From the category archives:

Gastroenterologia – salud digestiva

Consejos para la gastritis moderada

elpaisonline.com.-Gustavo Márquez

El doctor Elías Vidaurre nos explica que la gastritis aguda se conoce como la inflamación en el estómago. Medicamentos como la aspirina y algunos medicamentos para el dolor dañan el ‘forro’ y las paredes del estómago por lo que a continuación te presentamos algunos paliativos que pueden ayudarte en caso de que no sea una afección grave.

Síntomas

Uno de los síntomas de la gastritis es no tener hambre, especialmente en el desayuno, tener náuseas y vómitos y en ocasiones sangre en el vómito o en las heces, sentir ardor en el estómago o también sentir dolor en el vientre y en la zona de las costillas. Sin embargo cuando no se trata de un caso grave, estos síntomas aparecen al menos una vez a la semana.

En caso de estar en etapa inicial la patología es posible evitar que se agrave, siguiendo unos simples consejos para la dieta. Uno de ellos es añadir dos cucharadas de miel de abeja en agua tibia y beberla todos los días con el estómago vacío, lo que hace que se disminuya la acidez del estómago y las paredes se curen naturalmente.

El aceite de oliva en una taza caliente o tibia de leche todos los días temprano en la mañana, también es un método muy efectivo, sin embargo todo dependerá del grado que haya alcanzado la gastritis, por lo que es necesario primero acudir a un médico en caso de que los dolores sean intensos.

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Qué hacer frente a un caso de gastritis aguda?

salud.com.ar

La mucosa gástrica es la principal afectada en los casos de gastritis, ésta es una membrana de células encargadas de proteger las paredes internas del estómago de los ácidos gástricos que se encargan de la digestión. Muchos síntomas de la gastritis suelen coincidir con la dispepsia (dolor, incomodidad o quemazón en la parte superior del abdomen), que aunque no son lo mismo, suelen presentarse similares.

Infecciones, como la Helicobacter pylori, las rutinas alimenticias, bebidas, alcohol, cigarrillo y hasta medicamentos pueden ser los causantes de gastritis, que se manifiesta de diferentes formas según el organismo, pero sus síntomas comunes pueden ser vómitos, diarrea, gases, dolores y malestar estomacal, quemazón, nauseas y hasta sangre en las heces o al vomitar.

La gastritis no puede ser sólo diagnosticada de manera clínica, es decir por el análisis de síntomas y el diálogo con el especialista, sino que para confirmación certera requiere estudios invasivos como la gastroscopía y la biopsia, motivo por el cual cuando los síntomas se repiten de manera periódica el especialista suele pedir la realización de los mismos.

Una vez confirmada los tratamientos son variados, suelen incluir antiácidos que alivien la sensación de quemazón y protejan la pared estomacal, así como también cambios de hábitos alimenticios y de vida, a la par que, si es necesario, modificación de medicamentos menos agresivos para la mucosa.

La gastritis puede ser agua, crónica o estar asociada a alguna enfermedad o causa particular por lo que sería considerado un caso especial de la afección. Su clasificación no es simple y requiere de un diagnóstico clínico, acompañado de estudios y el seguimiento de un profesional con experiencia.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

80 % de casos de gastritis surge por consumir agua cruda

Para que se desarrolle cáncer a partir de la bacteria que produce la gastritis, tienen que haber factores genéticos que lo desencadenen.

rpp.pe

El 80 % de los casos de gastritis que se registran en el país están originados por la presencia de la bacteria helicobacter pylori, que se contrae por la mala costumbre de consumir agua sin hervir.

El médico gastroenterólogo Mario Valdivia Roldán dijo que esa bacteria puede vivir por años en el estómago de una persona y poco a poco ir provocando la inflamación de ese órgano o sea la gastritis.

Explicó que, por más procesamiento de potabilización que se le haga al agua, siempre es necesario hervirla antes de beberla para eliminar cualquier elemento contaminante.

Puso especial énfasis en el cuidado que debe tenerse con el agua durante la época de verano, cuando se consume más líquido debido al calor.

¿Puede producir cáncer?

Esta molesta bacteria se instala precisamente en el píloro, la válvula que conecta el duodeno con el estómago (y de allí viene su nombre).

Luego va avanzando hacia el estómago, y después de haberlo copado, esta bacteria comienza a originar la gastritis.

El galeno del hospital Arzobispo Loayza, del Ministerio de Salud, aclaró que menos del 1 % de los casos de helicobacter pylori degenera en cáncer. Generalmente, dijo, para que desarrolle cáncer a partir de esta bacteria tienen que haber factores genéticos que lo desencadenen.

Por su experiencia como médico ha podido ver que la gente que se somete a pruebas para descartar la presencia del helicobacter pylori no lo hace por miedo a la bacteria sino a un posible cáncer.

“Hay otras toxinas que no tienen que ver con este microbio, que son más peligrosas y que pueden desencadenar en un cáncer si es que hay predisposición genética”, advirtió.

Los síntomas de ardor, digestión lenta, dolor, eructos y reflujo no indican un problema de salud específico sino que corresponden a diversas enfermedades acidopépticas, entre ellas la gastritis.

“Los chequeos preventivos son siempre importantes para evitar las complicaciones de salud del estómago”, remarcó finalmente.

{ Comments on this entry are closed }

 

Experto explica el vínculo entre las alergias y las inflamaciones del intestino

Pediatra colombiano señala que una buena alimentación hace desaparecer las alergias, casi como “por arte de magia”.

Relacionar un cuadro alérgico con una inflamación intestinal no es una situación común desde la perspectiva médica y menos a nivel de comunidad en general. No obstante, es una realidad de la que ha dado cuenta la medicina de biorregulación, también conocida como Homotoxicología, terapia de origen alemán con 75 años de antigüedad en todo el mundo.

Así lo destaca el doctor Medardo Rosales, pediatra colombiano y experto en la materia, quien es uno de los académicos que encabeza la formación de este tipo de tratamiento en Chile. “Las alergias en los niños generalmente empiezan en el intestino por distintos mecanismos, situación  que a menudo los médicos ignoran y los papás con mayor razón. Si el intestino se inflama, el resto del organismo puede no estar inflamado, pero de manera especial se inflamarán las vías respiratorias y las genitourinarias cuando se trata de una niña”.

Por qué sucede esto. Según explica, “porque el intestino tiene una relación con estas dos mucosas. Por lo tanto, si yo desinflamo este órgano con los medicamentos naturales y hago una dieta con una buena alimentación, las alergias se van como por arte de magia”.

Aunque puede parecer magia, no lo es, ya que se trata de una terapia con base científica que trata a los pacientes de manera integral, considerando los diversos factores que lo afectan y que determinan que el organismo se vaya intoxicando y produciendo inflamación. Para poder eliminar esas toxinas y regular los procesos inflamatorios, se utilizan una serie de medicamentos naturales que apoyan el tratamiento activando los mecanismos de defensa del propio cuerpo. Su efectividad está comprobada por la experiencia clínica y están prácticamente exentos de efectos secundarios gracias a que sus componentes son principalmente vegetales y minerales.

“La Homotoxicología es inocua, casi no tiene efectos colaterales. Tampoco está en contra de los mecanismos de funcionamiento orgánico, por el contrario, hace sinergia con ellos. Y el más importante de los aspectos es que cura la enfermedad, no es un paliativo, como encontramos en la medicina tradicional”, destaca el doctor Rosales.

En base a su experiencia, el doctor Rosales acaba de lanzar el libro Cura tú mismo la alergia de tu hijo, donde la alimentación es un punto esencial.  “Es muy importante porque si uno no tiene una buena alimentación los problemas seguirán. Tan sencillo como esto: Un niño con exceso de lácteos que a sus 18 meses todavía esté tomando 6 a 7 porciones de lácteos al día, es obvio que su intestino huele mal, tiene flatulencia, se afloja con facilidad, tiene reflujo, hipo, inapetencia, elimina alimentos sin digerir. Eso es inflamación intestinal”.

No obstante, aclara que la leche es un buen alimento y que no hay que satanizarla, sino que aprender a integrarla a la dieta.  “En este momento el intestino de los seres humanos está tan inflamado que lógicamente responde a mecanismos más inmunogénicos, es decir, los que estimulan al sistema inmune, uno de ellos: la leche. Entonces, estrictamente la leche no es un mal alimento, pero su efecto en el intestino se podría comparar con el ácaro para las vías respiratorias. Con el ácaro convivimos hace miles de años y antes nunca fue un enemigo del hombre y ahora lo es de los niños y la población en general. Por lo que podemos decir que el que cambió no fue el ácaro, él sigue igual, lo que cambió fueron nuestras mucosas, que al estar tan inflamadas están empezando a responder a las proteínas más inmunogénicas”.

Las razones de todo esto el doctor se las atribuye a que hemos tenido en los últimos tiempos un cambio de medio ambiente importante. Vivimos en un contexto mucho más contaminado y por ende agresivo, señala. “Lo que está respirando el hombre hoy y lo que está comiendo definitivamente no es saludable y es eso lo que le está dando a sus hijos, comidas sin ningún valor biológico, jugos sin nutrientes, comida rápida, embutidos, golosinas y exceso de lácteos. Lo cual va a inflamar el intestino y todo el organismo, por lo que se generan las alergias”.

¿Y de qué manera un padre podría revertir esta situación? Según este pediatra, lo básico es que el papá y la mamá estén informados sobre estos temas para que así puedan prevenir la alergia de sus hijos. “Porque la alergia no se cura con gotitas. Eso es un mal pensamiento. Hay que arreglar un contexto importante que tienen que saber los padres y los médicos”, concluye.

 

 

{ Comments on this entry are closed }

 

La esofagitis eosinofílica, una alergia alimentaria que provoca dificultad para tragar

  • Es una inflamación crónica de la pared del esófago causada por los eosinófilos.
  • Produce atragantamientos, vómitos, tos o dolor en el pecho.
  • La leche, el trigo, el huevo, las legumbres o el arroz pueden causarla.

La esofagitis eosinofílica es una alergia alimentaria de reciente descripción que cada vez afecta a más personas, tanto a niños como a adultos, y que tiene un difícil abordaje, según ha asegurado el responsable del servicio de Aparato Digestivo del Hospital General de Tomelloso (Ciudad Real) y experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), Alfredo J. Lucendo Villarín.

Se trata de una inflamación crónica de la pared del esófago provocada por un tipo específico de leucocitos, llamados eosinófilos, que producen dificultad para tragar, atragantamiento con alimentos, vómitos, reflujo gastresofágico, tos o dolor en el pecho. Además, en los niños pequeños puede provocar trastornos del sueño, rechazo a los alimentos y un “importante” retraso en el crecimiento.

A pesar de que su prevalencia no es muy alta —afecta a 23.500 personas en España, 53 niños por cada 100.000 y a 44 adultos por cada 100.000—, los expertos pronostican un aumento de los casos debido a que se trata de una enfermedad conocida hace apenas 20 años. De hecho, y como consecuencia de su “corta vida”, no existen tratamientos específicos para tratarla y hay un retraso de hasta 4 años en los adultos y de dos años en los niños en su diagnóstico.

“Hasta hace 20 años esta enfermedad era desconocida y la diversidad de sus síntomas, que además pueden variar de un individuo a otro, ha hecho que durante años las personas con esofagitis eosinofílica se las tratara erróneamente como pacientes con problemas de reflujo gastroesofágico. Ahora, empezamos a conocerla y sabemos que el número de casos va en aumento, como ocurre con todas las alergias, incluidas las alimenticias, en los países desarrollados”, ha señalado.

En este sentido, el experto ha explicado que existe una relación “muy clara” entre la prevalencia de la enfermedad y el nivel socioeconómico de los países, siendo África una de las regiones en las que no se han dado ningún caso de esofagitis eosinofílica. Esto se debe, según ha recordado, a que en las regiones más desarrolladas hay una excesiva higiene en el ambiente que provoca que durante las primeras etapas de desarrollo el sistema inmune eduque de manera correcta a sus linfocitos para reconocer lo que le es propio, ajeno o peligroso.

Sin un tratamiento determinado

Dicho esto, Lucendo Villarín ha informado de que los alimentos que más la suelen producir son la leche, el trigo, el huevo, las legumbres o el arroz aunque, no obstante, no existe ningún patrón común para todos los pacientes. Además, ha proseguido, existe una proporción, aunque menor, de casos en los que se produce una alergia ambiental que provoca la inflamación en el esófago.

Por todos estos motivos, el especialista ha insistido en que los tratamientos actuales no son eficaces. En este sentido, ha informado de que en la terapia farmacológica sólo son efectivos los corticoides tópicos, siempre y cuando se tomen de una manera continuada ya que en el momento en el que se dejan de tomar la inflamación vuelve a aparecer.

Otras técnicas son los tratamientos endoscópicos que, según ha reconocido, suelen realizarse a pacientes que tienen el esófago estrecho como consecuencia de una fibrosis pero que no son muy efectivos para el resto.

De este modo, el experto de la SEPD ha informado de que los más fiables son aquellos que pasan por hacer que el paciente, “de manera empírica”, deje de tomar durante un mes y medio todos los alimentos que producen más alergias y, progresivamente, ir introduciéndoselos, realizando controles con endoscopias, para observar cuáles son los que le producen alergia.

“Es un tema bastante complicado porque, además, no hay estudios que comparen qué tratamiento es el mejor. Por tanto, es necesario realizar varios meses de estudio para poder asegurar que estamos ante un caso de esofagitis eosinofílica”, ha señalado, tras destacar la necesidad de que, en futuro, se identifiquen “qué elementos de los contenidos en los alimentos son los que desencadenan la alergia y, además, encontrar marcadores no invasivos que ayuden a diagnosticar y seguir el curso de la enfermedad, evitando las endoscopias y biopsias repetidas, de un modo menos agresivo y, sobre todo, más cómodo para el paciente”.

Por último, Lucendo Villarín ha señalado que estos pacientes se sienten afectados desde un punto de vista emocional y social, debido a la “ansiedad” que les provoca no poder hacer con normalidad algo tan cotidiano como es comer, y por la inseguridad de no saber qué contienen exactamente los alimentos que pueden consumir en un establecimiento o aquellos precocinados.

 

{ Comments on this entry are closed }

[26-8-15]

¿Cuántas comidas deben consumirse por día?

elnuevoherald.com

Hay mucha información contradictoria alrededor de cuál debería ser la frecuencia ideal de comidas durante el día.

Muchos nutricionistas, de hecho, sugieren que desayunar ayuda a la quema de grasas y que comer entre cinco y seis veces al día previene que el metabolismo se desacelere. ¿Pero es ésto realmente cierto?

¿Desayunar o no desayunar?

La sabiduría convencional dicta que el desayuno es una necesidad, que enciende el metabolismo por el resto del día y ayuda a perder peso.

Hay, de hecho, estudios observacionales que muestran que las personas que se saltean el desayuno tienen más chances de desarrollar obesidad.

Pero correlación no siempre equivale a causa. Estos datos no prueban que el desayuno ayude a perder peso, sólo que consumirlo se asocia con un menor riesgo de ser obeso.

Esto tiene probablemente que ver con el hecho de que los que evitan el desayuno tienden a ser personas con hábitos poco saludables en general. Todos “saben” que el desayuno es bueno, por eso los que poseen una vida saludable tienen proclividad a consumirlo.

Lo cierto es que no hay necesidad fisiológica de desayunar. No enciende el metabolismo y no hay nada especial en el desayuno en comparación con otras comidas.

Y el mejor consejo que puede seguirse en este punto es simple: si se tiene hambre a la mañana, hay que desayunar. Si no, es suficiente con asegurarse de comer de manera saludable durante el resto del día.

¿Las comidas más frecuentes aceleran el metabolismo?

La idea de que comer más veces al día comidas más pequeñas eleva el metabolismo es un mito persistente.

Es cierto que la digestión eleva levemente el metabolismo. Sin embargo, es la cantidad total de alimentos que se consumen durante el día la que determina la cantidad de energía que se gasta durante la digestión.

Así, consumir tres comidas al día que redondeen un total de 800 calorías causará el mismo efecto que seis comidas que sumen 400 calorías. No hay casi diferencia.

Y múltiples estudios han comparado a personas que consumen muchas comidas pequeñas durante el día con las que comen menos veces pero en mayor cantidad. Y la conclusión general es que no hay efectos significativos en el rango metabólico ni en la cantidad de grasa que se pierde.

¿Comer con mayor frecuencia equilibra los niveles de azúcar en sangre y reduce los antojos?

Se suele pensar que consumir comidas abundantes lleva a rápidos picos y caídas en el azúcar en sangre, mientras que comer más veces pero en menor cantidad debería estabilizar estos niveles durante todo el día.

Sin embargo, esto no se apoya en la ciencia. Varias investigaciones muestran que las personas que comen comidas abundantes con poca frecuencia diaria tienen niveles de glucosa menores que los promedios usuales.

Quizás se tengan mayores picos de azúcar en sangre, pero los niveles generales son mucho menores. Esto es especialmente importante para las personas con problemas en este ámbito, porque el azúcar en sangre elevado puede causar varios daños a la salud.

Comer de manera menos frecuente también mejora los niveles de saciedad y reduce el hambre cuando se lo compara con comidas más frecuentes.

Saltearse comidas de vez en cuando podría tener beneficios para la salud

Un tema de discusión actual en el campo de la nutrición es el ayuno intermitente, en el cual la persona se abstiene estratégicamente de comer en algunos momentos del día, saltéandose por ejemplo el desayuno y el almuerzo, o realizando dos días de ayuno completo por semana.

Según la opinion general, esto contribuiría a la pérdida de masa muscular, un efecto totalmente indeseable. Pero esto no se apoya en ningún dato científico.

Estudios realizados sobre el ayuno a corto plazo muestran que el metabolismo, de hecho, se acelera al principio del proceso y sólo se hace más lento luego de dos o tres días .

Adicionalmente, investigaciones tanto en humanos como en animales muestran que el ayuno intermitente tiene varios beneficios para la salud, incluyendo mejoras en la sensibilidad a la insulina.

El ayuno intermitente también induce un proceso de limpieza celular llamado autofagia, en el cual las células desechan productos residuales que contribuyen al envejecimiento y las enfermedades.

Para tener en cuenta

No hay beneficios de salud en el hecho de comer con mayor frecuencia. No acelera el metabolismo ni mejora el control de la glucosa en sangre. Y, de hecho, comer menos comidas al día podría ser más saludable.

Es por eso que la mejor idea es estar atentos a las señales del organismo y simplemente comer cuando se sienta hambre y detenerse una vez saciado.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas