From the category archives:

Alzheimer

Hablar más de un idioma puede retrasar la aparición del Alzheimer

Un estudio italiano, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences señala que las personas que hablan por lo menos dos idiomas, son más resistentes frente a la enfermedad de Alzheimer, retrasando su aparición y mejorando sus síntomas.

lr21.com.uy

Un estudio realizado por un equipo de investigadores del hospital San Raffaele de Milan (Italia) y publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) señala que la enfermedad de Alzheimer aparece mucho más tarde en personas que hablan al menos dos idiomas, y que cuando aparece, si es que lo hace, sus síntomas son menores a quienes solo saben un idioma. Los autores del trabajo aclaran que esto es sin importar si los idiomas son nacionales o internacionales, es decir que también sirven los dialectos regionales como el catalán o el vasco en el caso de España, por ejemplo.

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa incurable y terminal, que aparece normalmente en personas mayores de 65 años de edad.

Los científicos italianos se centraron en la enfermedad asociada a su expresión en pacientes que hablaban dos o más idiomas, identificando las bases neurológicas por las que el cerebro de las personas bilingües consigue compensar el daño causado por el alzhéimer gracias a esta habilidad, según reporta Muy Interesante.

Para su investigación los científicos emplearon un método de imágenes llamado FDG-PET (tomografía por emisión de positrones) que mide el metabolismo cerebral y la conectividad funcional entre las diferentes estructuras del cerebro en un grupo de 85 participantes, de los cuales no todos eran bilingües.

Resultado

Como resultado encontraron que las personas que hablaban por lo menos dos idiomas tenían una gran reserva cerebral que frenaba el progreso de la enfermedad de Alzheimer. Concretamente observador que hablar más de un idioma alejaba o retrasaba la enfermedad por lo menos cinco años y otorgaba una mayor capacidad para reconocer lugares y rostros, lo que evidencia una mejoría en los síntomas propios de esa enfermedad.

Los investigadores también detallaron que el uso que se haga de los idiomas también influye en la posibilidad de retrasar o frenar la enfermedad de Alzheimer ya que no alcanza solo con conocerlos, sino que hay que utilizarlos y ejercitarlos.

“Al comparar los resultados del cuestionario con las de PET y con el rendimiento de los pacientes, se observa que cuanto más se utilizan las dos lenguas, mayor es el nivel de los efectos en el cerebro y mejor es el rendimiento. La cuestión no es tanto conocer dos lenguas, sino usarlas constantemente de una manera activa, y durante toda la vida”, explicó la líder del trabajo, Daniela Perani.

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Las personas con rosácea tienen un riesgo más alto de Alzheimer?

Un estudio danés encuentra una correlación, pero los pacientes no deberían preocuparse excesivamente

healthfinder.gov

La rosácea, el enrojecimiento facial que afecta a millones de estadounidenses, podría estar asociada con un riesgo más alto de demencia y Alzheimer, según una nueva investigación.

Pero los autores del estudio se apresuraron a hacer hincapié en que las personas con rosácea no deberían preocuparse demasiado por el hallazgo.

“Es importante que los pacientes recuerden que tener rosácea no garantiza que desarrollarán la enfermedad de Alzheimer”, comentó el autor principal, el Dr. Alexander Egeberg.

“De hecho, aunque el riesgo de los pacientes con rosácea podría ser ligeramente más alto que el de la población general, el riesgo absoluto [de cualquier paciente] sigue siendo bajo”, dijo Egeberg, del departamento de dermato-alergología del Hospital Herlev y Gentofte, en Copenhague, Dinamarca.

Según la Sociedad Nacional de Rosácea (National Rosacea Society), unos 16 millones de personas sufren la afección de la piel, que se caracteriza por un enrojecimiento y por unas marcas como las del acné en la cara, que con frecuencia resultan deformantes. Aunque se puede tratar, no hay una cura conocida para la enfermedad, que no tiene una causa clara.

En el nuevo estudio, el equipo de Egeberg examinó los datos de 1997-2012 del sistema nacional de registros de salud de Dinamarca. Se incluyó a toda la población del país, unos 5.6 millones de hombres y mujeres. Aproximadamente 82,000 tenían rosácea.

Los investigadores determinaron que las personas con rosácea tenían un 7 por ciento más de probabilidades de desarrollar cualquier forma de demencia, y un riesgo un 25 por ciento más alto de Alzheimer en particular, que las personas sin rosácea.

Las mujeres parecían más afectadas que los hombres. Los datos mostraron que las mujeres con rosácea tenían un riesgo un 28 por ciento más alto de Alzheimer, en comparación con un 16 por ciento más de probabilidades de los hombres con dicha afección de la piel.

La edad también tuvo que ver. El estudio encontró que el riesgo de Alzheimer de los pacientes con rosácea aumentó de forma significativa (en un 20 por ciento) para los que tenían 60 o más cuando se inscribieron en el estudio.

Aun así, Egeberg enfatizó que el estudio solamente pudo indicar una asociación entre la demencia y la rosácea, y “no significa necesariamente que haya un vínculo causal”.

Los hallazgos aparecen en la edición de 28 de abril de la revista Annals of Neurology.

El nuevo estudio no es el primero en asociar la rosácea con trastornos neurológicos. A principios de este año, Egeberg dirigió una investigación que relacionó esta afección de la piel con un riesgo más alto de Parkinson. Esos hallazgos aparecen en la revista JAMA Neurology.

Egeberg calificó el nuevo estudio como “la primera investigación integral sobre el Alzheimer en una población de gran tamaño de pacientes con rosácea”.

Por tanto, ¿qué podría explicar el posible aumento en el riesgo de demencia de las personas con la afección?

“Se ha observado que hay unos niveles altos de ciertas proteínas y procesos inflamatorios en la piel de los pacientes con rosácea”, indicó Egeberg, y añadió que “éstos se han asociado también con la demencia, en particular con el Alzheimer”. Sin embargo, “aunque podría ser una posible explicación, no podemos afirmar con certeza que sea la causa”.

El Dr. Anton Porsteinsson, director del Programa de Atención, Investigación y Educación del Alzheimer, de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester, en Nueva York, se mostró de acuerdo con que “podrían haber procesos comunes que ponen en riesgo de ambos trastornos”.

“El próximo paso importante a dar a partir de este hallazgo”, dijo, “es comprender mejor los mecanismos de ambas afecciones y si se pueden descubrir objetivos para el tratamiento o modificaciones del estilo de vida que tengan un impacto en el riesgo de desarrollar estas afecciones. También será interesante examinar si el tratamiento con éxito de una de ellas tiene un impacto en el desarrollo de la otra afección”.

Mientras tanto, Porsteinsson aconsejó a los pacientes con rosácea, sobre todo a los que tengan a partir de 60 años, que presten atención a cualquier dificultad significativa en la memoria a corto plazo, a la hora de recordar una palabra, para tomar decisiones y/o en la navegación a una edad más avanzada, más allá de los 60″. “Los profesionales clínicos [también] deberían ser conscientes de esta asociación de riesgo”, comentó.

{ Comments on this entry are closed }

 

Los arándanos ayudan a combatir el alzhéimer

Un nuevo estudio sugiere que los antioxidantes presentes en estos frutos podrían ayudar a prevenir algunos de los efectos de esta enfermedad neurodegenerativa.

muyinteresante.es

En los últimos años, distintos estudios han relacionado el consumo de arándanos con una reducción del riesgo de padecer ciertas enfermedades cardíacas e incluso de desarrollar cáncer. Según parece, esto se debería a los beneficiosos antioxidantes presentes en estos frutos.

Ahora, un estudio llevado a cabo por expertos del Centro Académico de Salud de la Universidad de Cincinnati, en EE. UU., sugiere que estas sustancias podrían, asimismo, reducir los efectos del alzhéimer y mejorar la calidad de vida de los afectados por esta forma de demencia.

Robert Krikorian, profesor de Psiquiatría clínica en la citada institución, que ha coordinado el ensayo, señala que “nuestro trabajo viene a corroborar los estudios previos realizados con animales y las pruebas preliminares llevadas a cabo en personas; de esta forma, cobra peso la hipótesis que sostiene que los arándanos mejoran la memoria y ciertas funciones cognitivas en ancianos”. Según Krikorian, los efectos beneficiosos de estos frutos podrían deberse a la presencia de unos flavonoides denominados antocianinas, unos pigmentos que les confieren su característico color. De hecho, en modelos animales, su ingesta ocasiona una mejora de la cognición y del sistema inmune.

Para determinarlo, Krikorian y sus colaboradores realizaron un estudio con 47 personas mayores de 68 años con un cierto grado de discapacidad cognitiva, lo que habitualmente se relaciona con el desarrollo de alzhéimer. A un grupo se le proporcionó un compuesto obtenido a partir de arándanos, equivalente a un tazón de los mismos, durante dieciséis semanas, mientras que a otro se le dio un placebo. Así, observaron que el desempeño cognitivo, la memoria y las funciones cerebrales, en general, mejoraban entre los miembros del primero, algo que no se daba en aquellos a los que se había administrado placebo. Las pruebas realizadas mediante resonancia magnética funcional probaron, además, que la actividad cerebral aumentaba en el caso de quienes habían ingerido los arándanos.

{ Comments on this entry are closed }

 

Un fármaco contra el cáncer podría prevenir el alzhéimer

El medicamento, que funciona de manera similar a las estatinas que reducen el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, puede tener un efecto positivo para prevenir el alzhéimer.

actualidad.rt.com

Investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), la Universidad de Lund (Suecia) y la Universidad de Groninga (los Países Bajos) han determinado que un medicamento aprobado contra el cáncer, llamado ‘bexaroteno’, detiene la primera etapa en una reacción tóxica molecular que conduce a la muerte de células cerebrales, lo que sugiere que podría proteger contra la enfermedad de Alzheimer.

El estudio publicado en la revista ‘Science Advances’ señala que es similar a un grupo de fármacos llamados estatinas que disminuyen el colesterol y de tal modo reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Pruebas realizadas en gusanos programados genéticamente para desarrollar el alzhéimer han demostrado que las neuroestatinas son capaces de retrasar la aparición de dicha enfermedad.

Los científicos subrayan que la droga no tiene efecto cuando ya han aparecido los primeros síntomas de alzhéimer, pero administradas con anterioridad son capaces de prevenir la primera etapa del proceso.

“Usted no le daría estatinas a alguien que acaba de tener un ataque al corazón, y nosotros dudamos de que la administración de una neurostatina a un paciente con alzhéimer que ya no es capaz de reconocer a un familiar sea muy útil”, ha comentado a EurekAlert el investigador Chris Dobson. “Pero si reduce el riesgo de la etapa inicial del proceso, entonces tiene una seria posibilidad de ser un eficaz tratamiento preventivo”.

{ Comments on this entry are closed }

 

Bloquear la respuesta inflamatoria en el cerebro protege frente al alzhéimer

La inhibición de la proteína que regula la microglía evita la pérdida de memoria y los cambios en el comportamiento asociados a la enfermedad

abc.es

La actividad del sistema inmune en el cerebro, y más concretamente el mecanismo inflamatorio, juega un papel fundamental en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. De hecho, la reducción de la inflamación a nivel cerebral podría detener la progresión del alzhéimer, evitándose así la pérdida de memoria y los cambios en el comportamiento asociados a la enfermedad. Así lo sugiere un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido) y publicado en la revista «Brain».

Concretamente, la investigación, llevada a cabo con modelos animales –ratones–, muestra que el bloqueo de un único receptor implicado en la regulación del sistema inmune en el cerebro –el receptor CSF1R, responsable de la regulación de las microglías, esto es, los fagocitos del sistema nervioso central (SNC)– es suficiente para parar el desarrollo del alzhéimer.

Como explica Simon Ridley, director de investigación de la organización Alzheimer’s Research UK, responsable de la financiación del estudio, «este trabajo, diseñado para analizar el papel del sistema inmune en el alzhéimer, sugiere que el bloqueo de la proteína CSF1R en ratones podría limitar los daños asociados a la inflamación y proteger frente a los síntomas de la enfermedad, caso de la pérdida de memoria»

Tal es así que, como destaca Diego Gómez-Nicola, director del estudio, «esperamos que nuestro descubrimiento posibilite el desarrollo de un tratamiento efectivo para una enfermedad que, a día de hoy, carece de cura».

Exceso de microglía

En el estudio, el análisis de muestras de tejido cerebral tanto de personas sanas como de pacientes con alzhéimer constató una mayor cantidad de microglías en los afectados por la enfermedad. Es más; la cantidad de proteínas CSF1R se asoció directamente con la gravedad de esta enfermedad neurodegenerativa.

Posteriormente, los investigadores observaron que la administración oral de un inhibidor de la proteína CSF1R prevenía el aumento de las células de la microglía en ratones. Además, la inhibición de CSF1R también evitó la pérdida de comunicación entre neuronas cerebrales asociadas a la enfermedad de Alzheimer, hasta el punto de que, comparados frente a los no tratados, los ratones a los que se administró el inhibidor mostraron menos problemas de memoria y del comportamiento.

Pero, si se inhibe CSF1R y, por tanto, se reduce la activación de la microglía, ¿no se compromete la actividad del sistema inmune en el cerebro? No; incluso con la administración del inhibidor, la cantidad de microglía es suficiente para mantener una función inmune normal. Es decir, parece que el bloqueo de la proteína CSF1R solo reduce el exceso de microglía.

Más que beta-amiloide

Por el contrario, la inhibición de CSF1R no conllevó ningún cambio en la cantidad de placas de beta-amiloide en el cerebro. Por tanto, y como ya han sugerido numerosos estudios previos, puede afirmarse que el alzhéimer no se produce sólo por la acumulación de estas placas, sino por la suma de diversos factores –entre otros, el aumento de la inflamación mediada por la microglía.

Como destaca Diego Gómez-Nicola, «nuestros resultados evidencian que esta vía específica es activa en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Así, el siguiente paso será trabajar codo con codo con las compañías farmacéuticas para encontrar un fármaco eficaz y seguro que pueda ser empleado en los seres humanos».

Como concluye Simon Ridley, «resulta ciertamente alentador identificar un mecanismo específico que podría ser utilizado como diana para futuros tratamientos».

{ Comments on this entry are closed }

 

El riesgo de sufrir Alzheimer o Parkinson depende de cuál sea tu postura al dormir

El momento de dormir es el periodo de tiempo durante el cual la eliminación de sustancias metabólicas, que acumulamos cuando estamos despiertos, es más eficiente.

adnradio.cl

Neurólogos de la Universidad de Stony Brook, Nueva York, han descubierto que la mejor postura para dormir es aquella en la que el sujeto se encuentra en posición lateral. Según las conclusiones del estudio, publicado en Journal of Neuroscience, ayuda a limpiar el cerebro y reducir las posibilidades de desarrollar distintos tipos de enfermedades neurológicas (como el Alzheimer o el Parkinson).

En realidad, lo que hace nuestro cuerpo cuando estamos en esta posición es eliminar las sustancias químicas nocivas de nuestro cerebro. Curiosamente, los científicos se dieron cuenta durante sus experimentos que esta era la postura más común entre los humanos durante el sueño.

Pero, al parecer, no es solo cosa de nuestra especie, también cuenta con la preferencia de otros animales. Incluso de aquellos que se encuentran en libertad. La deducción de los científicos es que, naturalmente, nos hemos adaptado a dormir lateralmente con el fin de limpiar de la manera más eficiente nuestro cerebro.

¿Por qué nuestro cerebro necesita ‘limpiarse’?

Esto de limpiar el cerebro puede sonar algo extraño. Sin embargo, es una función habitual en los mamíferos para un correcto funcionamiento del Sistema Nervioso Central. El momento de dormir es el periodo de tiempo durante el cual la eliminación de sustancias metabólicas, que acumulamos cuando estamos despiertos, es más eficiente. Para saber el modo en que el circuito de ‘’lavado’’ funciona han hecho falta varios años y constantes contrastes de resonancias magnéticas comparativas.

{ Comments on this entry are closed }

 

3 factores que incrementan el riesgo de padecer Alzheimer

Es momento de que cuides tu salud. Conoce algunos datos que no conocías acerca de la enfermedad de Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad crónica neurodegenerativa que produce el deterioro cognitivo y trastornos conductuales en las personas que lo padecen. Actualmente poco se conoce sobre las razones por las que se desarrolla esta enfermedad.

Existen muchos factores que pueden causar este padecimiento, aunque todavía falta mucha investigación alrededor del tema para llegar a una cura.

Investigadores de las universidades más prestigiosas del mundo han estudiado a fondo esta enfermedad y han encontrado datos muy importantes y que podrán ser de gran utilidad para futuros estudios científicos.

Conoce algunos de los factores que podrían aumentar el riesgo a padecer la enfermedad de Alzheimer.

Dormir para recordar

Aunque todavía no se conocen las razones por las cuales se puede llegar a desarrollar la enfermedad del Alzheimer, recientes investigaciones han descubierto que este padecimiento podría ser causado por la alteración del sueño y por no dormir lo suficiente.

Investigadores de la Universidad de Berkley , liderados por el doctor Matthew Walker, descubrieron que el sueño es una de las piezas clave para resolver el rompecabezas de la enfermedad de Alzheimer.

Los científicos encontraron evidencia de que en sueño pobre, particularmente la falta de sueño, puede provocar pérdida de memoria a largo plazo. Los depósitos excesivos de beta-amiloide, una proteína pegajosa que se genera por el sueño alterado, genera un daño mucho antes de que la persona presente problemas de memoria.

Mujeres, las más vulnerables

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Stanford , reveló que las mujeres que tienen el gen ApoE4 corren un riesgo mayor a padecer Alzheimer.

La mayoría de las personas tienen dos copias del gen ApoE3 (una copia por cada padre), pero una de cada cinco personas tienen al menos una copia del ApoE4 y en un menor porcentaje existen personas que tienen dos copias de esta última variante de gen que aumenta 10 veces más la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

“Nuestro estudio mostró que, entre los controles sanos de más edad, tener una copia de la variante de ApoE4 confiere un riesgo considerable de enfermedad de Alzheimer en las mujeres, pero no en los hombres”, afirma Michael Greicius, profesor asistente de Neurología y Ciencias Neurológicas y director médico del Centro Stanford para Trastornos de la Memoria y líder de estudio.

Estudiar para no olvidar

El reporte de 2015 ‘Alzheimer’s Disease Facts and Figures’ elaborado por la Asociación de Alzheimer reportó que las personas que han pasado menos años de su vida en la escuela o estudiando tienen mayor riesgo de padecer Alzheimer y otras formas de demencia que aquellos que estuvieron más años en la academia. Los investigadores atribuyen esto a que estudiar incrementa las conexiones entre las neuronas y el cerebro.

{ Comments on this entry are closed }

[22-8-15]

El extracto de cacao puede contrarrestar mecanismos específicos del Alzheimer

Una preparación de extracto de cacao llamado Lavado puede reducir el daño a las vías nerviosas observadas en los cerebros de los pacientes con enfermedad de Alzheimer mucho antes de que desarrollen síntomas, según un estudio realizado en la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai, en Estados Unidos, y publicado en ‘Journal of Alzheimer’s Disease’.

Específicamente, los resultados del estudio, utilizando ratones modificados genéticamente para imitar la enfermedad de Alzheimer, sugieren que el extracto de cacao Lavado impide que la proteína beta-amiloide forme gradualmente grumos pegajosos en el cerebro, que son conocidos por dañar las células nerviosas conforme la enfermedad de Alzheimer progresa.

El caco lavado se compone principalmente de polifenoles, antioxidantes que también se encuentran en frutas y verduras. Estudios previos sugieren que estos componentes actúan como método de prevención de enfermedades degenerativas del cerebro.

Los resultados del trabajo de Mount Sinai giran en torno a las sinapsis, los espacios entre las células nerviosas. Dentro de las vías nerviosas sanas, cada célula nerviosa envía un pulso eléctrico que llega a una sinapsis donde se desencadena la liberación de sustancias químicas llamadas neurotransmisores que flotan a través del hueco y que la célula nerviosa se active “aguas abajo” y transmita el mensaje.

La enfermedad causa la formación de los oligómeros beta-amiloide, grupos de moléculas débilmente atraídos el uno hacia el otro, acumulándose alrededor de las sinapsis. La teoría es que estos grumos pegajosos interfieren físicamente con las estructuras sinápticas y perturban los mecanismos que mantienen los circuitos de memoria en buen estado.

Además, beta-amiloide desencadena respuestas inflamatorias inmunes, como una infección, provocando una avalancha de productos químicos y células destinados a destruir a los invasores, pero que en su lugar daña las propias células.

“Nuestros datos sugieren que el extracto de cacao Lavado previene la formación anormal de beta-amiloide en estructuras oligoméricas agrupadas, evitando la ofensiva sináptica y, finalmente, el deterioro cognitivo”, explica el investigador principal, Giulio Maria Pasinetti, profesor de Neurología de la Escuela de Medicina de Mount Sinai.

“Teniendo en cuenta que el deterioro cognitivo en la enfermedad de Alzheimer se cree que comienza décadas antes de que aparezcan los síntomas, creemos que nuestros resultados tienen amplias implicaciones para la prevención de la enfermedad de Alzheimer y la demencia”, agrega este cientítico.

La evidencia de este estudio es la primera en sugerir que cantidades adecuadas de polifenoles de cacao específicos en la dieta pueden impedir con el tiempo que la acumulación de beta-amiloide en oligómeros que dañan el cerebro, como un medio de prevención de la enfermedad de Alzheimer.

El equipo de investigación dirigido por el Dr. Pasinetti analizó los efectos de los extractos de cacao ‘Dutched’, tratado con un alcalinizante para modificar su color y suavizar su sabor; Natural y Lavado, que contienen diferentes niveles de polifenoles. Se evaluó cada tipo de cacao por su capacidad para reducir la formación de oligómeros de beta-amiloide y rescatar la función sináptica.

El extracto de Lavado, que es el que tiene un contenido más alto de polifenoles y mayor actividad antiinflamatoria de los tres, también fue el más eficaz reducir la formación de oligómeros de beta-amiloide y revertir el daño a las sinapsis en los ratones del estudio.

“Ha habido algunas inconsistencias en la literatura médica con respecto a los posibles beneficios de los polifenoles del cacao sobre la función cognitiva”, dice el doctor Pasinetti. “Nuestro hallazgo de protección contra los déficits sinápticos del extracto de cacao Lavado, pero no en el extracto de cacao ‘Dutched’, sugiere fuertemente que los polifenoles son el componente activo que rescata la transmisión sináptica, ya que gran parte del contenido en polifenoles se pierde por la alta alcalinidad en el proceso ‘Dutching'”, detalla.

Debido a que la pérdida de la función sináptica puede tener un papel más importante en el deterioro de la memoria que la pérdida de células nerviosas, rescatar la función sináptica puede servir como un objetivo más fiable para un fármaco eficaz de la enfermedad de Alzheimer, apunta Pasinetti.

El nuevo estudio proporciona evidencia experimental de que el extracto de cacao Lavado puede influir en los mecanismos de la enfermedad de Alzheimer mediante la modificación de la estructura física de los oligómeros beta-amiloide . También apoya decididamente la realización de más estudios para identificar los metabolitos del extracto de cacao Lavado que están activos en el cerebro e identificar posibles objetivos farmacológicos.

{ Comments on this entry are closed }

 

Un estudio sugiere una relación entre la privación de sueño y el riesgo de Alzheimer

El cuerpo parece usar el tiempo de descanso del cerebro para eliminar sustancias relacionadas con la enfermedad, afirman investigadores

Un nuevo estudio muestra que los niveles de meta amiloidea, un subproducto de la actividad cerebral que se considera como marcador de la enfermedad de Alzheimer, normalmente aumentan de día y se reducen de noche.

Aunque el hallazgo es preliminar, podría sugerir una posible relación entre la privación de sueño y el riesgo de desarrollar la enfermedad que deteriora al cerebro, afirman investigadores.

“Hace tiempo sabemos que una privación significativa del sueño tiene efectos negativos sobre la función cognitiva [del cerebro] comparables con los de la intoxicación por alcohol”, apuntó en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington el Dr. Stephen Duntley, profesor de neurología y director del Centro de Medicina del Sueño de la universidad. “Pero recientemente se ha hecho aparente que la interrupción y la privación de sueño prolongadas podrían realmente tener mucho que ver en los procesos patológicos que subyacen a las enfermedades. Esta conexión con la enfermedad de Alzheimer aún no se ha confirmado en humanos, pero podría ser muy importante”.

Los hallazgos fueron publicados en una edición avanzada en línea de la próxima edición impresa de la revista Archives of Neurology.

Según los investigadores, los niveles de proteína beta amiloidea parecen fluctuar.

“En las personas sanas, los niveles de beta amiloidea se reducen a su punto más bajo unas seis horas tras el sueño, y vuelven a su punto más alto seis horas tras el máximo de vigilia”, explicó en el comunicado de prensa el Dr. Randall Bateman, profesor asociado de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington, en San Luis.

“Observamos muchas conductas distintas, y las transiciones entre sueño y vigilia fueron los únicos fenómenos que se correlacionaron firmemente con el aumento y la reducción de la beta amiloidea en el líquido cefalorraquídeo”, añadió.

Bateman y colegas también hallaron que este patrón era más prevalente en las personas saludables y jóvenes, y menos pronunciado en adultos mayores que sufrían de periodos de sueño más corto o con más interrupciones.

Sugirieron que el motivo de esto podría ser que la actividad baja del cerebro durante el sueño permite al cuerpo eliminar la beta amiloidea a través del líquido cefalorraquídeo.

Los niveles de beta amiloidea en los adultos mayores con Alzheimer parecen ser constantes, lo que sugiere una posible relación entre la falta de sueño y las probabilidades de una persona de desarrollar la enfermedad, según el equipo.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores dividieron a los participantes del estudio en tres grupos:

  • Personas a partir de los 60 que obtuvieron resultados positivos en pruebas para la presencia de placas de beta amiloidea en el cerebro.
  • Personas a partir de los 60 que no tenían placas de beta amiloidea.
  • Personas sanas entre los 18 y los 60 años de edad.

Usando punción lumbar, los investigadores monitorizaron los niveles de beta amiloidea en el líquido cefalorraquídeo de los participantes cada cuatro horas durante hasta 36 horas. En ese tiempo, también grabaron las actividades de los participantes y monitorizaron su actividad cerebral.

En el grupo con placas en el cerebro, los niveles de beta amiloidea permanecieron casi constantes. Sin embargo, en los otros dos grupos los niveles aumentaron y se redujeron con regularidad en ondas transversales (en forma de serpiente). Los puntos altos y bajos de este patrón eran mucho más obvios en los pacientes más jóvenes, y más planos en las personas mayores.

Aunque las actividades de los participantes no tuvieron un impacto sobre los cambios en los niveles de la beta amiloidea, los picos en su sueño y vigilia ocurrieron constantemente antes de los picos y descensos en los niveles de beta amiloidea.

Los autores del estudio dijeron que se necesita más investigación para explorar cómo los problemas de sueño en las personas jóvenes afectan la fluctuación normal en la beta amiloidea cefalorraquídea, y cómo los medios para regular el sueño podrían ayudar a mantener este patrón parecido a una onda.

“Sigue siendo especulativo, pero hay indicaciones interesantes de que un mejor sueño podría ser útil para reducir el riesgo de Alzheimer”, concluyó Duntley. “Sabemos a partir de varios estudios que el ejercicio mejora el sueño, y la investigación también ha mostrado que el ejercicio se asocia con un menor riesgo de Alzheimer. Quizás el sueño sea un vínculo mediante el cual ese efecto ocurre”.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

El ejercicio ayuda a prevenir el Alzheimer

Investigadores de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo Olavide en España, han subrayado que el ejercicio físico tiene un efecto indirecto en el proceso de formación de neuronas en el cerebro adulto, según los resultados de un estudio publicado en la revista ‘Plos One’, por lo que ponen en valor esta actividad para prevenir el Alzheimer.

Este proceso de formación de neuronas, denominado neurogénesis “se ve favorecido gracias al entrenamiento en edades tempranas”, explica el director de la División de Neurociencias y Catedrático de Fisiología de la Olavide, José María Delgado.

Por el contrario, afirma que cuando el individuo es adulto, “ni el entrenamiento, ni el aprendizaje afectan a la formación de nuevas neuronas”.

Según sugiere otro estudio, el ejercicio físico y las tareas mentales, realizadas en ratones modelo de Alzheimer, facilitan el proceso de aprendizaje y memoria retrasando el desarrollo de la enfermedad.

El investigador indica que “a pesar de que no es posible frenar el desarrollo de la enfermedad, la práctica de ejercicio puede disminuir la intensidad de los síntomas, ralentizando el avance de pérdida de memoria”. Así, indica que alteraciones cognitivas propias del Alzheimer como la pérdida de memoria, ansiedad, depresión, falta de motivación y apatía, pueden verse atenuadas gracias al efecto neuroprotector que produce la práctica de ejercicio físico.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas