From the category archives:

Ejercicio – deporte

Entrenar como un militar: el nuevo método furor ejercicio militarentre los atletas de élite

Cada vez más deportistas de alta competencia incursionan en prácticas no tradicionales, e incluyen en sus rutinas exigentes pruebas de estilo militar. Los casos más recientes

infobae.com

En pos de hallar nuevas maneras de trabajar el cuerpo, de ganar en fuerza, resistencia y capacidad atlética, cada vez más los deportistas de alto rendimiento se animan a incursionar en métodos que rompan con las habituales rutinas. Prueban sus aptitudes en actividades disimiles de las tareas diarias. Exploran su suficiencia en alternativas complejas de cumplir como lo son los entrenamientos de estilo militar.

Desde hace algunos años los entrenamientos militares irrumpieron con fuerza en el ambiente fit. Las barras olímpicas, las ruedas de tractor, las mazas, las sogas gruesas, los tensores y las kettlebells son una constante en los gimnasios y centros deportivos. Entre las suntuosa cantidad de modalidades, algunas que varían por detalles personalizados, el Crossfit es el sistema que ganó mayor popularidad. También sobresale el Boot Camp.

Con ejercicios de fuerza, resistencia, velocidad y precisión, consisten en sesiones en las que los atletas se someten a desafíos físicos y mentales extremos. Prácticas que combinan ejercicios aeróbicos con trabajos fuerza en cortos períodos de alta intensidad. La máxima que pregona es llegar al límite de lo soportado para trabajar el cuerpo.

El furor, el impacto y el apego entre los aficionados amateurs llegó al profesionalismo. Con grados más exigentes y pruebas más radicales son varios los deportistas que se midieron en la modalidad. Uno de los casos más trascendentes ocurrió hace unas semanas cuando el director técnico de la Selección inglesa de fútbol, Gareth Southgate, decidió que sus pupilos pasen un par de jornadas en el Centro de Entrenamiento del Comando Real de los Marines para trabajar como cuerpo de élite del ejército.

“Queríamos venir y poner a los chicos en un ambiente diferente, algo que no esperaban. Exponerlos con una de las fuerzas de élite en el mundo para que viesen que hay otro mundo. Estos tipos representan a la reina y al país. Nosotros hacemos lo mismo, pero las consecuencias del fracaso para los Royal Marines son mucho mayores. Eso nos da un buen contexto y comparación”, argumentó Southgate sobre la iniciativa.

El seleccionador explicó que la experiencia sirve para salir y dejar de pensar en el pequeño mundo de fútbol en el que están inmersos. “Creo que el resultado más importante es que trabajamos como un equipo: el personal de apoyo y los jugadores. Hubo una verdadera conexión, además de que fue una gran experiencia para todos”, sostuvo.

Otro de los ejemplos exponenciales es el tenista Dominic Thiem. Este austriaco de 23 años disfruta de su gran presente: es actualmente octavo del ranking mundial y en el circuito creen que aún no alcanzó su techo. Sin embargo, llegar al alto nivel tuvo su costo. Le demandó una exigente preparación supervisada por Sepp Resnik, un ex oficial del ejército y atleta destacado en pruebas de Ironman, con quien pasó largo tiempo por decisión de su entrenador, Günter Bresnik.

Algunas de las tareas que tuvo que sortear fueron carreras de 15 kilómetros a medianoche por un bosque, levantamiento de troncos de más de 25 kilos, cruzar descalzo ríos de agua y entrenamientos con ropa mojada. “Cuando me gritaba que no podía más, que le dolía, me miraba a mí haciendo lo mismo que él y yo le decía que no quería volver a escucharle decir eso otra vez, ya que si yo podía hacerlo con 60 años, él con 20 podía hacer lo mismo tres veces”, dijo Resnik al sitio Tennis Frontier, y agregó que el método le sirvió para que corrija el ingreso de oxígeno a su cuerpo, una deficiencia que por entonces lo limitaba.

Y un caso local que despertó la polémica acerca de si es indicado para el organismo fue la pretemporada de Deportivo Riestra. Durante el proceso de preparación en el verano, el equipo de Villa Soldati implementó una compleja rutina que obligaba a los jugadores a levantarse en plena madrugada (el día laboral comenzaba a las 3.15 AM) para comenzar con los trabajos, los que fueron intercalados en el transcurso de la jornada con las comidas y breves períodos de descanso.

 

{ Comments on this entry are closed }

Alergia primaveral y ejercicio al aire libre, ¿son compatibles?

vitonica.com

La alergia estacional es muy frecuente en estos meses del año en que la polinización de las flores se hace presente, y puede ocasionar síntomas que se acentúan cuando nos ejercitamos al aire libre y nos exponemos al alérgeno. Sin embargo, ¿son compatibles alergia primaveral y ejercicio en medio de la naturaleza?

Alergia primaveral y ejercicio

Los síntomas de la alergia se desencadenan repentinamente cuando nos exponemos a los alérgenos que se encuentran en el aire, y estos incluyen congestión nasal y de las conjuntivas de los ojos, lagrimeo, dificultad respiratoria, fatiga y hasta prurito que pueden dificultar el desempeño físico.

Asimismo, la mayor ventilación que se requiere durante el ejercicio vuelve más frecuente que los síntomas de la alergia primaveral se presenten en los atletas o personas que se esfuerzan físicamente al aire libre, de allí que evitar la tan molesta alergia mientras entrenamos en exteriores sea tan complicado.

No obstante, el ejercicio al aire libre no es un imposible si sufres de alergia primaveral sino que es importante aplicar algunos trucos:

  • Entrenar en áreas con menos césped que son las que mayor cantidad de alérgenos concentran. Si bien podemos escoger la actividad en medio de la naturaleza lo recomendable es hacerlo en espacios que no se encuentren colmados de flores y vegetación.
  • Evitar los días de viento que es cuando más polen y alérgenos hay en el aire y por lo tanto, la posibilidad de que experimentemos síntomas se duplican.
  • Usar gafas y mascarillas si queremos evitar la congestión de conjuntivas y nariz, así como los estornudos constantes.
  • Reducir la intensidad de entrenamiento que reduce el ritmo respiratorio y así, las probabilidades de que los alérgenos ingresen al organismo e inflamen los bronquios que tanto molestan al ejercitarnos.
  • Evitar las horas de mayor concentración de polen en el ambiente que suelen ser por la mañana y al atardecer. Podemos conocer igualmente este dato consultando datos ambientales de la zona en que entrenamos.
  • Entrenar después de la lluvia o en áreas donde se ha humedecido el suelo, pues esto aplaca los alérgenos y reduce su concentración en el aire, disminuyendo las probabilidades de que ocasionen síntomas.
  • Respirar por la nariz, que no siempre es tarea fácil pero un estudio sobre alergia y deporte así lo recomienda para prevenir que los alérgenos alcancen los bronquios y provoquen síntomas más intensos que pueden entorpecer el desempeño físico.

Éstos trucos pueden volver menos molesta la alergia primaveral cuando entrenamos al aire libre pero además de ello, siempre es importante identificar el alérgeno y recibir el tratamiento adecuado de parte de un profesional de la medicina.

Además, para prevenir broncoespasmos se recomienda realizar las pruebas de esfuerzo en invierno con exposición al frío y en primavera cuando el polen se hace presente, pues son las estaciones que más predisponen a sufrirlo.

Ya sabes, alergia primaveral y ejercicio al aire libre sí son compatibles, pero es importante poner en práctica diferentes trucos y consejos que nos permitirán entrenar con menos molestias y rendir al máximo en esta temporada.

{ Comments on this entry are closed }

Los mejores ejercicios según tu nivel fitness

Todo depende de tu nivel de resistencia.

veintitantos.com

No es lo mismo empezar a hacer ejercicio después de llevar una vida sedentaria, que cuando llevas un tiempo realizando alguna actividad física de forma regular o cuando ya eres toda una chica fitness.

Nuestro cuerpo va cambiando mientras no ejercitamos, y cada nivel de condición física amerita realizar ciertas actividades para que el ejercicio siga cumpliendo su propósito, ya sea adelgazar, tonificar, mejorar el rendimiento o mantenerte.

Por eso es importante identificar en qué nivel estás y darle a tu cuerpo lo que necesita:

Nivel 1: No aguantas nada

Es el nivel más bajo y menos favorable. Son personas acostumbradas a una vida sedentaria que apenas comienzan a ejercitarse, por lo cual se cansan muy rápido, no logran levantar mucho peso o sostener la postura. Son poco flexibles y les cuesta mucho trabajo trabajar con su propio cuerpo (sentadillas, lagartijas, dsplantes, etc.). No soportan correr más de 5 minutos, subir escaleras o caminar más de 30 minutos.

En este nivel puedes comenzar con un poco de cardio ligero, por ejemplo, bailar, andar en bicicleta, aquaerobics o caminar rápido para generar mayor resistencia poco a poco. Practicar Tai Chi o yoga para principiantes te ayudará con la flexibilidad y fuerza.

Nivel 2: Ejercicio ligero

Son personas que hacen ejercicio ocasionalmente, quizá unas 2 o 3 veces por semana durante media hora o hasta una hora. Si ya aguantas más de 30 minutos de cardio sin desmayarte y puedes levantar unas pesas ligeras sin bronca, quiere decir que estás lista para ejercicios más intensos, como yoga intermedio, pilates o body balance, que combina ambas disciplinas con un poco de Tai Chi. Otras opciones son belly dance, natación y las versiones light de deportes de combate, como taebo, aerobox o body combat.

Nivel 3: Condición moderada

En este nivel, el ejercicio ya es parte de tu vida cotidiana, es un hábito que has desarrollado a base de disciplina, esfuerzo y constancia. Ya te ejercitas 4 o 5 días por semana, puedes correr y respirar al mismo tiempo por lapsos prolongados y tus músculos se sienten fuertes.

Ahora te toca probar disciplinas más demandantes, como spinning, box, kick boxing, artes marciales mixtas, step, pilates intermedios o fit ball.

Nivel 4: Chica fitness

Si has llegado hasta aquí no te confíes, aún queda mucho camino por recorrer para mantenerte y no bajar de nivel, e incluso subirlo. Ahora que aguantas el cardio sin bronca y tu cuerpo es lo bastante fuerte para trabajar con él, es hora de probar entrenamientos de alto rendimiento y corta duración, como CrossFit, entrenamiento funcional, Body Pump o Power Jump. Si te interesa un deporte o disciplina en particular, puedes empezar a practicar squash, tenis, atletismo, ballet y hasta gimnasia.

Nivel 5: Estrella fitness

Es el nivel más alto en la escala fitness y muy pocas personas logran alcanzarlo, pues se requiere de mucho esfuerzo y compromiso. Quienes están aquí ya tienen un cuerpo perfectamente tonificado, fuerza muscular y mucha resistencia cardiovascular. El fitness se ha convertido en su estilo de vida y todo gira en torno a su alimentación y salud. En este punto puedes hacer lo que te venga en gana, aunque la mejor disciplina para mantenerte en este nivel es el CrossFit.

Hay algo súper importante que deber tener presente: si en verdad te gusta y te interesa practicar alguna disciplina, olvídate de tu condición física y solo hazlo, aunque empieces desde cero, aunque no rindas mucho al principio. La condición física, fuerza o flexibilidad que necesites se irán alcanzando poco a poco, lo importante es hacer algo que te apasione y para no desistir a la primera.

{ Comments on this entry are closed }

Falta de ejercicio acelera el envejecimiento

eluniverso.com

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) informan que las mujeres ancianas que permanecen sentadas a lo largo de más de diez horas al día con baja actividad física poseen células que son biológicamente ocho años mayores en comparación con las mujeres que son menos sedentarias.

El estudio, publicado el miércoles en American Journal of Epidemiology, encontró que las mujeres ancianas con menos de 40 minutos de actividad física moderada a vigorosa al día y que permanecen sedentarias a lo largo de diez horas diarias tienen telómeros más cortos -pequeñas tapas que se encuentran en los extremos de las cadenas de ADN, como las puntas de plástico de los cordones de los zapatos, protegiendo los cromosomas del deterioro- y se acortan progresivamente con la edad.

A medida que la célula envejece, sus telómeros se acortan naturalmente y se deshilachan, pero los factores de salud y el estilo de vida, como la obesidad y el tabaquismo, pueden acelerar ese proceso. Los telómeros acortados se asocian con enfermedades cardiovasculares, diabetes y cánceres importantes.

Ejercicio evita que se acorten telómeros

“Nuestro estudio encontró que las células envejecen más rápido con un estilo de vida sedentario. La edad cronológica no siempre coincide con la edad biológica”, explica el autor principal del estudio, Aladdin Shadyab, del Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública en la Ecuela de Medicina de la UC San Diego. Shadyab y su equipo creen que son los primeros en medir objetivamente cómo la combinación de tiempo sedentario y ejercicio puede afectar al biomarcador del envejecimiento.

En su análisis participaron casi 1.500 mujeres, de 64 a 95 años, las cuales formaban parte de la Iniciativa de Salud de la Mujer (WHI, por sus siglas en inglés), un estudio nacional y longitudinal que investiga los determinantes de las enfermedades crónicas en mujeres posmenopáusicas. Las participantes completaron cuestionarios y usaron un acelerómetro en su cadera derecha durante siete días consecutivos durante las horas de vigilia y de sueño para registrar sus movimientos.

“Hemos encontrado que las mujeres que se sentaron más tiempo no tienen una longitud más corta telómero si se ejercitaban durante al menos 30 minutos al día, una recomendación nacional -detalla Shadyab-. Los mensajes sobre los beneficios del ejercicio deben comenzar cuando somos jóvenes y la actividad física debe seguir siendo parte de nuestra vida cotidiana a medida que envejecemos, incluso a los 80 años”.

{ Comments on this entry are closed }

El 10 por ciento de los deportistas de élite sufre asma

En deportes de resistencia, como el ciclismo, la incidencia puede alcanzar el 20 por ciento

marca.com

Diferentes estudios han concluido que el asma afecta más a los deportistas de élite que al resto de la población. Mientras que la incidencia de esta enfermedad en la sociedad es de alrededor del 7 por ciento, entre los deportistas de élite alcanza el 10 por ciento. La proporción varía en función de la modalidad deportiva que se practique. En especialidades de resistencia, como el ciclismo o los deportes de invierno, se eleva hasta el 20 por ciento, mientras que en deportes considerados de intensidad, como el fútbol o el baloncesto se reduce hasta el 9 por ciento, según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirujía Torácica (SEPAR).

Según SEPAR, se trata de una forma específica de la enfermedad, denominada asma inducida por el ejercicio, que se manifiesta por broncoespasmo inducido por el ejercicio (obstrucción de las vías respiratorias en los minutos siguientes a la práctica deportiva). Los expertos de esta organización consideran que las causas de esta elevada prevalencia deben buscarse en las características del entrenamiento de los deportistas de élite que implica una sobre exposición a sustancias irritantes o con capacidad para inducir el asma. Este último podría ser el caso de la nadadora española Mireia Belmonte, que ha sufrido diferentes episodios asmáticos a lo largo de su carrera.

Según el Dr. Francisco García Rio, neumólogo, miembro de SEPAR y experto en el estudio de los efectos del ejercicio en la patología respiratoria, las causas de la estrecha relación se debe a las características de los entrenamientos y a la alta intensidad de los mismos. “El entrenamiento muchas veces al aire libre expone al deportista a sustancias irritantes con capacidad de inducir asma, como polen o ácaros, la propia contaminación medioambiental, o el cloro y otras sustancias químicas de la piscinas, y en un momento en que sus pulmones están hiperventilando debido al sobreesfuerzo”.

Por otra parte, la propia hiperventilación que se origina durante el entrenamiento de alta intensidad puede ser un factor desencadenante de broncoespasmo inducido por el ejercicio. La pérdida de humedad y de temperatura de las vías aéreas que se desencadena por un incremento muy acusado de la ventilación, puede estimular receptores irritantes de las vías respiratorias y desencadenar su constricción. Mientras dura el esfuerzo, la respiración se acelera para aumentar el transporte de oxígeno que el organismo necesita. En estas circunstancias, los atletas entrenando al aire libre, en la piscina o gimnasio con elevada humedad, pueden inhalar sustancias potencialmente nocivas que se encuentran en el aire, que irritan las vías respiratorias y pueden provocar la aparición de síntomas de asma.

Para poder competir al más alto nivel, explica SEPAR, los atletas deben cuidar y tratar bien su asma mediante una terapia que controle y module la inflamación de las vías aéreas, eleve el umbral de aparición de las crisis debidas al esfuerzo y permita realizar el ejercicio con mayor seguridad. En la actualidad los deportistas con asma pueden utilizar la medicación antiinflamatoria (corticoides) o broncodilatadora sin miedo al dopaje siempre y cuando se acredite y objetive su condición de asmático y se utilicen los medicamentes autorizados por las autoridades deportivas.

{ Comments on this entry are closed }

 

Ejercicio: un remedio bueno, bonito y barato contra el cáncer

Estudios señalan que 15 minutos de actividad física al día ayudan a prevenir y tratar la enfermedad.

eltiempo.com

Decir que el ejercicio, aparte de ayudar a prevenir el cáncer, beneficia a los sobrevivientes de la enfermedad y a quienes están en algún tratamiento para combatirla, no es nuevo.

Desde hace más de dos décadas, cientos de estudios han dado cuenta de la necesidad de que los pacientes (y cualquier persona) eviten el sedentarismo y sean más activos.

Pese a eso apenas ahora los oncólogos están incluyendo en la lista de sus prescripciones al ejercicio.

De acuerdo con Mauricio Serrato, especialista en medicina del deporte, “esta es una paradoja de la actividad física: entre más tenemos conocimiento de lo que se debe hacer, menos lo hacemos”.

Un estudio publicado por ‘The Lancet’ en agosto del 2011, y llevado a cabo con datos de 400.000 personas por un equipo de científicos taiwaneses, encontró que hacer ejercicio durante al menos 15 minutos diarios, reduce en un 10 por ciento las probabilidades de morir a causa de cáncer y aumenta las expectativas de vida en tres años.

El oncólogo Carlos Castro, director científico de la Liga Colombiana contra el Cáncer, asegura que el ejercicio “es un medicamento bueno, bonito y barato”. No hace falta correr maratones ni ser un deportista de alto rendimiento, “una simple caminata, a buen ritmo, es suficiente”, dice.

En eso coincide el informe ‘A moverse más’, de la organización británica MacMillan Cancer Support. De acuerdo con los resultados del trabajo, el ejercicio podría ser “la mejor medicina” para tratar un mal crónico como el cáncer.

Una de las razones por las que, quizá, algunos médicos no recomiendan a sus pacientes permanecer activos es la resistencia de estos a hacer cualquier esfuerzo físico, teniendo en cuenta el cansancio, el dolor muscular, el estrés y la depresión causados por tratamientos como las quimioterapias y radioterapias.

No obstante, según sugiere una reciente investigación publicada en la última edición del British Journal of Sports Medicine, “el ejercicio es un tratamiento clínicamente relevante y debe ser complemento del tratamiento oncológico”.

Al respecto, Olga Lucía Estrada, vicepresidenta de la Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación, asegura que se ha demostrado que el ejercicio regulado tiene un efecto positivo en el plano físico, psicológico y adaptativo de las personas con cáncer, al punto que favorece los procesos de recuperación y disminuye de manera significativa los efectos negativos de los tratamientos.

En este sentido, señala la especialista, el ejercicio aeróbico (caminar, montar bicicleta o hacer gimnasia), practicado de manera regular, aporta ventajas significativas frente a personas que en las mismas condiciones no hacen ningún tipo de actividad.

Planee su rutina

Si bien el ejercicio trae beneficios múltiples, es importante definir el tipo y la intensidad de la actividad que puede favorecer a cada persona. Según Estrada, deben fijarse pautas específicas; las siguientes pueden ser aplicables a todos los tipos de cáncer.

Hable con el oncólogo. El médico tratante es el encargado de aclarar las dudas sobre la posibilidad de hacer algún tipo de actividad física y las restricciones que tendría la misma.

No improvise. Elija el ejercicio que le es familiar y que está en capacidad de practicar. Es importante que a la persona le guste la actividad que está realizando. Si es posible, no se ejercite solo, hágalo en compañía de otras personas.

Es ideal que, previamente, solicite una evaluación con un médico especialista, en este caso un deportólogo, fisiatra o terapeuta físico, que lo oriente.

Agéndese. Establezca una hora determinada para su actividad y un tiempo para realizarla.

Regule su actividad. Tanto el día que reciba tratamiento, como los posteriores, hay que reducir la intensidad y el tiempo del ejercicio (5 o 10 minutos al día, en esas condiciones, pueden ser suficientes).

Evite el ejercicio extenuante. Recuerde que el propósito no es entrenarse para una competición, sino obtener beneficios físicos y emocionales.

{ Comments on this entry are closed }

 

El ejercicio alivia el dolor lumbar

Una revisión de estudios muestra que el ejercicio, con o sin educación, reduce el riesgo de forma dramática

healthfinder.gov

El ejercicio podría reducir el riesgo de dolor lumbar, informan unos investigadores australianos.

Revisaron 23 estudios que incluyeron a casi 31,000 personas y encontraron que el ejercicio, solo o con educación, puede prevenir el dolor de espalda.

En concreto, el ejercicio y la educación redujeron el riesgo de un episodio de dolor en la región lumbar en un 45 por ciento, y el ejercicio solo redujo el riesgo de dolor lumbar en un 35 por ciento y el riesgo de tener que tomar una licencia del trabajo debido al dolor de espalda en un 78 por ciento.

Los beneficios del ejercicio y la educación se reducían tras un año, mientras que los beneficios del ejercicio solo desaparecían tras un año.

“Este hallazgo plantea el importante tema de que, para que el ejercicio siga protegiendo en un futuro (contra el dolor lumbar), probablemente se necesite un ejercicio continuo”, escribieron Daniel Steffens, de la Universidad de Sídney en Australia, y sus coautores.

No encontraron ninguna evidencia de que la educación sola, los cinturones para la espalda ni las plantillas para los zapatos redujeran el riesgo de dolor de espalda.

El estudio aparece en la edición en línea del 11 de enero de la revista JAMA Internal Medicine.

{ Comments on this entry are closed }

 

Lo que los padres deben saber sobre la participación en los deportes

Evalúe con cuidado el programa deportivo de la escuela, aconseja un experto

Los deportes son una parte importante de la escuela para muchos niños, y una preparación adecuada es esencial para reducir su riesgo de lesiones, enfatiza un experto.

“Es importante que los deportistas jóvenes se acostumbren a cualquier nuevo régimen deportivo”, aconsejó en un comunicado de prensa de la Asociación Nacional de Entrenadores Deportivos (National Athletic Trainers’ Association) Larry Cooper, presidente del comité de la escuela secundaria de la asociación.

“Con el otoño llega una energía y un compromiso renovados al juego o a la competición individual, y nuestros cuerpos necesitan tiempo para ajustarse a la temperatura, al aumento en la actividad, el rango de movimiento y el acondicionamiento del deporte en concreto”, apuntó.

También es esencial que los padres evalúen los programas de seguridad deportiva, los primeros auxilios y la preparación de las escuelas, señaló Cooper.

Los padres deben averiguar quién provee la atención en casos de lesiones deportivas, revisar sus calificaciones y averiguar si la escuela o liga tiene un plan de acción de emergencias.

Revise las calificaciones de los entrenadores y los voluntarios, asegúrese de que todo el equipo deportivo sea seguro y funcione bien, y pregunte si los vestidores, gimnasios y duchas se limpian de forma regular, planteó Cooper.

También es importante averiguar si la escuela tiene un desfibrilador externo automático (DEA) y alguien que sepa usarlo, dijo Cooper.

Sus hijos deben someterse a un examen físico para determinar si están listos para participar en deportes y para descubrir cualquier problema que podría evitar o limitar su participación en los deportes, añadió.

Es buena idea que los padres rellenen un formulario de autorización de emergencias médicas que se puede obtener en la escuela o liga. El formulario incluiría la información de contacto de los padres y permiso para la atención médica de emergencia para el niño deportista, explicó Cooper.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Cinco grandes beneficios sobre la salud emocional, con sólo algo de ejercicio físico diario

Mejorar la autoestima, el autocontrol y la motivación es consecuencia directa de la práctica habitual del entrenamiento. La explicación reside en el metabolismo, que provoca la demanda de energía, y en las hormonas (como adrenalina, serotonina y endorfina) que intervienen en estos mecanismos. Nos lo explica Diana González Abarisqueta, entrenadora personal y manager de Infinit Fitness La Moraleja.

Que la práctica habitual de ejercicio trae consigo ventajas físicas es algo que no escapa a nadie. Pero no debe olvidarse la sensación de bienestar con uno mismo.  “Cualquiera que practique deporte conoce el poder de la mente sobre el cuerpo», explica Diana González Abarisqueta, entrenadora personal y manager de Infinit Fitness La Moraleja. «Aunque si bien esta frase se entiende desde el plano de la actitud y la psique, en realidad la explicación más tangible se encuentra en la biología humana, y concretamente en las hormonas”.

Según sostiene esta experta en salud y forma física, «la demanda de energía que genera el ejercicio provoca la liberación de adrenalina. Su efecto es causar cierta dosis de euforia, aunque su objetivo es poner el corazón a tono con las necesidades circulatorias. Además, el organismo segrega endorfina, hormona asociada al placer, que a pesar de que facilita la relajación, también ayuda a aumentar la atención, los reflejos, y a potenciar el rendimiento». Por su parte, la acción de la serotonina es parecida a la de ingerir un analgésico, no sólo controla la temperatura del cuerpo, también mitiga la sensación de ansiedad o la depresión.

Pero además de estos efectos, la práctica regular de ejercicio también proporciona hasta tres consecuencias positivas para la salud mental, como señala Diana González Abarisqueta:

–Autoestima. “Aumenta la sensación de estar a gusto con uno mismo, pues los efectos del entrenamiento nos hacen vernos más esbeltos y atractivos, y más “observados” por los demás. La ropa nos queda mejor y eso nos causa placer”.

–Autocontrol. “Pues cuanto más ejercicio practicamos, y notamos sus beneficios, más implicados estamos no sólo para continuar, sino incluso para ir más allá, para salir de la’ zona de confort’ y rendir mejor; y todo eso se traslada también a la vida cotidiana”.

–Motivación. “Este deriva de los anteriores, y puede ser un poco más subjetivo, pero trabajar el autocontrol de las emociones e incrementar la capacidad de tolerar el estrés resulta también muy gratificante”.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas