquilas y reservadas. Son exigentes consigo mismo y con los demás, tienen grandes aspiraciones pero no les gusta protestar.

{ Comments on this entry are closed }

PNL Cuántica: Una herramienta para ser la mejor versión de nosotros mismosPNL Cuántica: Una herramienta para ser la mejor versión de nosotros mismos

Ahondando en las conexiones familiares y realizando movimientos físicos, este breve tratamiento sirve para terminar con miedos, pensamientos limitantes y conductas que no aportan a nuestra vida.

nuevamujer.com.-Carolina Palma Fuentealba

¿Es posible vivir hoy, momento a momento, en conexión con los demás, en calma y paz interior? ¿Se pueden sanar antiguos dolores con nuestros padres o hijos, y volvernos la mejor versión de nosotros mismos, aún en momentos difíciles? Eso se pregunta Jessica Riberi, sicóloga de la Universidad Católica, máster trainner en Programación Neurolingüística (PNL) y autora del libro “Vínculos de vida”, de Ediciones B. ¿La respuesta? Sí se puede.

Dentro de los caminos que encontró está principalmente la PNL Cuántica, Arquetipos, y Constelaciones Familiares. Con ejemplos claros la autora indica los paisajes que podemos recorrer si queremos estar bien. Felices, la mayor parte del tiempo. “La PNL y las Constelaciones son enfoques estratégicos. Terapias con estos sistemas no superan las 12 sesiones, porque se identifica rápidamente el núcleo que hay que resolver para que el sistema se reorganice”, explica Jessica.

LIDERAR
Las mujeres tenemos distintos roles, lideramos procesos en diferentes ámbitos. Por lo tanto, es fundamental manejar la tensión, la incertidumbre, la frustración. La PNL Cuántica entrega un modelo de trabajo que apunta a los nuevos desarrollos, para mantener un estado centrado de consciencia, preservar la calma frente a lo difícil. Todo para mantener la percepción global de lo que pasa realmente.
“Existen niveles de intervención. A veces trabajas con la persona en relación a su propia historia, que permite vivir la vida con todos los vaivenes. La PNL permite intervenir a nivel de creencias, habilidades, conducta. Transforma todos los recursos que el paciente tiene. A veces hay situaciones en el pasado que imprimieron huellas que nos limitan y nos sacan de nuestra zona de excelencia, que nos llevan a situaciones donde entra otro tipo de pensamiento, pensamientos virulentos. ´No puedo´, ´no soy capaz´, ´no me lo merezco´”, ejemplifica la sicóloga.

ANCESTROS
Cuando se integra la PNL con las Constelaciones Familiares, aumentan los resultados. Con la PNL la persona logra manejar el problema, pero éste no se va. Cuando se incorporan las Constelaciones se muestra la conexión de tus problemas con la familia de origen. “Hay un campo energético emocional que viene desde tus ancestros que puede implicar ocho generaciones. La PNL permite que se instale la aceptación como punto de partida en la vida. Eso cambia el campo energético que da forma a tu comportamiento”, asegura la autora.

Por ejemplo, a principios del siglo pasado, había una mortalidad infantil altísima. Hay muchas mujeres que perdieron hijos por enfermedades, también existía mucha pobreza y abusos sexuales. Todo genera impacto en la descendencia. “A veces me encuentro con hombres con poca fuerza vital, frágiles, que les cuesta ahondar en sus afectos. De alguna manera ellos rechazan lo masculino porque lo masculino está unido al abuso de mujeres. Como hoy las respetan, no quieren ser hombres. También pueden mostrarse muy lógicos, pura cabeza, porque no pueden conectarse a nada emocional. Cuando entran al campo emocional, se conectan con la ira”, explica Jessica.

EL SISTEMA FAMILIAR TE DEFINE
Cuando eres parte de un sistema familiar, éste te define, de alguna forma. Por lo mismo, cuando rechazas el destino de tus padres, rechazas también tu vida misma, tus relaciones. “Cuando aceptas a tu padre, tu madre, tu historia, instalas la aceptación como punto de origen en la vida. Eso te abre otra cualidad de fuerzas arquetípicas. Cuando rechazas la vida, aparecen los niños heridos, la víctima, el victimario, el cuidador. Cuando abres la puerta a mirar la vida en compasión, ves todo con perspectiva. La aceptación es muy importante. Si uno no acepta al otro tal cual es, no lo ama”.

Si eres una mujer que rechaza a su madre, tanto porque no te gusta como porque te haces cargo de ella, conviene analizarlo. “Cuando alguien se hace cargo de su madre, se sale del rol de hija. Hay distintas formas de rechazo. Eso cortará la conexión a lo femenino, se podrá ser mamá del hombre, pero no mujer. Si se rechaza al padre, se rechaza la primera conexión a lo masculino, por lo mismo, se vuelve difícil que entre un hombre a la vida. Solo llegan niños o figuras paternas”.

ERROR: ESPÍRITU MATERNAL
En nuestra cultura, en general se relaciona a nuestro género con actitudes maternales; incluso a veces actuamos como madre de nuestros padres. ¿Qué pasa en ese caso? “Se instala un guión de pasado que no les permite tener vida propia, y se perpetúa el dolor. De alguna manera cuando uno es madre de sus padres tiene menos disponibilidad de ser madre de sus hijos. Si tiene hijos, reciben menos madre. Con estas terapias se devela la verdad, uno entiende de dónde nacen los problemas”.

MUJERES GUERRERAS
Es cierto que en el siglo pasado predominaba una imagen femenina vulnerable, pasiva, mientras que el hombre llevaba la familia, pero vinieron generaciones luchadoras. Riberi recuerda que la generación de mujeres que ahora bordean los 60 años se revelaron frente a esa postura. “Ellas abrieron el camino para que nosotras trabajáramos y tomáramos decisiones. Las mujeres guerreras rechazaron todo lo del hogar, entonces los hijos de esa generación también tuvieron déficit. Ser hijo hombre de esa generación es difícil, porque son mujeres guerreras, con poca conexión emocional”.

LA PAREJA
En términos de pareja hay un movimiento también. “En la generación que ahora bordean los 80 años, las mujeres estaban inmersas en el dolor de la muerte, por sus hijos muertos, mientras el hombre daba batalla para salir adelante. El vínculo de pareja era difícil. Si uno ve a las parejas de 60 años, las mujeres se empoderaron, salió la pastilla anticonceptiva. En ese espacio los hombres las miraban, pero ellas no los miraban porque estaban luchando por sus derechos. Actualmente, la generación de 30 años se miran, establecen contacto”.

TRISTEZA INFUNDADA
“Había una mujer que tenía una pena enorme, que no lograba, después de pasar por diversos especialistas, saber de dónde venía. Con Constelaciones se dio cuenta que cuidaba a su mamá. ¿Pero quién debería cuidarla realmente? Su propia madre. Por lo tanto, se identificaba con el campo energético de la abuela. Imagínate una abuela que había perdido a su madre temprano y a ocho hijos. Claramente el destino de la abuela estaba cargado de dolor. Al estar identificada con ella, entra en el campo de dolor de la abuela, ahí estaba su base de dolor. Se necesitaba un camino de retorno, volver a ser hija de su madre”, explica Jessica, para que relacionemos nuestros problemas con los ancestros.

ACEPTAR EL PASADO
En definitiva, uno tiene que aceptar el pasado de la familia tal cual fue. Si la abuela sufrió, se puede ver la fortaleza de esa mujer, que siguió viviendo, haciendo familia. “De esa forma sentirá orgullo, porque son mujeres que siguieron adelante. Uno vuelve a la humildad, porque te das cuenta que no puedes transformar el pasado. La decisión de salvar a los padres de su vida es una decisión infantil, mágica. Como adulto, uno toma consciencia de su gran fortaleza, ve las cosas tal cual son”.

MOVIMIENTOS CORPORALES
En Constelaciones se realizan movimientos físicos, actos “sico-mágicos”. ¿Por qué? “Cuando uno hace ese trabajo puede intervenir a nivel de conducta, de desarrollar habilidades, de transformar creencias. Con estas terapias estás interviniendo en el vínculo de la persona con la vida, el vínculo es energético. La conexión energética se da a través del cuerpo, no es mental. De hecho, en los nuevos desarrollos de constelaciones, Constelaciones Cuánticas, es todo en silencio, y se trabaja con movimientos corporales para sanar a la persona y el sistema familiar”.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿Estoy triste o tengo depresión? ¿Cómo saber cuándo ir al médico?

Hay una diferencia fundamental entre este sentimiento natural y la verdadera depresión clínica

aleteia.org

¿Te sientes triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado? La mayoría de nosotros se siente de esta manera de vez en cuando durante períodos cortos, por causas internas o externas: una decepción amorosa, una enfermedad, la muerte de un ser querido, el estrés laboral…

Pero hay una diferencia fundamental entre este sentimiento natural y la verdadera depresión clínica: Normalmente, un individuo sano logra sobreponerse a este estado de ánimo. Una persona con depresión simplemente no puede superarlo, y este estado sigue agravándose conforme pasa el tiempo, afectando a su vida diaria, a su salud física y mental.

Los síntomas de depresión abarcan muchos aspectos: Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces. Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño. Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso. Cansancio y falta de energía. Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa. Dificultad para concentrarse. Movimientos lentos o rápidos. Inactividad y retraimiento de las actividades usuales. Sentimientos de desesperanza y abandono. Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio. Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

La ciencia médica la aborda como una enfermedad, clasificándola en tres tipos: la severa que impide llevar la vida habitual; la distimia, menos grave; y el trastorno bipolar que se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo. La depresión se da en la mujer con una frecuencia casi el doble que en el varón, debido a factores hormonales.

¿Qué factores influyen en la depresión y quiénes tienen más riesgo de padecerla?

La depresión no es una enfermedad “de ricos”, sino que afecta por igual a todas las razas y clases sociales, pues está relacionada con factores a veces genéticos, a veces debidos a la ingesta de sustancias o a otras razones de tipo psicológico (traumas no resueltos, etc).

Según los especialistas de Mental Health America, los factores que suelen influir son:

  • Sexo, las mujeres sufren dos veces más de depresión que los hombres. Aunque las razones no son claras, existen diferencias genéticas y hormonales que pueden contribuir a la depresión.
  • Antecedentes familiares, cuando algún miembro de su familia padece de depresión severa, hay el doble de posibilidades para adquirirla. Aunque puede ocurrir en personas que no tienen parientes con depresión.
  • Uso de ciertas medicinas, algunos medicamentos con o sin receta médica pueden causar depresión clínica.
  • Cambios o dificultades en la vida, tales como divorcio, jubilación, la muerte de un ser querido, pérdida del trabajo, cambio de país y estilo de vida, crecientes presiones en el trabajo o incremento en la pobreza.
  • Sentimientos de pérdida de control sobre nuestras vidas. Aquellas personas a menudo sienten que perdieron el control y pasan mucho tiempo lamentándose por ello, tienen mayor probabilidad de desarrollar una depresión mayor.
  • Presencia de otras enfermedades tales como Alzheimer, cáncer, diabetes, afecciones al corazón, desórdenes hormonales, mal de Parkinson o trombosis. Así como también otros trastornos mentales como la ansiedad y trastornos de la alimentación.
  • Abuso del alcohol o drogas, cuando se tiene problemas de consumo de alcohol y otras drogas se tiene mayor probabilidad de desarrollar una depresión mayor.

Cuándo contactar a un profesional médico o psicólogo

¿Cómo saber cuando hay verdadera depresión? La pista la da el tiempo: un estado de ánimo triste o deprimido en una persona sana se supera en unas semanas como mucho; cuando hay una depresión, el estado de ánimo se prolonga durante meses o incluso años.

La razón es que en una persona con verdadera depresión, se producen una serie de cambios bioquímicos en el cerebro que alteran su patrón psicológico, y por ello no puede salir de este estado sin ayuda médica y psicoterapia.

En algunos casos más graves, por ejemplo cuando hay intento de suicidio, hay que actuar de inmediato. También cuando se observan circunstancias anómalas, como por ejemplo: Escuchar voces que no existen, llorar con frecuencia sin una causa, no lograr trabajar o gestionar serenamente la vida familiar durante periodos que superan varias semanas. Se recomienda también pedir ayuda cuando el consumo del alcohol está fuera de control, y se consume para evadirse de la realidad.

{ Comments on this entry are closed }

La leche desnatada puede reducir el riesgo de depresión

Descubren que los productos lácteos bajos en grasas pueden favorecer nuestra salud mental.

muyinteresante.es

Aunque los síntomas de depresión varían de uno a otro individuo, pueden incluir tristeza continua, sentimientos de desesperanza, culpa o impotencia, irritabilidad, fatiga, problemas para dormir y pensamientos de muerte o suicidio. Ahora, una investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad de Tohoku (Japón) ha descubierto que los productos lácteos bajos en grasa pueden beneficiar a la salud mental.

Para su estudio, los investigadores se propusieron examinar cómo el consumo de ciertos productos lácteos bajos en grasa afectaba individualmente en el riesgo de desarrollar síntomas de depresión.

Contaron con la participación de 1.159 adultos de entre 19 y 83 años, siendo la mayoría mujeres.

Los participantes informaron acerca de la frecuencia con la que consumían leche y yogur bajos en grasa y grasa entera en un cuestionario dietético, sin incluir queso, mantequilla y otros productos lácteos. Únicamente leche y yogur. Luego, los síntomas de la depresión se evaluaron utilizando una escala de 20 elementos a la que respondieron los voluntarios. El equipo identificó síntomas depresivos entre el 31,2% de los hombres y el 31,7% de las mujeres.

En comparación con los adultos que no consumían productos lácteos bajos en grasa, los que tomaban leche desnatada y yogur bajo en grasa entre 1 y 4 veces por semana tenían menos probabilidades de tener síntomas de depresión. Estos resultados se mantuvieron después de explicar posibles factores de confusión, como la edad, el sexo, la dieta, el estilo de vida en general y el estado de salud.

“Los resultados actuales indican que una mayor frecuencia de consumo de productos lácteos bajos en grasa puede estar asociada con una menor prevalencia de síntomas depresivos”, explica Ryoichi Nagatomi, coautor del trabajo.

Pese a los resultados, el equipo concluye que se necesitan estudios adicionales para identificar los mecanismos subyacentes en el vínculo entre la ingesta láctea baja en grasas y un menor riesgo de depresión.

El estudio ha sido publicado en la revista Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology.

{ Comments on this entry are closed }

Lenguaje corporal: tu forma de sentarte revela tu personalidad

Es increíble lo que nuestro cuerpo puede revelar de nuestra personalidad, carácter e incluso las emociones que vivimos en situaciones determinadas, no en vano muchos psicólogos estudian el lenguaje corporal y hoy te vamos a enseñar un poco de esta lectura, para ser más específicos, hoy vas a leer a las personas según la forma en que se sientan.

sanjuan8.com

Lenguaje corporal

Este sencillo gesto puede revelar las intenciones de un individuo, pues al ser un movimiento inconsciente, hombres y mujeres se revelan sin darse cuenta.

Existen 5 formas de sentarse, son las principales, así que debes observar en cuál estás tú o cuál es la que más se asemeja. Para que compruebes la efectividad de este método, tienes que estar atenta a los detalles de cada postura. Veamos qué revela cada uno:

A- Piernas separadas y los pies apuntándose de frente: aquellas personas que tienen esta característica son buenos conversadores, saben escuchar, son encantadores, un poco infantiles e incluso un tanto excéntricos. Además son empáticos, capaces de emitir mucha felicidad o tristeza, según sea el caso, porque no saben mentir con el cuerpo, así que cualquier incomodidad será más que notorio. Un aspecto negativo es que temen enfrentarse a los problemas y esperan que todo ‘caiga por su propio peso’.

B- Pierna cruzada sobre otra pierna: son creativos, soñadores y amorosos. Destacan con su sola presencia, difícilmente alguien se aburrirá con ellos, tienen ideas nuevas (y locas) a cada momento. Les gusta viajar y aprender algo nuevo cada día. No temen dar el primer paso en cualquier situación, son osados y están dispuestos al cambio.

C- Piernas separadas, pero talones juntos: son personas empáticas, amables en extremo al punto de negar sus propios beneficios con tal de satisfacer el de otros. Son exigentes y complicados con sí mismos. Son desordenados y les cuesta concentrarse, su capacidad de distracción es admirable. A pesar de todo, son muy selectivos con sus amistades y cuando están en una relación entregan todo de sí, destacan por su paciencia con otros, pero no para sí mismos.

D- Piernas juntas: destacan por su impaciencia, odian la tardanza. Son sensibles, inteligentes y no temen expresarse en público. Cuando están en pareja pueden dar el beso más apasionado en la calle, así como levantar la voz para discutir. Ellos expresan todo lo que sienten, sea bueno o malo. Son personas sencillas, reservadas y tienen un apego por la naturaleza. Están dispuestos a escuchar, pero si se sienten atacados no temen en contraatacar, estas personas siempre defenderán su posición a capa y espada.

E- Con las piernas a un lado: son personas ansiosas, que viven preocupadas por el mañana. Son persistentes, ambiciosas, observadores y están dispuestos a ‘fabricar’ su tranquilidad, para ellos es vital sentirse a gusto en el lugar donde esté, pero esta idea lo llevan al extremo porque no son capaces de quedarse en lugares donde sientan que los critican. Cualquier señal de ataque la afrontan con hostilidad.

{ Comments on this entry are closed }

La fobia social tiene un origen genético

  • Está asociada a un gen implicado en el transporte de serotonina
  • La fobia social tiene un origen genético, ha descubierto un estudio. Su manifestación está asociada a un gen implicado en el transporte de serotonina, un neurotransmisor que contribuye a la sensación de bienestar. El descubrimiento mejorará el diagnóstico y tratamiento de esta popular enfermedad, que sólo en USA afecta a casi 20 millones de personas.

tendencias21.net

El trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social, tiene en parte un origen genético, ha descubierto un estudio según el cual un gen implicado en el transporte de serotonina (un neurotransmisor que contribuye a la sensación de bienestar) juega un papel fundamental en la manifestación de la fobia social.

Los resultados de esta investigación se publican en la revista Psychiatric Genetics, según informa la Universidad de Bonn en un comunicado.

El trastorno de ansiedad social (TAS) se caracteriza por un miedo persistente a una o más situaciones sociales por temor a que resulten embarazosas. Es el trastorno de ansiedad más común y uno de los más extendidos entre los trastornos psiquiátricos.

Las manifestaciones de este trastorno son embarazosas en la vida cotidiana. Una persona que lo padezca teme el juicio y la percepción que los demás tengan de ella y experimenta una auténtica angustia cuando tiene que relacionarse con otras personas.

En ocasiones puede provocar un profundo pánico y otros síntomas alarmantes, como un cansancio moral y físico, angustia crónica, taquicardia e incluso depresión.

Estos trastornos no son muy bien conocidos por la ciencia, y al igual que ocurre con otras enfermedades mentales, los científicos desconocen si la genética influye en su manifestación, o si es el medio ambiente es el que provoca los síntomas, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento.

Un nuevo estudio arroja luz sobre esta incertidumbre aclarando que al menos un gen implicado en el transporte de serotonina está implicado en el inicio de los síntomas del TAS.

Los investigadores analizaron los genomas de 321 pacientes afectados por TAS y de otras  804 personas sanas, con la finalidad de identificar posibles genes asociados a este trastorno.

Analizaron específicamente el SNP (Polimorfismo de nucleótido único), una variación en la secuencia de ADN que representa el 90% del total de la variación genética humana.

Existen alrededor de 3 mil millones de pares de bases (o bloques de construcción) en un genoma humano y alrededor de 10 millones de SNP en cada ser humano. Un par de bases representa a dos nucleótidos opuestos y complementarios en las cadenas de ADN y ARN que están conectadas por puentes de hidrógeno.

Un gen específico

Aunque no es sencillo, los últimos avances conseguidos en secuenciación del genoma humano han permitido estudiar directamente a los SNP. Gracias a este avance previo, los investigadores protagonistas de esta investigación han descubierto que un gen llamado SLC6A4, implicado en el transporte de serotonina, está relacionado con los pacientes afectados por el trastorno conocido como fobia social.

La serotonina es un neurotransmisor que regula numerosas funciones, incluido el humor, el apetito y el sueño. También es conocido por reprimir los sentimientos de miedo y depresión. Aunque ya se sospechaba que la serotonina podía estar implicada en la fobia social, hasta ahora no se había obtenido una evidencia concluyente.

Este estudio corrobora lo que ya esbozaban investigaciones anteriores y los investigadores se centran ahora en determinar cómo diagnosticar la enfermedad con este sistema mucho antes de lo que permiten los sistemas actuales.

Para alcanzar este objetivo, explican, necesitan trabajar con más personas que sufran este trastorno.

La fobia social es uno de los trastornos de ansiedad más comunes, y el tercer trastorno mental con mayor prevalencia en EE.UU. Se estima que 19,2 millones de estadounidenses sufren de trastorno de ansiedad social, más común en mujeres que en hombres.

{ Comments on this entry are closed }

¿Tomar unas copas puede ayudar contra la depresión?

¿Pueden algunas bebidas alcohólicas ayudar a las personas con depresión clínica a sentirse mejor?

muyinteresante.es

La respuesta es… sí. Al menos en términos de bioquímica. En un estudio publicado en la revista Nature Communications, los investigadores de la Escuela de Medicina Wake Forest, del Wake Forest Baptist Medical Center (EE. UU.) descubrieron que el alcohol produce los mismos cambios neurales y moleculares que las drogas, sustancias que han demostrado ser muy eficaces antidepresivos.

“Debido a la alta comorbilidad entre el trastorno depresivo mayor y el alcoholismo, existe la hipótesis de automedicación ampliamente reconocida, lo que sugiere que los individuos deprimidos pueden recurrir a la bebida como medio para tratar su depresión. Ahora tenemos datos bioquímicos y de comportamiento para apoyar esta hipótesis”comenta Kimberly Raab-Graham, líder del trabajo.

Esto, sin embargo, no sugiere en absoluto que el alcohol pueda ser considerado como un tratamiento eficaz para la depresión, puesto que el peligro de automedicarse con alcohol es más que palpable. La línea entre emplearlo como herramienta útil o herramienta dañiña es muy fina: “en algún momento durante el uso repetido la automedicación se convierte en adicción”, sentencia Raab-Graham.

En su experimento con animales, los investigadores descubrieron que una sola dosis de alcohol demostró bloquear los receptores NMDA (proteínas asociadas con el aprendizaje y la memoria), y trabajar en conjunto con la proteína relacionada con el autismo FMRP para transformar un ácido llamado GABA de un inhibidor a un estimulador de la actividad neuronal. Estos cambios bioquímicos resultaron en un comportamiento no depresivo que duró al menos 24 horas.

El estudio evidenció que el alcohol siguió la misma vía bioquímica que los antidepresivos, produciendo al mismo tiempo efectos de comportamiento comparables a los observados en las personas. En los últimos años, dosis únicas de antidepresivos rápidos como la ketamina han demostrado ser capaces de aliviar los síntomas depresivos en cuestión de horas y durar hasta dos semanas, incluso en individuos que son resistentes a los antidepresivos tradicionales.

“Se necesita investigación adicional pero nuestros resultados proporcionan una base biológica para el instinto humano natural de automedicarse. También definen un mecanismo molecular que puede ser un contribuyente crítico a la comorbilidad que se produce con el trastorno por consumo de alcohol y el trastorno depresivo mayor”, finaliza Raab-Graham.

{ Comments on this entry are closed }

Aprende a reconocer a un maltratador psicológico

¿Alguien de tu entorno te genera malestar? ¿Te machaca y te hace sentir culpable? Cuidado, porque el maltrato psicológico es muy nocivo.

muyinteresante.es

Nada de ojos morados. Aquí, “el daño se causa sin tocar a la víctima, nadie parece darse cuenta de lo que pasa”, explica el psiquiatra Luis de Rivera. Al principio, se sume en un estado constante de temor, desasosiego e impotencia. Siente que, para que todo vaya bien, debe actuar de determinada manera, pero las exigencias que el maltratador le impone siempre son imprecisas, imposibles o impredecibles. Ante las crecientes críticas, humillaciones y burlas –ya se produzcan estas en el colegio, en el trabajo o en casa–, su autoestima se resiente y llega a dudar de su propia cordura. Su miedo a contrariar al otro crece, y llega el aislamiento.

“El sentido de propósito, la confianza, el compromiso con un modelo de futuro, la pertenencia a un grupo… son los valores que se destruyen, dejando a la víctima sola, desilusionada, desesperanzada, rota la vivencia de continuidad en su vida”, apunta el psiquiatra.

Con sus capacidades mermadas ante un estado constante de ansiedad, empieza a fallar en sus obligaciones, no puede cumplir con su trabajo, no atiende a sus hijos tan bien como antes, suspende los exámenes. Su fracaso refuerza su baja autoestima.

Antes o después, la situación traumática acaba produciendo síntomas clínicos. Entre ellos, depresión y patologías típicas de los síndromes de estrés: hiperactividad simpática, problemas para dormir, trastornos alimentarios, ansiedad, desorientación, síntomas psicosomáticos e irritabilidad.

Incluso, como señala Natalia Hidalgo, del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada, en muchos casos de violencia psicológica, “la vivencia de estrés postraumático y el efecto del cortisol segregado en situaciones crónicas puede dejar secuelas físicas, neurológicas y cognitivas”. Y desembocar en multitud de enfermedades graves con componente psicosomático, como fibromialgia.

Cuanto antes detectemos el problema, más fácil será cortarlo, pedir ayuda o reconducir la situación. En muchos casos, es recomendable el acompañamiento terapéutico, aunque a veces la persona afectada decide superar sola la experiencia traumática.

{ Comments on this entry are closed }

La talasofobia es real y hace que algunas películas te den miedofobia al mar

soy502.com

La palabra talasofobia proviene del griego “thalassa” que significa mar y “phobos” que es miedo, por lo cual representa a la fobia hacia el océano, sea cual sea el motivo del miedo, como por ejemplo miedo a la profundidad de este o a los animales marinos.

Este miedo puede hacer que alguien no se atreva a meter los pies dentro del agua o a embarcarse y quedar un buen tiempo en mar abierto, pues estar rodeado de agua y no saber que se puede encontrar abajo es la fobia de algunas personas.

Aunque para algunos no sea su peor miedo, si pueden llegar a padecer de esto a algún nivel, razón por la cual muchas cintas que han llegado al cine utilizan algunas escenas que incitan a sentir la incomodidad de la talasofobia, generando muchas reacciones entre su público.

Lejos de alejar a la gente de las salas de cine o las pantallas de los televisores, esta estrategia atrae a muchos, pues genera sensaciones como la adrenalina, lo que hace que regresen por más material de ese tipo y se vuelvan fanáticos de cintas como Tiburón y otras de suspenso.

Por esta razón, ahora sabes que si ves una escena en mar abierto en una película y sientes que saltas de tu asiento, puede que sufras de talasofobia en algún nivel y aunque esto te genere mucho miedo, también sea lo que te atraiga a ver otra cinta como esa.

{ Comments on this entry are closed }

 

10 errores del lenguaje corporal que te pueden costar un trabajo

Dar un apretón de manos débil o la falta de contacto visual son errores graves en una entrevista

equiposytalento.com

El lenguaje corporal en una entrevista es un punto importante que no debemos descuidar. El entrevistador no sólo analizará tus palabras, sino que obtendrá también información de nuestros movimientos y de nuestra postura durante el encuentro.

El lenguaje no verbal resulta tan o más importante que el verbal. Todo gesto, movimiento, mirada o expresión que realizamos da información muy valiosa al otro interlocutor. Es como una segunda carta de presentación.

Es por eso que recopilamos, a continuación, un artículo de Forbes para describir 10 errores del lenguaje corporal que te pueden costar un trabajo.

1. Un apretón de manos débil

Las primeras impresiones siempre son realmente importantes. Por eso, al entrar camina firmemente hacia el director de recursos humanos, con confianza, establece contacto visual y sonría (pero no excesivamente). Después asegúrate de que tu apretón de manos es firme, pero sin pasarte. Según el experto en lenguaje corporal, Patti Wood, el secreto de un buen apretón de manos es el contacto de palma con palma y una presión similar a la que ejerza el entrevistador.

2. Invadir el espacio personal

Debes ser respetuoso con el espacio personal del director. Por eso, no te sitúes demasiado cerca y, por supuesto, ni se te ocurra abrazarlo.

3. Cruzar los brazos

Estar con los brazos cruzados durante la entrevista puede parecer que estás a la defensiva o incómodo. Asimismo, dará sensación de lejanía con el otro interlocutor. Así pues, lo mejor es gesticular con las manos (sin parecer demasiado nervioso o inquieto) para dar muestra de nuestro entusiasmo.

4. Jugar con tu cabello

Esto es una clara señal de incomodidad e incluso puede resultar infantil.

5. Una mala postura corporal

Procura sentarte derecho en la silla. Una postura encorvada y asimétrica puede hacer que parezcas confundido, inseguro o deshonesto con tus explicaciones.

6. La falta de contacto visual

El contacto visual es como una herramienta de conexión. Es normal que cuando hablemos movamos los ojos mirando hacia nuestro alrededor porque al pensar ejercitamos distintas partes del cerebro. Sin embargo, cuando el entrevistador esté hablando, lo mejor es mantener el contacto para transmitir que estamos atentos.

7. Parecer desinteresado

Las expresiones faciales serán muy importantes durante el proceso de selección. Mostrar una cara expresiva y de interés hacia la conversación es indispensable. No debe parecer que has desconectado de la conversación. Y por supuesto, ni hablar de mirar el reloj o el móvil durante la entrevista.

8. No sonreír

Si no sonríes puedes parecer nervioso o antipático. Sonríe, pero hazlo sutilmente. Obviamente no son necesarias las grandes carcajadas. Tan sólo se trata de transmitir simpatía y confianza.

9. Estar inquieto

No te toques la cara, juegues con los bolsillos o te muerdas las uñas. La inquietud termina por distraer y es signo de ansiedad.

10. Esconder tus manos

Coloca los brazos en la silla o en la mesa y gesticula con ellas. Esto te hará ver más expresivo y es signo de ser una persona abierta y honesta.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas