From the category archives:

Masculina

Claves nutricionales para prevenir y reducir la obesidad en los hombres

El sobrepeso puede estar atentando contra la salud de la población masculina

elnuevodia.com

¿Por qué la obesidad masculina se sigue viendo como “un mal menor” y se presenta con eufemismos exculpatorios, como “barriguita cervecera” o “la curva de la felicidad”, que le ayudan a gozar de un mayor grado de aceptación social?

¿Por qué la obesidad del varón se acepta como algo normal y se justifica porque “es sabido” que ellos beben más alcohol, frecuentan restaurantes por motivos de trabajo, comen durante las reuniones, hacen vida social en bares y apenas hacen dieta?

Rubén Bravo, portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) y experto en nutrición y gastronomía, no ofrece una respuesta para estos interrogantes, pero tiene claro que “quitar importancia a un problema de salud, no hace que se resuelva por sí solo”.

“El número de hombres que visita nuestras consultas en busca de solución a su estado de obesidad es significativamente menor (21%) que el de mujeres (79%)”, explica el experto de este instituto.

“Pero entre 1975 y 2014 el número de hombres obesos se ha triplicado, y la cantidad de mujeres obesas solo se ha duplicado”, señala Bravo en referencia a un estudio publicado en 2016, coordinado por el Imperial College de Londres y que involucró a 20 millones de hombres y mujeres adultos de 186 países.

“Al analizar los datos estadísticos podemos corroborar que la obesidad masculina aumenta a un ritmo superior a la femenina en todo el mundo de manera general y que cada vez son más los hombres con altos niveles de grasa corporal y, por tanto, en riesgo de padecer todas las enfermedades que esto conlleva”, confirma Carmen Escalada, nutricionista clínica del IMEO.

Ellos engordan diferente

La naturaleza del sobrepeso se muestra de forma diferente entre ambos sexos, según los especialistas.

En los hombres empieza a desarrollarse a partir de los 35 años, acompañado por un cambio hormonal conocido como “hipogonadismo” relacionado con la disminución de testosterona, mientras que en mujeres el golpe importante suele darse a partir de la menopausia, entre los 48 y los 52 años, según el instituto IMEO.

“El aumento de peso en hombres se caracteriza principalmente por la acumulación de tejido graso a nivel abdominal, lo que se denomina obesidad de tipo androide”, explica Estefanía Ramo, nutricionista de ese instituto.

Esta grasa acumulada en “la barriguita” de los hombres, es la grasa visceral (aquella que envuelve los órganos vitales), es la más peligrosa para la salud y la que va a dar lugar al Síndrome Metabólico (SM), asociado a una mayor prevalencia de patologías crónicas.

Algunas de las patologías asociadas al SM y que limitan las expectativas y calidad de vida de la persona son: la hipertensión arterial, la diabetes mellitus tipo 2 e insulinoresistencia, el hígado graso, la cardiopatía coronaria, el cáncer, y las enfermedades respiratorias y osteoarticulares, según los expertos de IMEO.

Para mantener la línea

Existen cinco claves nutricionales encaminadas a controlar la obesidad y prevenir el síndrome metabólico en los hombres, cuyo patrón alimentario tiende a incluir carnes, arroz, pasta, pan o alcohol, así como “comida rápida”, snacks, platos listos para calentar y productos animales reconstruidos.  La nutricionista Estefanía Ramo explica cada una de estas reglas que debes seguir en tu vida diaria.

1. Aumenta los alimentos de origen vegetal y la fibra soluble (frutas, verduras, legumbres, avena) que ayudan a disminuir el colesterol.

2. Asegura el aporte de calcio, vitamina D, vitamina K y magnesio, para mejorar la salud ósea, aumentando el consumo de lácteos no enteros, pescados azules, verduras de hojas verdes o alimentos enriquecidos.

3. Recuerda los alimentos proteicos, dando prioridad a la proteína vegetal (legumbres, cereales, frutos secos) y a las carnes que sean magras, sin grasa.

4. Reduce o modera el consumo de alimentos grasos, sobre todo de grasas saturadas (que inciden en el riesgo cardiovascular) y aumenta el consumo de grasas poliinsaturadas, como los omega 3, que ayudan a prevenir las dolencias cardiovasculares y que se encuentran presentes en pescados azules, aceites vegetales, nueces y semillas.

5. Haz ejercicio físico. Esto es muy importante porque reduce la pérdida de músculo, aumenta el gasto calórico y fortalece los huesos, a la vez que mejora la salud cardiovascular, la presión arterial, resistencia aeróbica, autoestima y niveles de estrés, entre otros.

Opciones saludables

Consultadas sobre algunas situaciones concretas y cotidianas en las que los hombres pueden tomar medidas para prevenir el sobrepeso, las nutricionistas Carmen Escalada y Estefanía Ramo, sugieren lo siguiente:

En lugar de consumir productos ultraprocesados como pizzas, “nuggets”, salchichas o repostería procesada, es preferible comprar la mayor variedad posible de productos frescos, para reducir el consumo de grasas poco saludables, azúcares y sal, acudiendo a los mercados tradicionales.

En vez de beber refrescos, azucarados o edulcorados, o zumos cuando tenga sed, opta por agua o infusiones que, además de hidratarnos, también hacen que reduzcamos considerablemente nuestro consumo de azúcar.

No disfrutes de deportes solo a través del televisor o las gradas de un estadio, mejor practícalos, teniendo en cuenta que su variedad es inmensa: interiores o al aire libre, individuales o en equipo, de más o menos intensidad o impacto.

No te muevas siempre en carro por el hecho de ser más cómodo y rápido, pues de vez en cuando conviene desplazarse a pie o en bicicleta en las distancias más cortas, lo cual nos ayuda a mantener la línea y a apreciar la diferencia entre una vida activa y una sedentaria.

Deja la costumbre de saltar comidas y pasar muchas horas sin comer y comienza a consumir meriendas para que al comer no tengas tanta sensación de hambre ni estés ansioso. Ingiere menos cantidad y elige opciones más beneficiosas.

En lugar de comer papas fritas o galletas saladas, prepárate aperitivos saludables como unos “crudités” (hortalizas crudas cortadas en forma de bastón) de verduras, con salsa de yogur y especias.

{ Comments on this entry are closed }

 

Crean un anticonceptivo inyectable para hombres

Este prometedor método es seguro y reversible.

muyinteresante.es

Mientras que las mujeres tienen varias opciones para la anticoncepción de larga duración (DIU, pastillas anticonceptivas, anillo, parches…) los hombres, por el contrario, tienen una selección más que limitada para ellos. La vasectomía es actualmente el único método de acción prolongada eficaz disponible para los hombres, pero un nuevo gel inyectable podría cambiar las tornas.

Así, un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago (EE.UU.) ha publicado las conclusiones de un estudio que demuestra la eficacia en conejos de un prometedor anticonceptivo masculino inyectable.

La vasectomía a pesar de ser considerada reversible, no lo es en la práctica, puesto que es un procedimiento caro, complicado y con posibilidad de no poder restablecer la fertilidad masculina. La demanda de opciones anticonceptivas masculinas es palpable y necesaria, por lo que la posibilidad de administrar un inyectable seguro, duradero y reversible, lo convierten en una opción muy viable en todos los sentidos.

Experimento con conejos

Los científicos inyectaron el gel bautizado como “Vasalgel” (un compuesto de ácido o anhídrido estireno maleico disuelto en dimetilsulfóxido) en un ensayo con 12 conejos, con unos resultados exitosos. De los 12 conejos, 11 de ellos presentaron azoospermia (inexistencia de espermatozoides en el semen) tras la inyección y no comenzaron a tener espermatozoides en su semen hasta 29 días después. Además, el efecto anticonceptivo se mantuvo durante los 12 meses que duró el estudio.

¿Es viable para humanos?

Gracias a estos resultados tan positivos, los científicos informan que a finales de 2016 arrancará el primer ensayo clínico en hombres gracias a la Fundación Parsemus, entidad sin ánimo de lucro con sede en Berkeley (EE.UU.).

Teniendo en cuenta que cada año se producen unos 85 millones de embarazos no deseados en todo el mundo (y la mitad acaban en aborto), esta nueva opción anticonceptiva para hombres tendría importantes implicaciones para la salud pública y el bienestar social.

{ Comments on this entry are closed }

.

Menopausia masculina, un problema que afecta más que el ego

Disminución del deseo, disfunción eréctil y falta de energía son las principales características; La andropausia es un síndrome que afecta a partir de los 40 años en adelante

Cuando los hombres comienzan a llegar a una edad madura, al igual que las mujeres, también tienen sufren su propio “climaterio” con cambios hormonales que alteran su vida física, emocional y sobre todo sexual.

La andropausia es un síndrome que está definido por un conjunto de síntomas, que los afectan a partir de los 40 años en adelante, causando estragos directamente a su virilidad, por la baja del deseo sexual y la disfunción eréctil. Pero no es solo eso.

“También se reduce su capacidad física, andan más cansados y con menos energía. Se nota una pérdida de masa muscular y en algunos casos, de la densidad ósea, aunque esto último debe confirmarse a través de un examen clínico”, explica el doctor Pedro Acuña, urólogo de la Clínica Ciudad del Mar.

Agrega que se le asocian, además, trastornos metabólicos, en cuanto a que habría un aumento del azúcar en la sangre y de lípidos, por lo cual subirían de peso. Incluso se dice que tienen mayor dificultad para concentrarse. Es que la “menopausia masculina”, es igual de intensa que la menopausia que viven las mujeres.

Según cifras que entrega Vidaintegra, la patología aqueja al sexo masculino, entre los 40 y los 59 años a un 12% de los varones; entre los 60 y los 70 años a un 20%, y en los mayores de 70, puede llegar hasta un 30%. Sin embargo, independiente de la edad, en hombres con diabetes u obesidad mórbida los índices se elevan hasta un 30%.

No confundir

Aunque los porcentajes son bajos. Los varones no deberían hacerse los lesos ni creer que el envejecimiento no los afecta. Al contrario, es de suma importancia conocer los síntomas para frenar la patología, mantener la calidad de vida y no confundir con un cuadro de estrés o que el “viejo” está mañoso por que sí. Más aún, cuando la edad no siempre refleja la condición anímica de una persona.

Porque, no por llegar a una edad madura significa que el garbo se pierde y que el guapo seductor se vaya para la casa, porque engordó, está enfermo y más encima perdió la libido.

Como sea, todos los hombres son distintos.

“La mayoría no consulta porque asocia los síntomas al envejecimiento normal”, comenta el doctor Marcelo Marconi, urólogo de Vidaintegra. Es más, dice que muchas veces son las mujeres las que le piden a sus parejas que consulten, porque lo primero que se ve afectado con la andropausia es el deseo sexual y el mal genio.

Las causas

Pedro Acuña señala que la “menopausia masculina” es un tema que está de moda pero que siempre ha existido. “Lo que pasa es que ahora es más común creo por el tipo de vida que se lleva, la alimentación y porque el diagnóstico es más preciso por los exámenes exactos que se realizan, ya que también es posible encontrar casos de andropausia precoz”.

Cuando se incluye en los síntomas conocidos alteraciones de sueño, ganas de llorar, irritabilidad, manos y pies fríos y dificultad para concentrarse, está claro lo que sucede: Andropausia.

“Si uno tiene esta asociación de síntomas hay que pedir exámenes de sangre para medir la testosterona, que es la hormona que se encarga de los caracteres sexuales secundarios, del deseo y la masa muscular”, define Acuña.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

.

Consultar a tiempo es clave para sobrellevar la andropausia

Un especialista explica los síntomas del descenso en los niveles de testosterona

Por diferentes motivos y por la propia ambivalencia de los síntomas, la andropausia -la versión masculina de la menopausia- suele pasar inadvertida. Los cambios fisiológicos y psicológicos en los hombres mayores se atribuyen, en un gran porcentaje de casos, a la propia edad. En una entrevista concedida a NA, Uriel Pragier, médico especialista en endocrinología y sexólogo clínico del Consultorio de Endocrinología y Metabolismo Dr. Eduardo Faure & Equipo, echó luces para desentrañar los mitos y verdades de este estado.

“A medida que pasan los años todos los hombres presentan una declinación progresiva en el nivel de testosterona, pero esta caída es muy gradual y puede comenzar en la quinta década o más adelante. La velocidad de esa caída es variable en cada uno y es por eso que se puede encontrar a hombres de 80 años que tienen valores aceptables de hormona masculina, mientras que otros de 50 tienen niveles muy bajos”, explicó el especialista.

El nivel de reconocimiento de los síntomas por parte del hombre está vinculado con la velocidad con la que se da el proceso y el valor hormonal del cual se parte. Muchos hombres perciben cosas y las minimizan, aprendiendo a convivir con los síntomas, o los atribuyen a la edad, a ciertas enfermedades o medicamentos, generando un retraso en la primera consulta.

“Los síntomas pueden ser muy variables pero en general se trata de pérdida de fuerza y masa muscular, debilidad, osteoporosis, irritabilidad, disfunción sexual, pérdida de la libido, sofocos, anemia y cambios metabólicos en el peso, presión arterial, glucemia, colesterol y triglicéridos”, señaló el médico. Apuntó que hay cambios en la esfera sexual que no se deben necesariamente a la caída de testosterona, sino a la edad o a aspectos sexológicos. “A su vez, otros síntomas que podrían atribuirse a la andropausia pueden estar relacionados con otras enfermedades”, añadió el urólogo. Advirtió además que la consulta a tiempo consigue dar respuesta a los síntomas con importantes beneficios para el paciente y su vida sexual.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

.

Las comidas grasas podrían dañar el esperma de los hombres, sugiere una investigación

Un pequeño estudio halló unas concentraciones y conteos espermáticos más bajos en los hombres que consumían una dieta rica en grasa

¿Podrían los alimentos grasos que un hombre come dañar su fertilidad? Eso afirma un estudio reciente que halla que consumir comidas ricas en grasa reduce los niveles de esperma de un hombre.

El estudio fue pequeño, ya que incluyó a apenas 99 hombres estadounidenses que se dividieron en tres grupos según su consumo total de grasa.

Los que tenían la mayor ingesta diaria de grasa mostraban un conteo espermático total 43 por ciento más bajo, y una concentración espermática total 38 por ciento más baja, que los que consumían la menor cantidad de grasa, según un estudio que aparece en la edición en línea del 14 de marzo de la revista Human Reproduction.

“Aunque este estudio se ve limitado por el número de pacientes evaluados, sí creo que nos dice algo importante y nos recuerda que la fertilidad masculina es delicada, y que puede verse fácilmente influida por las mismas cosas que influyen a la salud general”, señaló el Dr. Joseph Alukal, director de salud reproductiva masculina del Centro Médico Langone de la NYU y profesor asistente de la Facultad de Medicina de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

“Es otra evidencia firme que nos recuerda que intervenciones de salud sencillas como la dieta y el ejercicio pueden ser beneficiosas respecto a la mejora de los conteos espermáticos y tener un hijo”, añadió Alukal, quien no participó en el estudio.

El conteo espermático total se refiere al número total de espermatozoides en la eyaculación, mientras que la concentración espermática es el número de espermatozoides en una cantidad dada de semen.

La Organización Mundial de la Salud define un conteo espermático total normal como al menos 39 millones de espermatozoides por eyaculación, y una concentración espermática normal como al menos 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen.

Las grasas saturadas parecieron ser el factor más importante relacionado con la calidad de semen en el estudio. Los hombres que consumían la mayor cantidad de grasas saturadas tenían un conteo espermático total 35 por ciento más bajo, y una concentración espermática 38 por ciento más baja, que los que comían la menor cantidad de grasa saturada, hallaron los investigadores.

La autora del estudio Jill Attaman concurrió en que los hallazgos subrayan la importancia de una dieta sana. “La magnitud de la asociación es bastante dramática y provee más respaldo a los esfuerzos de salud por limitar el consumo de grasa saturada, dada su relación con otros resultados de salud, como la enfermedad cardiovascular”, señaló en un comunicado de prensa de la revista.

El estudio también halló que los hombres que consumían la mayor cantidad de ácidos grasos omega 3 (el tipo que se halla en ciertos aceites de pescado) tenían alrededor de dos por ciento más espermatozoides que estaban correctamente formados que los que tenían la menor ingesta de omega 3.

Los investigadores señalaron que 71 por ciento de los hombres del estudio tenían sobrepeso o eran obesos, lo que se acerca a la tasa de 74 por ciento de los hombres de la población general de EE. UU.

Alukal enfatizó que se necesita más investigación para confirmar los hallazgos del pequeño estudio. “Ciertamente, más trabajos en estas líneas que observen a mayores números de pacientes por un periodo más largo resultarían muy útiles”, aseguró. El estudio también es de naturaleza observacional, y no puede probar causalidad.

Cuando llevó a cabo la investigación, Attaman era becaria clínica y de investigación en endocrinología reproductiva e infertilidad del Hospital General de Massachusetts y profesora de obstetricia, ginecología y biología reproductiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. Actualmente, es profesora asistente de obstetricia y ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Dartmouth, y subespecialista en endocrinología e infertilidad del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Cuál será mi función eréctil tras el cáncer de próstata?

  • Las personas impotentes antes del tumor seguirán padeciendo la disfunción
  • Los pacientes jóvenes sin factores de riesgo no tendrán problemas de erección.

Una de las cosas que más preocupa a los hombres que se someten a tratamientos para el cáncer de próstata es saber primero si se curarán, pero inmediatamente después si su función sexual va a permanecer intacta una vez superada la enfermedad.

Científicos del Centro Médico Beth Israel Deaconess y de la Universidad de Harvard (ambos en EEUU), dirigidos por Mehrad Alemozaffar, acaban de desarrollar un modelo que permite predecir si un varón tendrá o no disfunción eréctil a los dos años de haber recibido tratamiento para su tumor.

El trabajo, publicado en el último ‘JAMA’, sostiene que haber recibido tratamientos para la disfunción eréctil, la edad, los niveles de PSA (antígeno prostático específico), la raza, el índice de masa corporal y el tratamiento del tumor están relacionados con la función eréctil a los dos años de someterse a una prostactectomía, radioterapia o braquiterapia.

Para llegar a esta conclusión los científicos contaron la participación de 1.201 varones incluidos en la investigación Cáncer de Próstata y Satisfacción con el Tratamiento y el impacto en la calidad de vida (PROSTQA, sus siglas en inglés).

En todos ellos se analizaron sus características personales y se averiguó si habían tenido que recurrir a terapia para la disfunción eréctil antes de desarrollar el tumor prostático, así como su función sexual a los 24 meses de pasar por tratamiento. Los datos obtenidos fueron utilizados para desarrollar modelos de predicción de la función eréctil que fueron validados externamente entre 1.913 pacientes.

Los investigadores encontraron que 177 de los 511 (35%) de los pacientes que se sometieron a una prostatectomía reconoció lograr la erección adecuada para el coito, una cifra que fue del 37% en los que recibieron radioterapia como primer tratamiento y de un 43% de los que se sometieron a braquiterapia, una técnica oncológica que se desarrolla en el quirófano y que consiste en la colocación de unas semillas radioactivas de yodo-125 en la próstata.

Según el tratamiento

Para Jesús Moreno, del Servicio de Urología del Hospital Clínico de Madrid, las cifras que presenta el trabajo, “no resultan una sorpresa. Se trata de un estudio epidemiológico, pero bien hecho, que constata lo que ya sabíamos. De hecho, tal y como reflejan los resultados, el 65% de los que se someten a una prostatectomía radical, que es el tratamiento por excelencia del cáncer prostático, tendrá problemas de erección con el tiempo, al igual que un 63% de los que pasan por radioterapia”.

Las cifras disminuyen en el caso de la braquiterapia, “por ser un tratamiento más selectivo”, reconoce el experto. Admite, además, que los pacientes lo “primero que quieren es curarse del cáncer y luego, con el tiempo, les preocupa las pérdidas de orina y la impotencia. No obstante, los resultados a largo plazo de la cirugía de próstata dependen también del tipo de técnica se emplee. La cirugía robótica laparoscópica, como la que nosotros realizamos en el hospital gracias al robot Da Vinci, permite que los haces nerviosos que se encargan de la función sexual se conserven, lo que reduce notablemente las posibilidades de impotencia. El problema es que este tipo de cirugía está disponible en muy pocos centros públicos”.

El estudio pone en evidencia que ser más joven, no haber seguido un tratamiento previo para la impotencia, tener niveles bajos de PSA, no padecer enfermedades crónicas (diabetes, enfermedad vascular periférica u obesidad) predicen una buena función eréctil tras la terapia del cáncer de próstata.

Los científicos argumentan que la validación de este modelo predictivo con la muestra de pacientes anteriormente descrita permite sugerir que “los hallazgos pueden generalizarse y pueden servir para que pacientes y médicos establezcan unas expectativas personalizadas sobre la función eréctil en los años posteriores al tratamiento”.

Para Michael Barry, del Hospital General de Massachusetts en Boston, que la “mejor forma de ayudar a los pacientes es informándoles de todas las opciones e invitarlos a participar en la toma de decisiones”

El urólogo madrileño insiste en que los factores de riesgo previos al cáncer van “a determinar claramente si después del tratamiento se van a tener problemas de erección, no hay que olvidar que la disfunción eréctil en muchas ocasiones es un síntoma que enmascara otras patologías, como la cardiaca. Lo mismo sucede con el estadio del tumor. No es lo mismo tener un cáncer en estadio inicial que avanzado”.

Apunta, no obstante, que hoy en día “hay muchos tratamientos para tratar la impotencia que están funcionando, aunque el más recetado son las pastillas”.

{ Comments on this entry are closed }

 

Los hombres que toman estatinas quizá hagan menos ejercicio

El mayor declive en la actividad se observó entre los que apenas empezaban a tomar los medicamentos, halla un estudio

Los hombres mayores que toman los medicamentos para reducir el colesterol conocidos como estatinas parecen ser ligeramente menos activos que los que no los toman, sugiere un estudio reciente.

Los usuarios de estatinas registraron unos 40 minutos menos de actividad moderada cada semana en comparación con los no usuarios, según el estudio. Esos hallazgos confirman los de estudios anteriores que encontraron una asociación entre una reducción en la actividad y el uso de estatinas como Lipitor, Pravachol, Crestor, Zocor, Lescol y Vytorin, según la información de respaldo del estudio.

Pero las conclusiones del estudio no significan que las personas deban abandonar sus fármacos reductores del colesterol.

“Las estatinas son extremadamente útiles para las personas que las necesitan”, enfatizó el autor líder del estudio, David Lee, profesor asistente del departamento de práctica farmacéutica de la Universidad Estatal de Oregón y del Colegio de Farmacia de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland. “Realmente han cambiado el panorama de la salud cardiovascular en los últimos 20 años”.

“Pero lo que quiero que la gente tenga en cuenta es que pueden tener algunos efectos adversos sobre los músculos que podrían llevar a una reducción del ejercicio”, continuó Lee. “Porque quizá al estar conscientes del problema podamos animar a los pacientes a en realidad hacer un esfuerzo para mantener sus hábitos de ejercicio. Porque el ejercicio es realmente muy importante, tanto para mantener la salud en general como para mantener la capacidad de ser independiente a medida que envejecemos”.

Lee y sus colaboradores reportan sus hallazgos en la edición en línea del 9 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

Las estatinas se consideran en general como una forma segura de reducir los niveles malos de colesterol y el riesgo de acumulación de placa en los vasos sanguíneos y la enfermedad cardiaca subsiguiente, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. Los efectos secundarios podrían incluir dolor muscular, fatiga y debilidad, según el estudio.

Para explorar cómo las estatinas afectan la actividad física en los hombres mayores, los autores del estudio analizaron datos sobre más de 3,000 hombres a partir de los 65 años de edad reclutados entre 2000 y 2002.

La edad promedio era de 73 años. Todos los hombres podían caminar por su cuenta y vivían independientemente.

Alrededor de una cuarta parte ya tomaban estatinas cuando se inició el estudio, mientras que más o menos otra cuarta parte comenzaron a usar estatinas en algún momento durante el periodo de seguimiento de siete años. Alrededor de la mitad nunca tomaron estatinas.

Todos los participantes ofrecieron detalles sobre sus rutinas de actividad física al inicio del estudio, y de nuevo dos veces más durante los años. Además, en el momento de su tercer y último informe, todos pasaron una semana usando un dispositivo que monitoriza la actividad, conocido como un acelerómetro, para rastrear los niveles de actividad física moderados y vigorosos, además del tiempo que pasaban en sedentarismo.

El equipo halló que, según las respuestas a las encuestas, los niveles de actividad parecieron declinar ligeramente tanto entre los usuarios como entre los no usuarios de estatinas.

Pero los hombres que acababan de iniciar un régimen de estatinas durante el estudio experimentaron una tasa más rápida de declive en la actividad que los que nunca tomaron estatinas.

Además, incluso tras tomar en cuenta otros factores como los antecedentes de ataque cardiaco y/o accidente cerebrovascular, las lecturas de los acelerómetros revelaron que tanto los niveles de actividad moderada como de actividad vigorosa fueron mensurablemente más bajos entre los usuarios de estatinas.

Por ejemplo, los pacientes de estatinas realizaban cinco o más minutos menos de actividad moderada, y 0.6 minutos menos de actividad física, a diario. Al mismo tiempo, sus hábitos sedentarios aumentaron en casi ocho minutos al día, según el estudio.

“Pero no observamos la causa ni el motivo subyacente para la reducción del ejercicio”, reconoció Lee. “Pero la hipótesis central es que las personas que toman una estatina sí experimentan un aumento en el dolor muscular. En realidad es el efecto secundario más común. Y los estudios observacionales han mostrado que hasta el 20 por ciento de las personas que toman estatinas sufren de dolor muscular”.

“Al mismo tiempo, la debilidad y la fatiga también son efectos secundarios”, anotó. “Y también podrían formar parte del problema. Podría tratarse de una combinación de sentir algo de dolor, sentirse un poco más cansado y sentirse un poco más débil. Todo eso en conjunto podría ser el motivo de que los pacientes simplemente no estén dispuestos a realizar tanto ejercicio. Quizá también otras personas que toman estatinas creen que ya no necesitan hacer ejercicio. Pero para ser honestos, realmente no creo que ese sea el factor más importante. Creo que tiene más que ver con los efectos secundarios”.

En un editorial que acompañó al estudio de Lee, la Dra. Beatrice Alexandra Golomb, profesora de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego en La Jolla, dijo que el impacto potencial de las estatinas sobre los patrones de ejercicio es algo que “tanto médicos como pacientes deben plantear en la conversación cuando se evalúen cómo estos fármacos podrían afectar la calidad de vida en general del paciente”.

“La reducción podría parecer pequeña en un solo día”, anotó. “Pero con el tiempo realmente se acumula, sobre todo dado que la mayoría de personas ya no hacen la cantidad de ejercicio que necesitan. Sabemos que el ejercicio tiene beneficios profundos para las personas en casi todos los aspectos de la salud, sobre todo en la edad avanzada”.

“Esto no quiere decir que las personas que claramente ameritan la terapia con estatinas no deban tomarla”, enfatizó Golomb. “Para muchas, los beneficios superarán estos tipos de consideraciones. Pero hay personas en los márgenes para quienes este impacto del medicamento sobre el ejercicio es un tema que vale la pena hablar”.

{ Comments on this entry are closed }

 

Infertilidad masculina aumenta en últimas décadas

Los crecientes problemas que experimentan muchas parejas para concebir un hijo parecen empeorar frente a una reducción en la fertilidad masculina, y esta situación contribuye a la baja tasa de nacimientos que se observa en muchos países, concluyó una nueva investigación.

“El fuerte impacto de la salud reproductiva de los hombres en la fertilidad de una pareja suele ser pasado por alto. Las mujeres postergan su maternidad y por eso su fertilidad se ve reducida, y ahora observamos que el esperma de baja calidad parece dificultar aún más las posibilidades de concebir”, dijo Niels Skakkebæk, de la Universidad de Copenhagen (Dinamarca). uno de los autores.

LA INFERTILIDAD

Una pareja tiene problemas de fertilidad cuando no logra el embarazo tras un año de mantener relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos. Esta dificultad para concebir puede deberse a problemas en la mujer, en el hombre o en ambos, y estas complicaciones pueden ser de índole física o psicológica.

Actualmente más del 10% de las parejas sufren de infertilidad, por lo cual continua aumentando la demanda de las diversas técnicas de reproducción asistida.

UN PROBLEMA RECIENTE

Los autores explicaron que el conteo de esperma, que indica la concentración de espermatozoides en el semen de un hombre, cayó fuertemente en los últimos 50 años. Actualmente, el semen de uno de cada cinco caballeros de 18 a 25 años es de una calidad menor a la adecuada.

A su vez, el nivel de la hormona testosterona está bajando y por ese motivo se observa un creciente número de cáncer de testículos y ciertas anormalidades que afectan a la fertilidad.

OTROS FACTORES NEGATIVOS

Por otro lado, ciertos factores del estilo de vida como la obesidad y el fumar también afectan la calidad del semen. A su vez, cuando una mujer embarazada fuma la fertilidad de su bebé corre el riesgo de verse afectada cuando crezca y se transforme en un adulto.

“Necesitamos una estrategia de investigación para lidiar con el pobre estado de la salud reproductiva masculina. Este problema creció tanto en tan solo unas décadas que podemos inferir que se debe a factores ambientales y de estilo de vida más que a cuestiones genéticas. Por lo tanto, es prevenible si se identifican las causas”, concluyó Skakkebæk.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

El interés de los hombres por la cirugía estética ha aumentado

La preocupación por la imagen no es exclusiva de las mujeres. Los hombres se interesan cada vez mas de su apariencia.

economiaynegocios.cl

La cirugía estética ha sido tradicionalmente un área de la medicina dedicada a las mujeres. Sin embargo, los hombres han ido en forma creciente aumentando su interés por buscar tratamientos de estética. En décadas pasadas, someterse a una operación de este tipo era un privilegio reservado para mujeres con muchos recursos y que además lo realizaban en forma muy discreta y privada. En la actualidad, el acceso a información ha mejorado; la cirugía estética es un tema de conversación habitual y además existe una mayor cantidad de especialistas y centros que la realizan, convirtiéndola en una realidad tanto para mujeres como para hombres que buscan mejoría en su calidad de vida a través de verse y sentirse mejor.

Los más demandados por los varones

Hoy, la preocupación por la imagen no es exclusiva de las mujeres. Los hombres son cada vez más cuidadosos con su apariencia personal y por lo tanto buscan mejorar ciertos aspectos que le permiten sentirse a gusto con su cuerpo, con una renovación de su seguridad. Por otra parte, el hecho de que un hombre se someta a una intervención estética en la actualidad es ampliamente aceptado por la sociedad, no existiendo la estigmatización de antaño.

Los tipos de procedimientos varían según la edad de los pacientes. En jóvenes, un motivo de consulta frecuente son las alteraciones de la región pectoral, que pueden requerir manejo quirúrgico con liposucción en algunos casos. En este grupo etario, suelen además consultar por alteraciones estéticas de la nariz, en las que se plantea la rinoplastía después de los 18 años, una vez completado el desarrollo del esqueleto óseo.

Pacientes algo mayores buscan mejoría de la zona abdominal y papada, especialmente cuando el ejercicio y los cuidados con la alimentación no parecen ser suficientes. La liposucción localizada es muchas veces una buena alternativa para estos casos.

Finalmente, en pacientes de mayor edad, los párpados y la consulta por blefaroplastia son habituales, buscando refrescar una mirada algo cansada y buscar un aspecto más juvenil, lo que puede incluso motivar una consulta por un rejuvenecimiento facial a través de un lifting.

Me parece importante destacar que es fundamental para los pacientes informarse sobre la acreditación de los profesionales que realizan estos procedimientos. En este sentido, la entidad que agrupa a los especialistas acreditados en esta área es la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica y Reconstructiva, donde se puede verificar la membresía de su cirujano. Muchas de estas cirugías y procedimientos poco invasivos son aparentemente sencillos; sin embargo, se requiere una especialización y capacitación permanentes, ya que el manejo de las complicaciones es lo que hace la diferencia entre el tratamiento realizado por médicos formados y los que se dedican a esta área de la medicina sin ser especialistas.

Debe mantenerse la perspectiva de que la cirugía estética es una especialidad quirúrgica y, por lo tanto, no esta exenta de riesgos y complicaciones, por lo que el paciente tiene el derecho a conocer las competencias y calificaciones de su tratante.

{ Comments on this entry are closed }

 

Los buenos matrimonios tienen más beneficios para los hombres, aparte de para su corazón

Un estudio halló que los hombres que se casaban tenían unos huesos más fuertes, pero solo si daban el sí a mediados de la veintena o más tarde

El matrimonio podría ser bueno para la salud ósea de los hombres, pero solo si se casan cuando están a mediados de la veintena o después, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores analizaron datos de casi 300 hombres y unas 340 mujeres de distintos puntos de EE. UU., y hallaron que los hombres que se casaban por primera vez después de cumplir los 25 tenían unos huesos más fuertes que los hombres que se casaban antes.

También hallaron que los hombres en matrimonios o relaciones de convivencia estables que nunca se habían separado ni divorciado antes tenían una mayor fuerza ósea que los que habían pasado por el rompimiento de un matrimonio.

Los hombres en relaciones estables también tenían unos huesos más fuertes que los que nunca se habían casado, según el estudio, que aparece en una edición en línea de la revista Osteoporosis International.

No se hallaron vínculos similares entre la salud ósea y el matrimonio o la convivencia en las mujeres. Pero hubo evidencia de que las mujeres con unas parejas que las respaldaban tenían unos huesos más fuertes que aquellas cuyas parejas no las apreciaban, apuntaron los investigadores de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA).

Esta es la primera vez que el historial y la calidad del matrimonio se ha vinculado con la salud ósea, aseguró la autora principal del estudio, la Dra. Carolyn Crandall, profesora de medicina de la UCLA.

“Se sabe muy poco sobre la influencia de los factores sociales (aparte de los socioeconómicos) sobre la salud ósea”, comentó Crandall en un comunicado de prensa de la UCLA. “Una buena salud depende no solo de las conductas sanitarias, como mantener una dieta saludable y no fumar, sino también de otros aspectos sociales de la vida, como las historias vitales del matrimonio y la calidad de las relaciones”.

Casarse a una edad más temprana podría ser nocivo para la salud de los hombres debido al estrés de tener que mantener una familia tan pronto, plantearon los investigadores. Los que se casan jóvenes tienden a tener un nivel de educación más bajo y unos trabajos con un peor salario, apuntaron.

El próximo paso en esta área de investigación es precisar con exactitud la forma en que el matrimonio afecta a la salud ósea, comentó el equipo de la UCLA.

Aunque los investigadores hallaron una asociación entre el estado civil y la salud ósea, no probaron causalidad.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas