From the category archives:

Autismo

Antidepresivos durante el embarazo están vinculados al autismo, según estudioautismo embarazo farmacos

ElComercio.com

Un estudio publicado este 19 de julio del 2017 estableció un vínculo entre la toma de antidepresivos durante el embarazo y un mayor riesgo de autismo en el bebé, aunque los expertos aseguraron que dicha relación no es “alarmante”, porque la probabilidad es baja y otros factores podrían influir en la aparición del trastorno.

Según el estudio publicado en la revista médica BMJ, “los niños expuestos a antidepresivos durante el embarazo parecen tener un leve riesgo adicional de autismo”.

Los investigadores afirman, no obstante, que “el riesgo es limitado y que esos resultados no deben considerarse como alarmantes”.

El estudio llevado a cabo por la universidad de Bristol en Reino Unido se basa en los datos de 254 000 suecos de entre cuatro y 17 años. Sus resultados muestran que el 4,1% de los 3 300 niños cuyas madres tomaban antidepresivos durante el embarazo son autistas.

Ese porcentaje es del 2,9% para los niños cuyas madres tenían antecedentes psiquiátricos pero no tomaron antidepresivos durante el embarazo.

Aunque el estudio señala un vínculo entre la toma de antidepresivos durante el embarazo y el autismo del niño, no permite demostrar una relación de causa y efecto.

“Es posible que el riesgo más elevado de autismo se deba a los medicamentos, pero también puede explicarse por los trastornos por los que se prescribieron dichos medicamentos” a la madre, explicó un experto independiente, el profesor Ian Jones (universidad de Cardiff), quien comentó el estudio para el Science Media Centre (SMC).

“El hecho de que exista una asociación entre los dos fenómenos no demuestra que haya una relación de causalidad y puede haber muchas otras explicaciones”, coincide otro investigador independiente, el doctor Michael Bloomfield, también citado por el SMC.

Según varios expertos citados por el SMC, se necesitan varias investigaciones para explorar otras pistas, entre ellas el patrimonio genético de la madre o el nivel de gravedad de su depresión.

 

{ Comments on this entry are closed }

Autismo, genes y vacunas

La incidencia del autismo en la población es relativamente baja y afecta 4 veces más a los varones que a las mujeres, si bien todo indica que ha habido un aumento significativo en las últimas décadas, yendo del 4 por 10.000 habitantes de 1950 a 40 a 60 por 10.000 en 2008.

actuall.com

El autismo (Trastorno del Espectro de Autismo o ASD) es un síndrome heterogéneo, que afecta al desarrollo neurológico, aparece durante las primeras etapas de la infancia y se caracteriza por una falta de interacción social, dificultad o ausencia de comunicación verbal o de capacidad de respuesta, y otras alteraciones del comportamiento. El autismo, abarca realmente un amplio espectro de tipos que van desde los trastornos menos severos, como el Síndrome de Asperger, a un trastorno generalizado del desarrollo neurológico con los síntomas indicados.

Es preocupante además por el hecho de que, con exclusión de quienes tienen el síndrome de Asperger, aproximadamente dos tercios de las personas con autismo presentan retraso mental. La incidencia del autismo en la población es relativamente baja y afecta 4 veces más a los varones que a las mujeres, si bien todo indica que ha habido un aumento significativo en las últimas décadas, yendo del 4 por 10.000 habitantes de 1950 a 40 a 60 por 10.000 en 2008 [1].

Este aumento ha llamado la atención y en cierta medida ha causado cierta alarma en la población. Aunque en parte se explica por una mayor disponibilidad de servicios y cambios en los criterios de diagnóstico que permiten incluir un espectro más amplio de trastornos neurológicos, sigue en el aire una explicación más explícita sobre dicho incremento.

Para resolver las dudas suscitadas sobre la incidencia del autismo en la población y sus efectos negativos sobre las personas que lo padecen, se está haciendo todo tipo de investigaciones, con especial énfasis en los dos factores fundamentales intervinientes: genéticos y ambientales.

El único cromosoma X presente

Respecto a los factores genéticos, en principio parece no parece haber duda de que en el autismo están implicados múltiples genes. Se trata de un sistema multifactorial o poligénico. De hecho, en el transcurso de varios años de estudios, se han encontrado cientos de genes implicados. Entre ellos los hay con efectos mayores, como los AUTS1, AUTS2…a AUTA18,  que tienen su sede en diferentes cromosomas no sexuales y al menos otros seis denominados AUTSX1 a AUTSX6, con localización en el cromosoma X. Estos últimos afectan especialmente a los varones por no tener más que un gen en el único cromosoma X presente (XY) [1].

En un estudio recientemente publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, se describe la implicación en el autismo de cientos de los llamados “genes esenciales”, así denominados por ser necesarios para la supervivencia y proliferación celular [2]. Investigaciones previas, llevadas a cabo en líneas celulares, han permitido conocer que al menos un 10% de los genes de nuestro genoma (18.166), es decir unos 2.000 genes, pertenecen a este grupo de “genes esenciales”. Entre ellos los hay implicados en procesos biológicos básicos, como la replicación del ADN, la transcripción del ADN a ARN, la traducción del ARN a proteínas, etc.

Lo que revela este estudio es que los niños con autismo acumulan un número significativamente más alto de mutaciones en los genes esenciales que sus hermanos no autistas. Los investigadores han llegado a concretar una lista de 29 genes esenciales que se consideran prioritarios lo que facilitará futuros estudios funcionales y el diagnóstico de esta patología.

El segundo factor interviniente es el ambiente. En Genética sabemos desde hace muchos años de la  mayor o menor influencia de los factores ambientales en la manifestación fenotípica de los caracteres dependientes de los sistemas multigénicos. No se es más o menos obeso solo por los genes que tengan que ver con una capacidad para digerir las grasas, sino también por el régimen alimenticio.

No se es más o menos moreno, solo por los genes implicados en el color de la piel, sino también por la exposición a la radiación solar, etc. Lo que entendemos por ambiente en el caso del autismo, se refiere a la influencia de factores fisiológicos, metabólicos o bioquímicos que pueden afectar al nivel de expresión de los genes esenciales durante el desarrollo neurológico, conduciendo a una mayor o menor manifestación del carácter.

Contaminación con ADN humano

Dado el momento del desarrollo infantil en que aparecen las primeras manifestaciones del autismo se han manifestado diversas hipótesis. Así, el hecho del aumento de incidencia de casos de autismo en determinados países, en coincidencia con cambios en algunos tipos de vacunas, ha promovido una sospecha sobre los elementos químicos o biológicos intervinientes en la fabricación y/o composición de las vacunas.

Sobre esta sospecha se llegaron a presentar más de 5.000 demandas legales en Estados Unidos, por la utilización de vacunas que contenían “timerosal” un conservante que combina etilmercurio y tiosalicilato y que se utiliza para dificultar el crecimiento de bacterias y hongos en las vacunas, entre ellas la triple vírica (sarampión, paperas y rubeóla). A pesar de cierta evidencia genética inicial [3], la Organización Mundial de la Salud sostiene que no hay pruebas de efectos directos del timerosal contenido en vacunas para lactantes, niños y adultos, y el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas acepta el uso de este conservante.

Otro hecho que también se ha investigado se refiere a la contaminación de los preparados de las vacunas con fragmentos de ADN humano, procedente de las líneas celulares utilizadas en los laboratorios para producirlas, con la objeción ética de que algunos de los cultivos celulares proceden de abortos provocados [4].

Aunque no hay estudios concluyentes sobre los efectos de los residuos de ADN en las vacunas es otro aspecto que merece toda la atención y que desde luego exigiría la utilización de otras fuentes de células para los cultivos y explicitar en los prospectos de las vacunas el origen de las células utilizadas, y en caso de que se utilizaran líneas celulares de abortos, ofrecer otras alternativas para quienes tuvieran objeción de conciencia por ese hecho.

El conocimiento de los factores genéticos o ambientales determinantes del autismo nos obliga finalmente a hacer una reflexión. En primer lugar, se debe potenciar la investigación que nos permita saber las causas como factor necesario para reducir los efectos de esta patología y su incidencia en la población.

En segundo lugar, habría que disipar todas las dudas respecto a los factores ambientales relacionados con el desarrollo neurológico, que en el caso del autismo está planteando obstáculos a algo tan necesario e importante como lo es la vacunación, que no siendo obligatoria en España, si es desde luego necesaria para evitar la desprotección de niños y adultos frente a las infecciones y epidemias. Como se señala en el importante documento “Cuestiones ético-legales del rechazo a las vacunas y propuestas para un debate necesario”, emitido recientemente por el Comité de Bioética de España: “Se debe promover el principio de transparencia en el ámbito de las vacunas y seguir trabajando desde los poderes públicos con apoyo de las sociedades científicas y grupos profesionales en la determinación de cuáles son realmente las vacunas que se muestran como indispensables para la salud colectiva, valorándose con criterios estrictamente objetivos los riesgos y beneficios, viniendo la decisión determinada por criterios científicos y de salud pública, con exclusión de intereses meramente comerciales, demagógicos u oportunistas”.

[1] Folstein SE., Rosen-Sheidley B. Genetics of autism: complex aetiology for a heterogeneous disorder. Nature Rev. Genet. 2: 943-955. (2001).

[2] Ji et al. Increased burden of deleterious variants in essential genes in autism spectrum disorder. PNAS 113:52 15054-15059 (2016).

[3] Geier MR, Geier DA. Neurodevelopmental disorders after thimerosal-containing vaccines: a brief communication. Exp Biol Med; 228: 660-4 (2003).

[4] Redondo Calderón, JR.  (2008). Vaccines, biotechnology and their Connection with induced abortion. Cuadernos de Bioética, XIX, 2008/2ª, 321-351.

{ Comments on this entry are closed }

Ilustres desconocidos. Genio que deambula

almamater.cu

Son las tres y treinta de una tarde cualquiera. En unos minutos arribará al puerto de Nueva Gerona, Isla de la Juventud, el katamarán Río Las Casas. Él lo sabe y se dispone, como siempre, a darles la bienvenida a los amigos que llegarán. Probablemente lo hará con la escenificación exacta de uno de sus capítulos favoritos de Elpidio Valdés. Aunque tiene un tamaño intimidante y piernas frondosas, camina como los niños que recién aprendieron: en puntas de pies.

Atraca el barco. Alcanza a ver a su «socio» de la calle 39 A, el del moskovich morado. Lo saluda con cierto tono de familiaridad.  Una vez que todos se han ido me decido a caminar un rato con él.

Iniciamos la charla con un fuerte abrazo que casi me derrumba. Recuerda haberme visto en el telecentro Islavisión. Me presento, pero él prefiere llamarme «la amiga de Elena». Al parecer así me saludará a partir de hoy.

Avanzamos en dirección al tramo de malecón cercano y va contando del modelo de los aviones de Cubana de Aviación. «Llegaron recientemente, son grandísimos, se parecen a los cargueros y pertenecen a la familia de los AN. Cuando estás volando sacas un monitor y puedes ver cualquier cosa». Sabe todo eso sin haber viajado en uno jamás.

Luego me intereso por saber un poco del malecón. Entonces cuenta que lo hizo Eugenio Gómez (El Loco), a quien llama creador. «Él inventó una bicicleta acuática, una prótesis para un pobre inválido y una especie de guitarra con el mapa de la Isla», comenta mientras nos acercamos al barco «El Pinero» y evoca cuando los moncadistas viajaron ahí en 1955, tras su estancia en el Presidio Modelo.

Síndrome de Asperger: ¿padecimiento de genios?

Sacha López Cadenas tiene 44 años, vive en la Isla de la Juventud desde los dos y sufre una forma leve de autismo, denominada Síndrome de Asperger. La alteración es más frecuente en hombres, pues de cada 8 personas afectadas, solo una es del sexo femenino. Personalidades reconocidas universalmente, como Albert Einstein e Isaac Newton lo padecieron, según especialistas y el sitio web Autismspeaks. El creador de Microsoft, Bill Gates, también. ¿Se trata entonces de genios?

La psicóloga Zenisbel Molina Gómez no está segura de eso. «Es un trastorno caracterizado por el mismo tipo de déficit cualitativo de la interacción social propio del autismo, además de por la presencia de un repertorio restringido, estereotipado y repetitivo de actividades e intereses».

«Sin embargo, difiere del autismo en que no hay déficits o retrasos del lenguaje o del desarrollo cognoscitivo. La mayoría de sus víctimas son de inteligencia normal, pero suelen ser marcadamente torpes desde el punto de vista motor», indican datos del sitio NationalInstitute of NeurologicalDisorders and Stroke.

Primeros signos y diagnóstico autista

Pero, ¿cómo es la vida de una persona con Síndrome de Asperger? Carmen Cadenas, destacada conocedora de la historia local y madre de Sacha, me puede explicar. Por eso voy a visitarla sin previo aviso, pues carecen de algo tan necesario en estos casos como un teléfono. No importa el imprevisto, ella me atiende y responde sin quejas a mi curiosidad.

Relata que a los tres años su hijo manifestó los primeros síntomas. «Le costaba trabajo integrarse a los juegos de grupo, hablaba en tercera persona para referirse a sí mismo, se miraba mucho en el espejo y sentía obsesión por el movimiento circular de los ventiladores, las manillas del reloj o las ruedas».

El poco control muscular de sus manos le impidió escribir con claridad. Su mayor placer fue y es la lectura. «Desde pequeño le compraba libros troquelados y su abuela, maestra de primaria, le enseñó a leer. Lo hizo de manera fluida desde los seis o siete años, y a los nueve ya podía ver películas subtituladas», aclara para demostrar la habilidad incuestionable de aquel niño.

Actualmente, visita la Biblioteca Municipal Julio Antonio Mella en las tardes. Lee un rato y comparte con Claudia Martín Rodríguez, encargada de la atención al público, las cosas que descubrió. «Ahora está buscando Pelotón suicida», dice esta joven, asombrada de la capacidad de Sacha para memorizar. Además, habla de las buenas relaciones que mantiene con todo el personal.

El preescolar lo terminó en el seminternado Abel Santamaría Cuadrado, pero el Centro de Diagnóstico y Orientación (CDO) del municipio lo evalúa como retrasado mental profundo y lo remite a la escuela de especial. Cuando se inaugura la José Martí lo envían para allá. Solo dos de sus maestros, Margarita Rodríguez Carmona y Manuel Mateo Ventía, supieron llevarlo al aula. Después de ellos nadie pudo impartirle docencia.

Mateo, como lo llaman todos, aún recibe visitas de su exalumno en el Banco de Créditos (Bandec), donde trabaja ahora. Dice que siempre trató de explotar las habilidades del muchacho. Hacía preguntas que, gracias a su hábito de lectura y su memoria fotográfica, Sasha podía contestar, y eso lo animaba a participar en clases.

La madre no aceptó el resultado emitido por el CDO municipal porque, desde su escaso conocimiento, «un “profundo” no sabe leer». Su inconformidad con aquel diagnóstico la lleva a tratar al niño en La Habana.

El CDO Nacional detecta un trastorno que le provoca retraso mental. «Estuvimos en muchos hospitales hasta que, a los 13 años, en la Clínica del Adolescente, la doctora Lourdes Domínguez Pérez me habla por primera vez de sus conductas autistas», recuerda Carmen y añade que nunca lo atendió en la Isla, donde no tiene seguimiento médico ni social.

Ante mi asombro por las desatenciones, cuenta que el televisor y el refrigerador que tienen hoy los consiguió él mismo. Les insistió a los presidentes de la Asamblea Municipal del Poder Popular de diferentes etapas hasta que decidieron atender sus peticiones.

Deambulante

«Lo más difícil para mí fue aceptar que mi hijo estaría toda su vida deambulando por las calles de Gerona, con el peligro de perderse, sin saber yo dónde hallarlo», confiesa Carmen y alcanzo a descubrir cierta humedad en sus ojos firmes. Por fortuna, este no fue un gran problema al transcurrir el tiempo. Sacha nunca se ha perdido, siempre sabe exactamente dónde está.

«Un día llevaba horas buscándolo. No aparecía, y debía irme a trabajar porque era madre soltera y el sostén de mis padres. Lo único que hice fue entregarle su custodia a Dios y a su ángel de la guarda. Ellos supieron cuidarlo bien y me lo devolvieron sano y salvo». Así rememora esta madre uno de los episodios más difíciles de su existencia.

Después de todo, ella agradece el contacto de su hijo con la gente, pues le ha evitado estancarse. «Aquí lo quieren mucho, eso es muy bonito», asegura y lo confirmo con Arístides Abreu González, antiguo vecino de la familia. «Era un niño muy inteligente. Conocía todas las marcas de relojes rusos que se usaban en aquellos momentos. Le decíamos “el incendiario” porque en cualquier lugar hacía una candela. Todos le dábamos comida, dulces o lo que hubiese en casa».

Un personaje, una identidad

Hace dos años, diciembre trajo el 185 aniversario de la fundación de Nueva Gerona, festejado por todo lo alto. Para Sacha tuvo un matiz especial, pues le otorgaron un diploma: Vecino de tradición.

Guillermo Maquintochi Vázquez estuvo ahí. Es miembro de la Asociación de Historiadores del municipio y piensa que por sus características peculiares, Sacha ya es parte de la cultura popular local. «Es un personaje curioso y atractivo. No dudo que en el futuro nos sentemos a conversar con nuestros niños para contarles quién fue. Es un genio en muchos aspectos y se ha convertido en un sello de la Isla de la Juventud».

Sacha no tiene un lugar exacto. Lo mismo se lo tropieza en el mercado, en una parada o en un acto político. Eso sí, siempre se le verá reproduciendo fragmentos de libros, de películas infantiles o respondiendo a las preguntas elaboradas por pineros de cualquier edad, en una suerte de pruebas de las que sale ileso una y otra vez.

Se le puede hallar en poemas y novelas de los más renombrados escritores del municipio especial —como Infidente, la más nueva de Nelton Pérez, Premio Nacional Alejo Carpentier 2015—, entre las notas musicales del pentagrama de un trovador o en las escenas tomadas bajo un «operativo de televisión» para la serie Memorias de un caminante.

Evita los lentes y los flashes, tal vez en señal de la humildad típica de los verdaderamente grandes, y su voraz apetito es calmado por muchos en cualquier punto de la geografía insular.

Adora a los niños, pero siente predilección por las pequeñas. Quizás hubiese sido buen padre… ¿quién sabe?

{ Comments on this entry are closed }

Personas con asperger no sufren discapacidad cognitiva

globovision.com

Lina de Páez, coordinadora del capitulo Mérida Fundación Asperger de Venezuela (Fundasperven), precisó que los pacientes con esta condición no sufren discapacidad cognitiva, únicamente manifiestan algunas limitaciones respecto a las destrezas sociales.

En la sede regional de Mérida se ofrecen jornadas de concientización respecto al espectro autismo y la condición del síndrome de asperger, cuyo  alcance de afectación aseveró al punto que es considerado como epidemia mundial.

Expertos en el área aseveraron que Fundasperven brinda ayuda a los diagnosticados a través de tratamientos y herramientas que facilitan su normal desenvolvimiento en los diferentes ámbitos sociales.

Asimismo, la directora nacional, Maryori Henríquez, señaló que la fundación realiza grupos de apoyo para familiares y pacientes donde se estimula el desarrollo de las destrezas sociales.

Fundasperven estima que Venezuela no escapa al incremento exponencial en el número de personas afectadas por el espectro de autismo, en este caso la condición de Asperger.

Es importante que las madres estén atentas al rechazo del contacto físico, “que no haga contacto visual, que se altere y llore frecuentemente, que no acepte que lo abracen, que no mira peligro”, así lo manifestó la médico psiquiatra y asesora de la fundación Miriam Ortíz.

Explicaron que no se trata de una enfermedad sino de una condición  de origen multifactorial, que tiene que ver en gran medida con el aparato digestivo, el sistema inmunológico y con el área de toxicidad ambiental.

{ Comments on this entry are closed }

 

En cada escuela, 2 alumnos con Síndrome de Asperger

Es una de las formas en que se presenta el autismo y puede confundirse con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

sipse.com.-José Salazar/Milenio Novedades

El Síndrome de Asperger es una de las formas en que se presenta el trastorno llamado autismo. Es difícil de detectar e incluso se puede llegar a confundir en algún momento con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), explica César Iván Espadas Sosa, presidente de la Academia Yucateca de Medicina y Cirugía (AYMC).

El especialista comenta que este síndrome se presenta más en niños que en niñas y que en México no hay una estadística puntual sobre este padecimiento, pero en el mundo se considera que un niño de cada 300 tiene  Síndrome de Asperger, y que en cada escuela se pueden encontrar uno o dos niños en esta situación.

‘Es difícil de detectar, sino hasta que el niño comienza a tener problemas de lenguaje y muchas dificultades para comunicarse con otras personas, tienden a aislarse, a jugar mucho con objetos por horas fijando toda su atención en ellos. También sucede que fijan la vista en un objeto o un punto y se quedan dedicados a la observación de ello. Esto no permite que el niño socialice con su familia y en la escuela’, explica el especialista.

Este padecimiento, agrega el médico, complica el proceso de aprendizaje de los niños en la escuela porque no prestan atención a las indicaciones de los profesores por estar concentrados en sus propios pensamientos. Habitualmente los maestros de primaria son los primeros en percatarse de esta conducta y alertan a los padres.

Sin embargo, Iván Espadas detalla que en la mayoría de los casos la inteligencia se conserva e incluso los niños con Asperger pueden tener un nivel superior al promedio, que  les permite realizar tareas muy laboriosas. El problema está en que no pueden socializar con los demás, apuntó.

Los casos de Bill Gates y Steve Jobs son de los más conocidos internacionalmente de lo que un niño Asperger catalogado como de ‘alto rendimiento’ puede aportar al mundo con sus conocimientos.

‘En ocasiones nos llegan a consulta niños con reportes escolares que indican que no atienden, que no platica con sus compañeros, tiende a aislarse y que su lenguaje es muy escaso. Esto principalmente se reporta en niños entre 7 y 8 años’, puntualiza Espadas Sosa.

El tratamiento del Síndrome de Asperger se realiza por medio de terapias psicológicas y psiquiátricas y dependiendo el caso se pueden indicar algunos medicamentos.

{ Comments on this entry are closed }

 

Más evidencias de que el nacimiento prematuro podría aumentar el riesgo de autismo

Pero los investigadores detectan una tasa más baja que la que se ha reportado anteriormente

healthfinder.gov

Según un estudio reciente, los bebés muy prematuros podrían tener un riesgo más alto de haber sido diagnosticados con autismo a los 4 años de edad, aunque la investigación cuestiona qué tan altas son esas probabilidades.

El estudio australiano, publicado en línea el 21 de enero en la revista Pediatrics, encontró que poco menos del 2 por ciento de los recién nacidos prematuros y con un tamaño pequeño fueron diagnosticados luego con autismo entre los 2 y los 4 años de edad.

Esa prevalencia, apuntaron los investigadores, es más baja que la observada en estudios anteriores, en que las cifras han variado de alrededor de un 4 a un 13 por ciento.

También dijeron que hay motivos para confiar en la veracidad de sus hallazgos. Este estudio es uno de los pocos que evalúa directamente a los niños, en lugar de utilizar cuestionarios para los padres, apuntó la investigadora líder, Margo Pritchard, profesora de enfermería neonatal de la Universidad Católica de Australia, en Brisbane del Sur.

“Lo que encontramos es que nacer de forma muy prematura es un factor de riesgo, algo consistente con estudios anteriores”, dijo Pritchard. “Pero cuando se aplica el rigor diagnóstico, usando una evaluación directa, la tasa de autismo es más baja que la reportada en otros estudios”.

Sin embargo, el Dr. Paul Wang, vicepresidente principal de investigación médica de Autism Speaks, una organización sin fines de lucro, dijo que no está claro cómo interpretar la prevalencia más baja.

Los métodos de los estudios son distintos, y algunos han seguido a los niños por periodos más largos (hasta los 8 años o más), así que resulta difícil saber qué estimados se acercan más a la verdad, comentó Wang.

En lugar de ello, consideró los nuevos hallazgos como un respaldo adicional al panorama general. “La prematuridad y el bajo peso al nacer son factores de riesgo del autismo”, señaló Wang.

Pero también enfatizó que no hay un solo factor contribuyente al trastorno del espectro autista, un trastorno del desarrollo que se cree que afecta a uno de cada 68 niños de Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El autismo es complejo, dijo Wang, y la mezcla de causas varía de un niño a otro. Pero en general, los expertos creen que comienza con una vulnerabilidad genética, en combinación con ciertas exposiciones ambientales en un momento crítico del desarrollo, en particular en el útero.

Los investigadores siguen intentando comprender las influencias ambientales, comentó Wang.

Según Autism Speaks, los estudios han implicado varios factores además del nacimiento prematuro. Incluyen a los padres con una edad más avanzada, además de la exposición prenatal a ciertas infecciones, a la contaminación atmosférica o a fármacos particulares, como el ácido valproico (Depakote), un anticonvulsivo.

Para el nuevo estudio, el equipo de Pritchard evaluó a 169 niños pequeños nacidos antes de la semana 29 de embarazo. Se les examinó a los 2 y a los 4 años de edad por posibles señales del autismo, como retrasos en el lenguaje, o una falta de interés en los demás niños.

En general, un 13 por ciento de los niños tuvieron resultados “positivos” y se sometieron a más evaluación. Al final, justo por debajo del 2 por ciento fueron diagnosticados con autismo.

Pero Wang apuntó que casi todos los niños que resultaron positivos pero que no recibieron un diagnóstico formal tenían problemas significativos con la comunicación, con el juego imaginativo o con las conductas repetitivas, por ejemplo.

Y dado que los bebés muy prematuros están en riesgo de varios problemas del desarrollo, diagnosticar el autismo de forma definitiva a una edad temprana puede resultar difícil, explicó Wang.

Pritchard se mostró de acuerdo en que determinar el autismo en esos niños es difícil. Pero añadió que evaluaciones que son el “estándar de excelencia”, como la Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo (que se utilizó en este estudio) pueden ayudar a diagnosticar el trastorno a una edad temprana.

Sea cual sea la verdadera prevalencia de autismo entre los prematuros, es importante que esos niños reciban evaluaciones rutinarias del desarrollo, enfatizaron Wang y Pritchard.

“Hay que seguir y evaluar de cerca a todos esos niños”, dijo Wang. De esa forma, cualquier discapacidad (física, mental o social) se puede detectar pronto y ser abordada.

“Identificar las diferencias tempranas en el desarrollo puede ayudar a vincular a los niños con unas prácticas efectivas de intervención”, concurrió Pritchard.

Añadió que “la moraleja es aprovechar la monitorización del desarrollo y mantener a los niños nacidos de forma muy prematura en esos programas durante toda la niñez”.

{ Comments on this entry are closed }

 

Nuevas vías para el tratamiento del autismo

noticiasdelaciencia.com

Una investigadora de la UPV/EHU (España), con una gran trayectoria en el estudio del autismo y de la relación de la oxitocina con esta enfermedad, ha participado en un artículo que ha servido para demostrar que la liberación de oxitocina produce un aumento en la producción de anandamida, lo que hace que los ratones muestren una preferencia por interaccionar socialmente. Este nuevo mecanismo por el cual la oxitocina podría estar involucrada en la conducta social ha sido recientemente publicado en la prestigiosa revista científica PNAS.

Olga Peñagarikano, investigadora Ramón y Cajal del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU, con amplia experiencia en el estudio de las causas neurobiológicas del autismo y la manipulación del sistema de la oxitocina como potencial tratamiento de esta enfermedad, ha contribuido en una investigación llevada a cabo por un equipo de la Universidad de California-Irvine.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) está caracterizado principalmente por un déficit en el comportamiento social. La oxitocina, hormona natural producida por el cerebro, está involucrada en la conducta social. Hay algunos ensayos clínicos, realizados con humanos, donde se ha demostrado que cuando la cantidad de oxitocina aumenta hay determinados aspectos que mejoran en las interacciones sociales. “Hoy en día todavía no hay un tratamiento en el autismo para mejorar la conducta social, pero una de las terapias más prometedoras para el TEA es la manipulación del sistema de la oxitocina”, explica la investigadora.

Se cree que al menos una parte de pacientes con TEA podría tener una disfunción en este sistema. De hecho, en otra publicación reciente, la investigadora demostró que un modelo de ratón de autismo presentaba unos niveles reducidos de oxitocina en su cerebro y que la administración de la misma mejoraba su comportamiento social. Para ello, construyó un vector vírico —un virus modificado de manera que no es patogénico, es decir, no produce ninguna enfermedad— para transferir un receptor artificial a las neuronas que producen oxitocina en el ratón. Esta técnica, llamada DREADD (Designer Receptors Exclusively Activated by Designer Drugs, es decir, receptores de diseño exclusivamente activados por drogas de diseño), es un técnica muy útil en el estudio de circuitos neuronales: consiste en transferir un receptor artificial a las neuronas de interés, que serán activadas o desactivadas exclusivamente mediante la administración de un determinado fármaco para ver su efecto.

El doctor Piomelli, investigador de la Universidad de California y experto en endocanabinoides, contactó con Peñagarikano para poder utilizar el vector desarrollado por la investigadora vasca en la técnica DREADD, en un estudio que ha servido para demostrar que la liberación de oxitocina produce un aumento en la producción de anandamida (una sustancia endógena, producida por nuestro cuerpo, que actúa sobre los receptores canabinoides, mismos receptores sobre los que actúa el cannabis). “Mi implicación en este trabajo ha sido la de compartir el vector vírico necesario para la técnica DREADD y supervisar y asesorar en su uso para garantizar su utilización exitosa”, explica Peñagarikano.

Los resultados obtenidos en la investigación sugieren que uno de los mecanismos por los que la oxitocina hace que las relaciones interpersonales se perciban como agradables podría ser a través de la liberación de anandamida. Aumentando la cantidad de anandamida se observa que los ratones muestran una mayor preferencia por interaccionar socialmente. Cuando se activa el sistema de la oxitocina, tanto farmacológicamente como mediante la técnica DREADD, se produce un aumento en la producción de anandamida. Se sabe que la oxitocina interactúa con otros neurotransmisores en este sistema, como son la serotonina y la dopamina. Este trabajo “desvela un nuevo componente en el sistema —concluye Peñagarikano—, lo que podría tener implicaciones a la hora de desarrollar fármacos para enfermedades afectadas por deficiencias en la conducta social, como el autismo, basadas en la modulación de este circuito”. (Fuente: UPV/EHU)
 

{ Comments on this entry are closed }

 

El autismo impacta en los papás

Crean programas para ayudarlos a manejar el estrés

yucatan.com.mx.-NUEVA YORK (HealthDay News).-

En su mayoría las terapias para el autismo se centran en el niño, pero nueva investigación sugiere que los padres estresados podrían beneficiarse de tratamientos diseñados para ellos.

Las madres de niños autistas que participaron en un programa de habilidades de afrontamiento descubrieron que conectaban mejor con sus hijos y sintieron menos estrés, ansiedad y depresión, reportan investigadores de la Universidad de Vanderbilt en Nashville.

“Las intervenciones, por unas buenas razones, se han centrado en el niño, pero lo que faltaba era dirigirse al bienestar y la salud de los padres”, dice la autora del estudio, Elisabeth Dykens, profesora de Psicología. “Es muy importante que se les proporcionen herramientas que puedan usar para gestionar el estrés y que continúen creciendo como padres”.

Las madres de los niños con trastornos del desarrollo como el autismo tienden a sufrir más estrés y tener una salud más deteriorada, además de problemas psiquiátricos como la depresión. Esto puede afectar su habilidad para cuidar al niño.

Los investigadores crearon dos programas que potencialmente podrían ayudarlas y reclutaron a 243 mujeres para que participaran en uno u otro. Dos tercios de ellas tenían un hijo con autismo y un tercio, a un niño con otro tipo de trastorno del desarrollo. Al principio, el 85% de las madres presentaba un nivel de estrés alto, el 48% estaba clínicamente deprimida y el 41% sufría de ansiedad.

Un programa se centró en la meditación, los ejercicios de respiración y prácticas para la mente y el cuerpo, como el yoga, explica la profesora Dykens, directora asociada del Centro Kennedy para la Investigación del Desarrollo Humano de la Vanderbilt. El otro se basaba en la Psicología positiva, que enseñó a las madres a enfocarse en los aspectos positivos de sus vidas. “Realmente le da la vuelta a la Psicología tradicional, porque pensamos en lo que está bien en las personas y hacemos lo que puede potenciar eso”, señala.

Los investigadores dieron seguimiento a su progreso hasta seis meses después. Hallaron que ambos programas llevaron a una reducción significativa del estrés, la depresión y la ansiedad. Las madres también reportaron que el sueño y la satisfacción con la vida habían mejorado.En particular, el programa de meditación consciente (mindfulness) ayudó a las madres, que obtuvieron los mayores beneficios en comparación con el programa de Psicología positiva.

Autismo | Investigación

Los resultados del estudio se publican en la edición de agosto de “Pediatrics”.

Mentores

Los investigadores contrataron a madres de niños con autismo para que actuaran de mentores y enseñaran a sus pares las habilidades de afrontamiento.

Método

“Entre los padres hay un cierto entendimiento. Hay una conexión automática. Usar un modelo que haga de mentor de sus pares realmente sería la manera de trabajar”, considera la profesora Elisabeth Dykens.

{ Comments on this entry are closed }

 

Jóvenes con autismo desarrollan proyectos que mejoran la autonomía de personas con discapacidad

Un grupo de jóvenes con autismo de alto funcionamiento han desarrollado varios proyectos de impresión 3D que mejoran la autonomía de personas con discapacidad a través del programa Young Aspies Makers, un proyecto impulsado por Fundación Orange con el apoyo de BJ Adaptaciones y Fundación Friends que se lleva a cabo en los Ateneos de Fabricación de Barcelona, según han informado sus organizadores.

lainformacion.com

Un grupo de jóvenes con autismo de alto funcionamiento han desarrollado varios proyectos de impresión 3D que mejoran la autonomía de personas con discapacidad a través del programa Young Aspies Makers, un proyecto impulsado por Fundación Orange con el apoyo de BJ Adaptaciones y Fundación Friends que se lleva a cabo en los Ateneos de Fabricación de Barcelona, según han informado sus organizadores.

Durante el curso, los alumnos han identificado varias ideas de piezas útiles para pescar o jugar al golf, utensilios de cocina adaptados y piezas para sujetarlos, o rejillas para que los mandos de los videojuegos sean accesibles. También se ha creado una pieza para que personas con dificultades de agarre puedan jugar al ping-pong.

Según los organizadores, los modelos desarrollados durante el curso pasarán a formar parte de un repositorio en internet de código libre y abierto a todo el mundo, donde otras personas podrán retocarlos, mejorarlos o simplemente conocerlos, teniendo en cuenta que la prueba y el error en el mundo de la fabricación digital son una parte fundamental del proceso.

La formación de esta iniciativa se ha estructurado en tres grupos de alumnos, que consisten en un curso intensivo de verano (recién finalizado), un curso intensivo en septiembre y un módulo que se desarrollará a lo largo de diez semanas y que concluirá en noviembre.

{ Comments on this entry are closed }

 

Vacunas y autismo: ¿mito o realidad?

Una fuerte campaña sostiene que las vacunas pueden provocar autismo, pero no hay suficiente evidencia científica de ello.

laraza.com.-Amaly Rodríguez

Todas las madres desean lo mejor para sus pequeños y esto comienza con el cuidado de su salud. Una alimentación balanceada, visitas regulares al pediatra e inmunizarlos para prevenir enfermedades.

Sin embargo, desde hace varios años, gracias a campañas impulsadas por estrellas de televisión, muchas personas han decidido dejar de vacunar a sus hijos con el argumento de que las vacunas contienen ingredientes que producen autismo en los pequeños. La controversia sigue y las consecuencias afectan a toda la población.

¿Dónde comenzó el mito?

La relación entre las vacunas y el autismo se originó en un artículo publicado en la prestigiosa revista médica The Lancet en 1998. En este estudio, el cirujano Andrew Wakefield analizó apenas 12 casos -un número insuficiente para cualquier investigación- y concluyó que la vacuna triple viral que protege contra sarampión, paperas y rubeola era la culpable por contener un conservante llamado thimerosal, acusado de afectar el desarrollo neurológico de los niños.

En 2007, la actriz Jenny McCarthy escribió un libro, que publicitó en el show de Oprah, donde afirma que su hijo fue diagnosticado con autismo después de ser vacunado. En el año 2008 la actriz afirmó que su hijo había sido curado, y aunque muchos doctores coincidieron en que el pequeño había sido víctima de un diagnóstico errado, la actriz sigue con su campaña antivacunación. Teniendo en cuenta la popularidad del programa, la controversia fue mucha.

¿Las vacunas producen autismo?

No existe ningún vínculo entre la vacuna triple viral y el espectro autista. En el año 2004 diez de los trece científicos involucrados en el trabajo publicado por Wakefield retiraron sus firmas del estudio, además los editores de The Lancet publicaron un artículo para rectificarse.

Asimismo, un periodista llamado Brian Deer develó que Wakefield falsificó los datos de su investigación y se han publicado cientos de artículos que lo desmienten desde instituciones como la Asociación Americana de Pediatría.

Vacunarse es imprescindible

La campaña hecha a partir de una investigación científica falsa ha arrojado cifras alarmantes: sólo en Estados Unidos, en 2011 se registró un aumento del 50% de los casos de sarampión y cientos de personas fallecidas, cuando en el año 2000 esta enfermedad se consideraba erradicada de país.

La vacunación es fundamental, pues es el único medio disponible para prevenir y eliminar por completo enfermedades muy contagiosas que pueden ser mortales para niños y adultos. Una vacuna es, sencillamente, una forma de cuidar a tu bebé y a todos los que le rodean.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas