From the category archives:

Dental

piercing lengua

Perforaciones en la boca, una moda que puede ocasionar problemas de salud

eluniversal.com.co

El piercing, esa práctica milenaria en algunas culturas de abrirse perforaciones en diferentes partes del cuerpo para insertar aretes u otras piezas, generalmente metálicas utilizadas en joyería, es cada vez más común sobre todo entre los jóvenes y refleja valores espirituales, moda, erotismo y hasta cierta forma de identificación de la personalidad.

Sin embargo, estas perforaciones usadas en forma no correcta especialmente las hechas en la boca (labios, lengua o encías) también puede traer serios problemas para la salud. Los expertos consideran que siete de cada diez personas pueden presentar problemas posteriores a esta situación como mal aliento, quistes en la lengua, pérdida de sensibilidad, fracturas dentales, inflamaciones, perforación de encías entre otros inconvenientes.

De acuerdo con el Odontólogo Esteticista, Christian Salazar, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar problemas de salud.

El profesional explica las posibles consecuencias que puede traer para la salud bucal un piercing mal instalado.

– ¿Qué tan habitual es hacerse perforaciones en la boca y cuáles son las enfermedades que ocasionan?
Hoy en día la juventud está buscando diferentes alternativas, entre estas esta hacerse perforaciones y piercings en la lengua, labio superior o inferior y cachete. Todo esto trae consecuencias iniciales como una infección o inflamación puntual en el momento de hacer esta perforación pues en la lengua y en la boca es donde más terminaciones nerviosas tenemos.

Con estas perforaciones se puede conseguir una parálisis en la lengua. El tiempo pasa y el piercing va acumulando placa y una cantidad de cosas que nos va a producir mal aliento, nos va a dañar y fracturar los dientes y hasta perforación de encías por el mismo movimiento de la lengua y a su vez una cantidad de consecuencias que en primer momento no se ven pero a largo plazo toda la cavidad bucal va a estar afectada.

– ¿Qué daños causan estas perforaciones?
La lengua tiene una función específica que es ayudar a la dilución y a la fonación, y estos piercings muchas alteran la fonación. En algunos casos al perforar o abrir la lengua completamente, se pierde sensibilidad y esto hace que la persona no pueda medir bien el calor o el frío, entonces puede quemarse. Estas perforaciones generan una cantidad de complicaciones fuera de la inflamación, incluso pueden generar quistes en la lengua.

– ¿Desde qué edad se hacen estas perforaciones y porqué no son tan recomendables?
Esto es algo cultural, los estudios dicen que entre 14 y 20 años se ubica la población que más perforaciones se hace porque es una época de su vida en la que los jóvenes quieren ser alternativos y diferentes. En ciertas culturas puede ser un tema religioso, cultural e incluso un tema sexual. Esto va ligado a los aspectos del entorno de las personas que se hacen las perforaciones.

– ¿Después de la perforación queda la cicatriz, pero ese espacio en la lengua se cierra?
Queda un roto de por vida donde va a acumular bacterias o comida que después no vas a poder meter un cepillo para limpiar, debemos pensar en el futuro porque una perforación es algo de por vida y no pasajera.

– ¿Usted doctor recomienda o da permiso para este tipo de perforaciones?
No. Este tipo de perforaciones hace daño, generalmente las personas que las hacen no son profesionales en salud, la lengua y las estructuras tienen vasos sanguíneos y estructuras nerviosas por esto pueden generar hemorragia o dejar sin sensibilidad la lengua.

– ¿Cuáles son los errores más comunes que cometen las personas en la limpieza de la boca diariamente?
Es fundamental cepillar los dientes tres veces al día, usar ceda dental tres veces al día y si podemos acompañar esto de un enjuague bucal sería lo ideal.

A medida que somos más adultos la salud de la boca se va deteriorando, entonces si tenemos 40 o 50 años debemos lavar la boca mucho mejor que cuando teníamos 20 años. Por esto en las década de los 50 y 60 las personas empiezan a tener tantas enfermedades bucales, por falta de limpieza.

Cada persona es responsable de lavar sus dientes diariamente esto va a ayudar a tener dientes saludables y a que la salud que con los años se ha deteriorado mejore día a día.

*- ¿Cepillar los dientes con frutos rojos mejora el aspecto de los mismos?
Definitivamente la acción mecánica del cepillado es lo que retira residuos y comida de los dientes, de pronto la fresa o frutos rojos crea un aspecto de limpieza pero en esta época ya está comprobado que el cepillado es lo adecuado para mantener una higiene oral saludable.

{ Comments on this entry are closed }

El estrés, ¿influye en la salud bucodental?

ideal.es

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que sufren muchas personas debido al acelerado ritmo de vida que llevamos. Afecta tanto a adultos, como a niños, aunque los mayores casos se dan en los primeros ya que tienen más preocupaciones en sus vidas. La boca no es ajena a las manifestaciones del cuerpo, ya que el estrés provoca alteraciones en la salud bucodental.

Este estado de cansancio provoca agotamiento físico y mental, pero también hace que las personas descuiden su alimentación y su higiene bucal. El estrés provoca la ingesta rápida de alimentos y muchos de ellos de baja calidad nutricional, además de comer a deshoras. Estos desajustes también provocan que las personas dispongan de menos tiempo para acudir a las clínicas dentales. Varias son las consecuencias negativas que surgen como consecuencia de descuidar la salud dental.

{ Comments on this entry are closed }

Importancia de la salud oral en adultos mayores

hoy.com.do

El ser humano tiene dos tipos de dentición, la temporaria, hasta aproximadamente los diez años de edad, y la permanente, que nos acompaña hasta el fin de nuestros días.

Los dientes tienen múltiples e importantes funciones: deglución, fonación, oclusión y estética, entre otras. Sin embargo, generalmente se asocia de primera intención con la masticación.

Mantener en boca una pieza dentaria no solo depende de la salud de esa pieza en sí, sino también de todos los tejidos que la rodean y -por supuesto- de la salud general del individuo.

Enfermedades o condiciones sistémicas como los cambios hormonales, diabetes, afecciones cardiacas, cáncer y algunos síndromes, están íntimamente ligados a la salud oral.

Definitivamente, la caries y la enfermedad periodontal ocupan el mayor porcentaje de causa de pérdida dental; sin embargo, con el transcurrir de los años el tejido dentario se vuelve más quebradizo y las fracturas dentarias son más comunes. El adulto mayor necesita la presencia de sus dientes en la cavidad oral y, en caso de pérdida, que los mismos sean sustituidos.

El implante dental es la alternativa por excelencia para reponer la o las piezas perdidas; las prótesis dentales, ya sean fijas o removibles, con sus diferentes variables, al final completan el proceso, es decir, deben ser realizadas se haya colocado o no un implante dental.

La ventaja principal de contar con implantes es que la retención de las prótesis será mucho mejor, brindándole mayor confort y funcionalidad al paciente. Estas prótesis pueden ser individuales (coronas) o puentes fijos.

También puede ser mucodentosoportada.

Sin embargo no todos los pacientes de la tercera edad tienen las condiciones necesarias para que se le ponga un implante dental, eso ocurre, por ejemplo, en pacientes con cáncer, diabetes sin controlar o condiciones orales que lo dificulten.

Psicológicamente, el adulto mayor se ve en ocasiones afectado por cambios de la vida: los hijos se van, el retiro de los compromisos laborales, la ausencia de seres queridos, entre otras; sumarle a esto el sentirse feo, descuidado, puede sumirlo en una depresión.

Los dientes pueden durar para toda la vida y una saludable y hermosa sonrisa no es exclusividad de los años mozos.

La cavidad oral al igual que el resto del cuerpo humano, cambia con los años, por ejemplo, los nervios dentarios serán más pequeños, los tejidos duros más frágiles, se produce menor cantidad de saliva, nada extraordinario, sencillamente deben mantenerse los hábitos saludables y adoptar otros, por ejemplo:

– Mantener una buena higiene oral

– Alimentación suave

-Evitar los azúcares y alimentos pegajosos

– No tabaco y

– Consumir suficiente agua.

{ Comments on this entry are closed }

 

Recomienda IMSS a diabéticos, cuidar también su salud dental

agenciatzacapu.com

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recomendó a los pacientes diabéticos a cuidar la salud dental, puesto que a nivel nacional y en Michoacán, sólo un diez por ciento de la población con Diabetes Mellitus acude regularmente al servicio de Estomatología, mientras que el resto, un 90 por ciento, tiene caries y otras enfermedades periodontales que agravan su padecimiento de altos niveles de azúcar en la sangre.

Lo anterior quedó de manifiesto durante la realización de las Jornadas de Estomatología, que organizó la coordinación delegacional de estomatología del IMSS en Michoacán, dirigida a los médicos de esta rama de todas las Unidades Médicas Familiares de Michoacán y que contó con la participación de ponentes de relevancia nacional.

La coordinadora nacional de Estomatología, María Victoria Novelo Arana, habló de la importancia de la salud bucal en el paciente diabético, puesto que la boca es la entrada de las principales infecciones que propician también la elevación de los niveles de azúcar en la sangre, además de que se pronunció en favor de una mayor vinculación entre el médico familiar, la trabajadora social y el nutricionista, para la canalización de mayores pacientes al servicio de Estomatología en las clínicas de la institución.

Por su parte, Jesús Antonio Rodríguez Pérez, epidemiólogo de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de La Raza, de la capital del país, dio a conocer que en el 40 por ciento de los pacientes diabéticos que sí están en control de su salud dental en el IMSS, han disminuido sus altos niveles de azúcar por la eliminación de focos de infección en la boca.

Añadió que es necesario una cueva cultura de empoderamiento del paciente con Diabetes Mellitus para que éste solicite atención en el servicio de Estomatología de su unidad médica familiar.

En tanto, Alejandro Cárdenas Cejudo, especialista en medicina interna y Presidente de la Asociación “Ejercicios de la medicina en México”, dijo que los negativos hábitos dentales del paciente diabético, que propician la caries y otras afectaciones periodontales, pueden dar lugar a otras afecciones como la transmisión de bacterias, que se conducen desde la boca, hasta una válvula cardiaca, por ejemplo.

Explicó que la Diabetes Mellitus afecta vasos sanguíneos que deriva en la retinopatía (ceguera), insuficiencia renal crónica (riñones disfuncionales), pie diabético, eventos cerebrales vasculares (embolias) y cardiopatías (problemas de corazón), pero también afecta las piezas dentales, por lo que urgió a que el paciente diabético adopte una cultura del cuidado de su salud bucal.

En su oportunidad, la coordinadora de Estomatología de la Delegación Regional del IMSS en Michoacán, María Isabel Mendoza Chávez, dio a conocer que a tales jornadas, asistieron los 50 médicos estomatólogos adscritos a las 45 unidades médicas familiares de Michoacán.

Aseguró que la importancia de que el paciente diabético acuda al servicio dental, reside en que evita mayores complicaciones, eleva su calidad de vida y disminuye los costos de consulta y hospitalización a la institución.

La clausura de dichas jornadas estuvo a cargo del Delegado Regional del IMSS en Michoacán, Román Acosta Rosales y del Secretario General de la Sección XX del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Gonzalo Fabián Muñoz.

{ Comments on this entry are closed }

 

La sonrisa de mamá: salud bucodental durante el embarazo

noticiasdel6.com

El embarazo conlleva una serie de cambios orgánicos que pueden repercutir en la cavidad bucal provocando un mayor riesgo de caries y enfermedades en las encías. El Departamento de Odontología, en conjunto con la Dirección de Atención Primaria de la Salud (APS) aconsejan que las embarazadas realicen visitas periódicas al odontólogo, lleven una correcta higiene bucal (cepillando sus dientes 3 veces al día) y sigan una dieta equilibrada.

La cavidad bucal es el inicio del sistema digestivo. En la vida de un adulto, la salud bucodental está directamente relacionada con su calidad nutricional. A medida que pasen los meses de embarazo, es normal ingerir pequeñas cantidades de comida con mayor frecuencia. Frente a esto, se deben evitar los alimentos dulces (golosinas, zumos envasados, refrescos, bollería, etc.), ya que las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comemos para producir ácidos que atacan el esmalte de los dientes provocando caries (enfermedad infecto contagiosa). Para prevenir esto, no debemos descuidar la higiene bucal.

Es importante desterrar el mito de que el bebé obtiene el calcio de los dientes de su madre. Cuando el bebé necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes. Por eso la importancia de la buena alimentación. Si presentas caries, puede que otro de los motivos sean los vómitos asociados al embarazo o el reflujo del ácido del estómago, que provoca una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries.

Dolor en las encías:

Los cambios hormonales que acompañan al embarazo favorecen la aparición de gingivitis. Se denomina gingivitis a la inflamación localizada en la encía que puede provocar dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado. Si la gingivitis avanza puede agravarse detonando en la enfermedad periodontal. Cepillando a diario las piezas dentarias, se retira la Placa Bacteriana evitando así esta enfermedad.

Los problemas de las encías aparecen a menudo durante el segundo mes del embarazo, suelen ser máximos en el octavo mes y mejoran tras el parto. Si antes del embarazo ya existían problemas gingivales o enfermedad periodontal, probablemente se agraven.

Los cambios hormonales del embarazo no podemos controlarlos pero sí eliminar el resto de factores que provocan gingivitis y que son principalmente: la placa bacteriana (hay que limpiar cada día los dientes) y el sarro (deberás realizar una limpieza de boca con tu odontólogo).

¿Pueden las radiografías o el tratamiento dental afectar al bebé?

El examen radiográfico sirve de diagnóstico y seguimiento de ciertos tratamientos dentales. El haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdomen  de la embarazada y proteja al bebé.

El segundo trimestre de embarazo suele ser el mejor momento para realizar tratamientos dentales, ya que no existe ningún problema en utilizar anestesia local. El odontólogo usará fármacos anestésicos que no afectan al bebé. Sin embargo, las embarazadas pueden recibir el tratamiento dental que necesiten.

Durante el último trimestre, se procura evitar la realización de tratamientos largos para evitar la incomodidad de la embarazada en el sillón dental, fuera de esto, no existe ningún inconveniente en practicar tratamientos. Por otro lado, se debe tener en cuenta que si existen antecedentes de partos prematuros debe evitarse dicho tratamiento durante los últimos meses.

{ Comments on this entry are closed }

bebe

Caries en infantes se incrementa por besos en la boca

Además de la falta de cepillado como causante de caries, este padecimiento puede ser transmisible por los besos en la boca, debido a la bacteria `Streptococcus mutans`, que en diversos niveles está presente en la saliva

info7.mx

La coordinadora del Programa de Salud Bucal de la Secretaría del ramo en la entidad, Karen Almeida Castro, señaló que este padecimiento persiste como el principal problema de salud bucal en el estado y en el país.

La especialista abundó que con frecuencia se atribuye la presencia de esta enfermedad a la falta de higiene dental, pero apuntó que esa patología puede adquirirse por medio de las bacterias que yacen en la saliva.

Puntualizó que las madres y padres de familia puedan convertirse en agentes transmisores en el caso de los infantes.

La odontopediatra dijo que estudios médicos han demostrado que hay una fuerte relación entre los niveles salivares maternos de SM (Streptococcus mutans) y el riesgo de infección en sus hijos a edades tempranas.

Se ha comprobado, mencionó, que las madres que cuentan con niveles altos de unidades formadoras de colonias bacterianas en la cavidad bucal oral tienden a tener hijos con altos niveles de las mismas.

Explicó que al compartir con sus hijos alimentos, bebidas, utensilios, cepillos de dientes, entre otros objetos, los infantes tienen mayor riesgo de recibir esa bacteria.

De esa manera, anotó, se incrementa la desfavorable posibilidad de enfrentar la caries dental desde la edad temprana edad, que en este caso es conocida como transmisión vertical.

Agregó que también existe una horizontal de microorganismos, la cual ocurre mediante el intercambio de saliva por otros miembros de la familia como son padres, hermanos o cuidadores.

Aseveró que esta información debe ser utilizada por los progenitores para evitar prácticas, como dar un beso en la boca a los infantes, que pudieran derivar en una transmisión de bacteria y su consecuente presencia de caries para los menores.

Almeida Castro subrayó que la higiene bucal debe iniciarse desde que el menor nace, lavar los rebordes alveolares y tener presente que la primera visita al dentista es en cuanto salga el primer diente del infante.

Los adultos deben visitar al especialista al menos una vez al año para que se desarrollen la actividades curativas que requieran, al enfatizar que por su propio bienestar la personas no tienen que dejar avanzar los problemas en salud dental, acotó la especialista.

{ Comments on this entry are closed }

 

Indispensable la limpieza bucodental desde la infancia para prevención de enfermedades

noticiasacapulconews.com

Explicar a los menores cuáles son las acciones de salud preventiva bucal que es necesario sigan, como cepillado de dientes y aplicación de flúor.

A partir de los dos años de edad, es conveniente iniciar en los menores de edad los hábitos de limpieza bucodental, previniendo posibles padecimientos como caries, por lo que acudir a los módulos PrevenIMSS es una buena recomendación de salud, indicó el IMSS Guerrero.

El área de Estomatología delegacional indicó que son tres las principales enfermedades que se detectan en los derechohabientes: caries, gingivitis dental y periodontitis, las cuales con prevención y revisión por un especialista, se pueden evitar.

El supervisor delegacional de Estomatología, Carlos Roberto Torres Ayala, aclaró que el Seguro Social participa en fechas programadas en la Semana Nacional de Salud Bucal, no obstante, las acciones de prevención son permanentes, debido a que una persona, tiene que acudir al odontólogo un mínimo de dos veces por año.

Explicó que la caries es una enfermedad multifactorial que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana. Afecta a toda la población sin distinción de edad, raza, sexo, o nivel socioeconómico

Estas caries provocan olor fétido, dolor,  inflamación y fractura dentaria de uno o varios dientes y así llegar a la extracción dentaria.

La segunda enfermedad más frecuente es la gingivitis, que produce inflamación de las encías y da lugar a la periodontitis. Sus síntomas son sangrado de encías, mal aliento, encía inflamada y brillante.

La tercera enfermedad es la periodontitis y afecta principalmente al hueso de soporte del diente y se debe a los efectos a largo plazo de los depósitos de placa en los dientes.

“La placa es un material adherente compuesto de bacterias, moco y residuos de alimentos que se acumula en las áreas expuestas del diente. La placa es una  causa importante de caries dental y periodontitis avanzada que causa la pérdida dentaria”, alertó el especialista bucal.

Si la placa no se quita, se convierte en un depósito duro denominado sarro (o cálculo) que queda atrapado en la base del diente. La placa y el sarro irritan e inflaman las encías y se tornan sensibles.

Esta enfermedad puede aparecer por una mala higiene dental, durante el embarazo (los cambios hormonales aumentan la sensibilidad de las encías), por diabetes no controlada, por mal posición dentaria aparatología oral mal colocada o contaminada (como prótesis, puentes y coronas), o bien por el uso de ciertos medicamentos como las tetraciclinas, las pastillas anticonceptivas.

Muchas personas tienen algún grado de gingivitis. Ésta generalmente aparece durante la pubertad o durante las primeras etapas de la edad adulta, debido a los cambios hormonales. Puede persistir o reaparecer con frecuencia, según la salud de sus dientes y encías.

Sus síntomas reconocidos son sangrado de las encías (sangre en el cepillo de dientes incluso con un cepillado suave); apariencia roja brillante o roja púrpura de las encías; encías que son sensibles al tacto, pero por lo demás indoloras; úlceras bucales y encías infladas y de aspecto brillante.

Mencionó que a partir de los dos años, se les explique a los menores cuáles son las acciones de salud preventiva bucal que es necesario sigan, como cepillado de dientes y aplicación de flúor y, si es posible, un adulto les ayude a utilizar el hilo dental.

Agregó que las visitas al odontólogo son necesarias para evitar enfermedades bucodentales, por lo que invitó a los derechohabientes para acudir periódicamente a esta área “y no cuando haya algún síntoma o dolor”.

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Es efectivo utilizar el hilo dental?

terra.com.co

Una de las preguntas que todos hacen a sus dentistas es si deben utilizar el hilo dental, ¿verdad? Lo que los expertos dicen es que es recomendable usarlo dos veces al día, o al menos esa es la teoría. Ahora bien, ¿existen estudios que refuercen esta recomendación o no hay argumentos sostenibles a favor de ello?

La teoría es que el uso del hilo dental reduce el riesgo de caries, problemas de encías y la acumulación de placa bacteriana, esta última formada por las bacterias que se quedan pegadas a nuestros dientes y se alimentan de los carbohidratos que consumimos.

Por otro lado, también se sabe que el cepillado típico no es suficiente para acabar totalmente con esta placa bacteriana, y por eso el hilo dental y los enjuagues bucales son recomendables. Pero, ¿hay evidencia del beneficio del hilo dental?

Según una investigación realizada por la  ONG de médicos e investigadores Cochrane Collaboration, no hay pruebas definitivas de que el hilo dental ayude a reducir la placa. Hay que recordar que la placa son las bacterias acumuladas en la dentadura que si no se tratan adecuadamente, pueden causar caries y dañar la superficie de los dientes como también causar gingivitis.

Otro estudio reciente, esta vez acerca de la gingivitis encontró que el hilo dental solo reduce el riesgo de padecer de encías sensibles el 8%, una buena noticia para los que poseen este hábito.

Muchos estudios han intentado determinar la efectividad del hilo dental pero muchas veces estos arrojan resultados infructuosos. Algunos estudios manifiestan que el hilo no tiene ningún beneficio a la salud bucal mientras otros señalan que solo contribuye a dañar las encillas. Esto último depende de gran manera en la forma en la que se utiliza el hilo dental.

Por otra parte alguno se puede preguntar, ¿puede ser perjudicial su uso? De momento hay pocos estudios al respecto por esa cara de la moneda. Así que lo más adecuado es seguir las recomendaciones de tu dentista para garantizar una buena limpieza bucal.

{ Comments on this entry are closed }

 

Entérate qué le sucede a tu cuerpo si no te cepillas los dientes

¿Sabes qué le pasa a tu cuerpo si no te cepillas los dientes? El siguiente estudio revela que si eres una persona joven podría terminar con caries e inflamación en la encías pero si eres una persona mayor podrías tener graves enfermedades bucales e incluso se pueden empezar a caer los dientes.

noticias24.com

Agárrate. Según datos de la última Encuesta sobre la Salud Bucodental de los Españoles, realizada en 2010 por el Consejo de Dentistas, cerca de un 12% de los españoles no se cepilla a los dientes a diario y un 2,3% no lo hace nunca. Si este dato ya te ha resultado impresionantemente sucio, la Asociación Dental Americana asegura que más del 30% de los estadounidenses no se cepillan ni las suficientes veces ni el tiempo necesario y que el 23% asegura pasar a menudo dos o más días sin lavarse los dientes.

¿Qué pasa con nuestras costumbre de higiene dental? ¿En qué momento dejamos de cepillarnos tres veces al día, después de las comidas, como nos enseñaron en el colegio? Los especialistas en salud bucodental creen que una vez llegados a la madurez nos topamos con problemas dentales que requieren tratamiento, así que es probablemente durante la juventud cuando empezamos a perder el hábito. Las prisas, los horarios desajutados, estar muchas horas fuera de casa… Total, que a todos en alguna ocasión olvidamos u obviamos cepillarnos algún día, pero, ¿por qué hay personas que deciden abandonar esta práctica para siempre?

Los especialistas en salud bucodental creen que es probablemente durante la juventud cuando empezamos a perder el hábito.

Ojo, porque la salud de nuestra boca es mucho más importante de lo que podamos pensar. De hecho, según recientes estudios, el estado de nuestras encías podría indicar que estemos padeciendo determinadas enfermedades o fallos en nuestro organismo. Ante tremendas estadísticas a nivel mundial, los expertos se plantean qué ocurriría si no ponemos remedio a esta situación y nos pasamos una semana, un mes, un año o más sin lavarnos los dientes. El odontólogo Mark S. Wolff da respuesta en ‘Yahoo Health’, y los resultados son espeluznantes.

Un día sin cepillarte…

Si pasadas 24 horas el dentífrico ni se ha asomado por tu boca, empieza a acumularse una fina capa de placa que actúa como depósito de bacterias en la parte exterior de tus dientes. Probablemente en un día apenas hay daño alguno, pero si no lo remediamos está crece y crece y a las 48 horas a los gérmenes y la suciedad se une el mal aliento.

Pasada una semana

Si tu dejadez se empieza a convertir en un hábito y dejas que tus dientes sigan ensuciándose mientras comes, bebes y duermes durante siete días, “la acumulación de placa en los dientes es cada vez más gruesa y empieza a oler”, asegura Wolff. No sólo eso, durante esta primera semana de no cepillarnos empieza a desarrollarse la gingivitis, una enfermedad bucal frecuente que afecta a las encías inflamándolas e irritándolas, de tal forma que en estos primeros días, sólo con tocarnos la zona, podrían sangrarnos un poco.

Un mes después

30 días después de haber abortado por completo el plan de mantener una mínima higiene bucal, las bacterias que viven dentro de nuestra boca –que, como imaginarás, ya se han hecho fuertes en la zona– comienzan su proceso de descomposición: “No sólo tendrás las encías muy inflamadas y enrojecidas, si además tomas alimentos azucarados, el riesgo de que se produzca una caries casi de inmediato se incrementa sin medida”, explica Wolff, quien además advierte que pasado el mes es cuando comienzan a aparecer puntos blancos en los dientes: “Si bien estas manchas blanquecinas pueden deberse a otras muchas razones, desde la genética hasta una ingesta excesiva de flúor, en el caso de haber abandonado el cepillado indica una descalcificación del esmalte, el primer signo visible de que nuestros dientes se están deteriorando”, concluye.

Al año

“En el momento en que una persona ha pasado 365 días sin probar la pasta de dientes, su saliva, sobre todo si continúa llevando una dieta alta en azúcar, se encarga de crear caries dentales y agujeros en los dientes”, explica Wolff, quien bromea con que “la acumulación de placa ya no es más que un problema secundario”. Además, las encías están realmente inflamadas y adquieren una tonalidad rojo oscuro.

Claro que la magnitud de los daños de este año sabático de higiene dental, varía en función de nuestra propia disposición genética y de los años que tengamos, ya que el cuerpo está más preparado para protegernos cuando somos más jóvenes: “Si alguien mayor deja de lavarse los dientes tendrá más problemas. Si alguien de 50 años pasa tanto tiempo sin lavarse la boca, especialmente si esta persona está enferma o recibiendo algún tratamiento médico, su dentadura empezaría rápidamente a soltarse y comenzarían a caerse algunas piezas”, relata el odontólogo.

¿Y cinco años después?

No te entra en la cabeza, pero sí, hay personas que se pasan más de 1.800 días sin cepillarse los dientes. Como ocurría al año, esta pésima costumbre será más dañina cuanto más edad tengamos. Mientras alguien joven “podría terminar con un poco de inflamación en las encías y alguna caries”, describe Wolff, “el cuerpo de una persona mayor es menos resistente, y después de un año tendrían graves enfermedades de dientes y algunas piezas podrían empezar a moverse e incluso caerse, ¡imagínense cinco años después!”, exclama el experto, quien, tras este poco agradable resumen de lo que podría ocurrirnos, recomienda encarecidamente no sólo el cepillado de dientes durante al menos dos minutos sino el uso de enjuagues bucales al menos una vez al día, dos si, ya sea por descuidos higiénicos o por genética, padecemos alguna enfermadad de encías o tenemos caries.

{ Comments on this entry are closed }

 

Las 5 enfermedades bucales más comunes

Cuida la salud de tu boca, visitá al odontólogo por lo menos dos veces al año para que tengás una buena higiene bucal que te ayude a evitar enfermedades periodontales.

elnuevodiario.com.ni

Es muy importante contar con una sonrisa blanca y saludable que, en caso de no cuidarla adecuadamente, puede ser afectada por las incómodas infecciones.

Cabe mencionar que las enfermedades bucales no solo afectan la zona de la boca, sino que también impactan en diversas partes del organismo del ser humano; por lo que es importante tener una correcta higiene que garantice la eliminación de bacterias.

Por ello, consultamos al odontólogo Carlos Eduardo Aráuz, colaborador de jornadas odontológicas en Operación Sonrisa, quien manifiesta la necesidad de visitar al odontólogo entre cada seis meses o al menos una vez al año, para evitar algunas enfermedades comunes que afectan la zona bucal.

Caries

Puede ser una o varias grietas que se presentan en los dientes, causadas por los ácidos de los alimentos en descomposición. Se registra en la parte exterior y puede afectar el nervio, ocasionando un dolor agudo que puede provocar la pérdida de la pieza dental. Entre sus causas, la deficiente higiene bucal y la ingesta de comida azucarada favorecen su aparición.

Gingivitis

Se genera por un mal cepillado de dientes, el escaso uso de hilo dental y el tabaquismo. Consiste en la inflamación de las encías causada por un proceso infeccioso (bacterias) o la acumulación de placa bacteriana y sarro. Si no es atendida a tiempo, puede afectar el hueso y convertirse en una periodontitis.

Periodontitis

Es una infección progresiva de las encías y pérdida del hueso alrededor del diente, lo que provoca el desprendimiento de las piezas dentales. La mayoría de los casos es consecuencia de la acumulación prolongada de placa bacteriana y sarro en los dientes. Sus síntomas principales son: enrojecimiento intenso de la encía, inflamación sin dolor y sangrado leve al comer o durante el cepillado.

Cáncer bucal

Cuando no existe una limpieza adecuada, la boca puede albergar muchos gérmenes y bacterias, que ocasionan este tipo de enfermedad. Se manifiesta a partir de cualquier llaga, inflamación o úlcera que dure mucho tiempo. Algunos factores de riesgo que detonan el padecimiento son: tabaquismo, alcoholismo, dieta deficiente en vitaminas A, E, y hierro, una infección viral o la exposición excesiva al sol.

Halitosis

Una mala higiene bucal, caries y el tabaquismo son las causas del mal aliento en los adultos. Es importante visitar al dentista para que realice un diagnóstico y recete un tratamiento adecuado.

Según el doctor, la clave para la prevención de las enfermedades bucales está en tener una correcta higiene, a través de las buenas costumbres y técnicas en el cepillado de los dientes .

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas