From the category archives:

Alergia

Curiosidades sobre los estornudos

Estamos en época de resfriados, y es habitual ver a la gente estornudar. Te contamos algunas curiosidades sobre los estornudos.

muyinteresante.es

Los hay estridentes, silenciosos, terroríficos, cómicos… hay casi tantos tipos de estornudo como personas. Un cosquilleo previo nos avisa cuando vamos a estornudar, y lo siguiente es una potente expulsión de aire por la nariz y la boca.

El estornudo es un acto reflejo que, generalmente, está provocado por la irritación de la mucosa nasal, y permite expulsar partículas extrañas fuera del cuerpo, aunque también facilita la dispersión de gérmenes.

Aprende más sobre los estornudos

– El aire que expulsamos al estornudar puede alcanzar una velocidad de hasta 70 km/h, y la saliva puede viajar unos 7 metros.

– Además de los agentes físicos, la luz también puede desencadenar un estornudo. Aproximadamente una de cada cuatro personas reacciona estornudando cuando se expone repentinamente a la luz solar. Este tipo de estornudo recibe el nombre de estornudo fótico, y la causa parece ser la asociación entre los nervios óptico y trigémino. Cuando llega mucha luz a la retina, esta estimula el nervio trigémino y se produce el estornudo.

– Es muy difícil estornudar mientras se está dormido, aunque puede ocurrir. Durante el sueño, la actividad cerebral disminuye y el estímulo debe ser muy fuerte para que la transmisión del impulso nervioso que provoca el estornudo se complete.

– Una de las primeras filmaciones de la historia fue un estornudo. Se hizo con el kinetoscopio de Edison y fue realizada por W. K. L. Dickson en 1894. En ella aparece el actor Fred Ott aspirando una sustancia para provocar el estornudo y finalmente estornudando. Ott era un empleado de Edison conocido entre sus compañeros por su forma cómica de estornudar.
A veces, después de estornudar, se ven unos pequeños destellos de luz, que se producen debido al aumento de la presión intraocular.

– La iguana es probablemente el animal que más estornuda. Esto se debe a su necesidad de expulsar ciertas sales resultantes de sus procesos digestivos, para lo que dispone de unas glándulas especiales..

– La onomatopeya asociada al estornudo es distinta en cada país. En castellano se utiliza ‘achís’, en portugués, ‘atchim’, en inglés, ‘achoo’, en japonés, ‘hakashun’, en italiano, ‘etciú’… Además, tampoco en todos los países se reacciona igual ante el estornudo: en Irán, es costumbre parar lo que se está haciendo cuando se encadenan dos estornudos, ya que se interpreta como una señal; en México, se responde al primer estornudo con ‘salud’, al segundo con ‘dinero’ y al tercero con ‘amor’.
Las expresiones ‘salud’ y ‘Jesús’ utilizadas en castellano para responder a un estornudo tienen su origen en la época romana, cuando la peste comenzaba a extenderse por Europa, y se usaban con el fin de alejar del que estornudaba la posibilidad de caer enfermo.

{ Comments on this entry are closed }

¿Se puede tener alergia al polen en invierno?

medicinatv.com

La alergia al polen más frecuente es la primaveral debida a las gramíneas. “Estas son unos pólenes que polinizan 10 veces al año y los picos son en primavera pero también podemos tener algún síntoma durante el invierno”, apunta la alergóloga Patricia Verdú. Además, hay que tener en cuenta que existen pólenes que tienen su período de polinización en invierno. Algunos de ellos son, por ejemplo, plantas como las cupresáceas, que se encuentran en algunos bosques y se utilizan como ornamentación en setos, colegios, cementerios, etc. Otros pólenes frecuentes en invierno son los del abedul y los de la avellana.

Los síntomas más comunes de esta alergia al polen en invierno son:

Rinoconjuntivitis, es decir, picor de ojos, lagrimeo, estornudos, moquillo (rinorrea acuosa) y picor de nariz.
Algunas veces se asocia también a asma, con síntomas como tos, pitos en el pecho o asfixia.

El tratamiento para esta alergia al polen en invierno consiste en un tratamiento sintomático, con antihistamínico o algún corticoide intranasal. En algunos casos se puede disponer de vacunas, es decir, de inmunoterapia específica frente a los pólenes.

¿Y cómo diferenciar unos síntomas de una alergia al polen en invierno de un resfriado o catarro común? Para ello la clave es “hacer una evaluación alergológica y tener en cuenta que el catarro algunas veces lleva asociados otros síntomas diferentes a la alergia como la fiebre”, aclara la especialista.

medicinatv.com

La alergia al polen más frecuente es la primaveral debida a las gramíneas. “Estas son unos pólenes que polinizan 10 veces al año y los picos son en primavera pero también podemos tener algún síntoma durante el invierno”, apunta la alergóloga Patricia Verdú. Además, hay que tener en cuenta que existen pólenes que tienen su período de polinización en invierno. Algunos de ellos son, por ejemplo, plantas como las cupresáceas, que se encuentran en algunos bosques y se utilizan como ornamentación en setos, colegios, cementerios, etc. Otros pólenes frecuentes en invierno son los del abedul y los de la avellana.

Los síntomas más comunes de esta alergia al polen en invierno son:

  • Rinoconjuntivitis, es decir, picor de ojos, lagrimeo, estornudos, moquillo (rinorrea acuosa) y picor de nariz.
  • Algunas veces se asocia también a asma, con síntomas como tos, pitos en el pecho o asfixia.

El tratamiento para esta alergia al polen en invierno consiste en un tratamiento sintomático, con antihistamínico o algún corticoide intranasal. En algunos casos se puede disponer de vacunas, es decir, de inmunoterapia específica frente a los pólenes.

¿Y cómo diferenciar unos síntomas de una alergia al polen en invierno de un resfriado o catarro común? Para ello la clave es “hacer una evaluación alergológica y tener en cuenta que el catarro algunas veces lleva asociados otros síntomas diferentes a la alergia como la fiebre”, aclara la especialista.

{ Comments on this entry are closed }

El 10 por ciento de los deportistas de élite sufre asma

En deportes de resistencia, como el ciclismo, la incidencia puede alcanzar el 20 por ciento

marca.com

Diferentes estudios han concluido que el asma afecta más a los deportistas de élite que al resto de la población. Mientras que la incidencia de esta enfermedad en la sociedad es de alrededor del 7 por ciento, entre los deportistas de élite alcanza el 10 por ciento. La proporción varía en función de la modalidad deportiva que se practique. En especialidades de resistencia, como el ciclismo o los deportes de invierno, se eleva hasta el 20 por ciento, mientras que en deportes considerados de intensidad, como el fútbol o el baloncesto se reduce hasta el 9 por ciento, según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirujía Torácica (SEPAR).

Según SEPAR, se trata de una forma específica de la enfermedad, denominada asma inducida por el ejercicio, que se manifiesta por broncoespasmo inducido por el ejercicio (obstrucción de las vías respiratorias en los minutos siguientes a la práctica deportiva). Los expertos de esta organización consideran que las causas de esta elevada prevalencia deben buscarse en las características del entrenamiento de los deportistas de élite que implica una sobre exposición a sustancias irritantes o con capacidad para inducir el asma. Este último podría ser el caso de la nadadora española Mireia Belmonte, que ha sufrido diferentes episodios asmáticos a lo largo de su carrera.

Según el Dr. Francisco García Rio, neumólogo, miembro de SEPAR y experto en el estudio de los efectos del ejercicio en la patología respiratoria, las causas de la estrecha relación se debe a las características de los entrenamientos y a la alta intensidad de los mismos. “El entrenamiento muchas veces al aire libre expone al deportista a sustancias irritantes con capacidad de inducir asma, como polen o ácaros, la propia contaminación medioambiental, o el cloro y otras sustancias químicas de la piscinas, y en un momento en que sus pulmones están hiperventilando debido al sobreesfuerzo”.

Por otra parte, la propia hiperventilación que se origina durante el entrenamiento de alta intensidad puede ser un factor desencadenante de broncoespasmo inducido por el ejercicio. La pérdida de humedad y de temperatura de las vías aéreas que se desencadena por un incremento muy acusado de la ventilación, puede estimular receptores irritantes de las vías respiratorias y desencadenar su constricción. Mientras dura el esfuerzo, la respiración se acelera para aumentar el transporte de oxígeno que el organismo necesita. En estas circunstancias, los atletas entrenando al aire libre, en la piscina o gimnasio con elevada humedad, pueden inhalar sustancias potencialmente nocivas que se encuentran en el aire, que irritan las vías respiratorias y pueden provocar la aparición de síntomas de asma.

Para poder competir al más alto nivel, explica SEPAR, los atletas deben cuidar y tratar bien su asma mediante una terapia que controle y module la inflamación de las vías aéreas, eleve el umbral de aparición de las crisis debidas al esfuerzo y permita realizar el ejercicio con mayor seguridad. En la actualidad los deportistas con asma pueden utilizar la medicación antiinflamatoria (corticoides) o broncodilatadora sin miedo al dopaje siempre y cuando se acredite y objetive su condición de asmático y se utilicen los medicamentes autorizados por las autoridades deportivas.

{ Comments on this entry are closed }

 

Guía de un experto para la temporada de alergias

Las personas que sufren de alergias deben prepararse para una primavera particularmente ‘desagradable’, advierte un especialista en los senos nasales de Nueva York

healthfinder.gov

Esta podría ser una temporada de alergias primaverales mala, y las personas con alergias deben prepararse, advierte un experto.

“El tiempo cambia como loco, y algunas partes del país podrían experimentar unas condiciones alergénicas peores. Es probable que esta temporada haya una súper producción de polen, de forma que los pacientes deben prepararse”, señaló el Dr. Jordan Josephson, especialista en los senos nasales del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, en un comunicado de prensa del hospital.

“Es probable que sea una primavera desagradable”, añadió.

Es esencial abordar los síntomas de alergia de inmediato, según Josephson.

“Si no se tratan, las alergias pueden provocar inflamación de los senos nasales, conduciendo a una sinusitis crónica. Las alergias también pueden afectar al tracto digestivo. La enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE) puede ser una respuesta directa a la respuesta alérgica. Así que las alergias pueden afectar gravemente a la calidad de vida. Solo hay que preguntarle a cualquiera que sufra de alergias o de sinusitis”, comentó.

La Dra. Punita Ponda, jefa asistente de la división de alergias e inmunología de Northwell Health en Great Neck, Nueva York, sugirió que si sabe que tiene alergias primaverales, debe comenzar a tomar antialérgicos al menos una o dos semanas antes del inicio de la temporada de alergias. Entonces, sígalos tomando durante toda la temporada, anotó en el comunicado de prensa.

Josephson describió varias formas de mantener los síntomas alérgicos bajo control, como: permanecer en interiores siempre que pueda entre las 10 a.m. y las 4 p.m., cuando los conteos de polen están en sus máximos; usar el aire acondicionado, que limpia y seca el aire; mantener las puertas y ventanas cerradas; y utilizar un purificador de aire.

Tras estar al aire libre, quítese la ropa y lávela de inmediato. Mantenga la ropa expuesta al polen aparte de la ropa limpia. También debe ducharse tras estar en exteriores para eliminar el polen de la piel y el pelo, sugirió.

Además, irrigue los senos nasales a diario para eliminar el polen. Y tome antihistamínicos, pero intente evitar los descongestionantes.

{ Comments on this entry are closed }

 

Intolerancia y alergia a la leche

listindiario.com.-Antonio Castillo

La leche se consume proveniente de mamíferos como la vaca. Contiene agua, minerales, calcio, hidratos de carbono (lactosa), materia grasa, vitaminas y proteínas. Las reacciones adversas que pueden ocurrir tras su ingesta son intolerancia (incapacidad para la correcta metabolización de los azúcares, en este caso la lactosa) y alergia a proteínas.

El cuadro clínico de la intolerancia consiste en diarrea intensa, explosiva y ruidosa que puede iniciar de minutos a horas tras la ingesta de lácteos, y nunca amenaza la vida; pudiendo tolerarse en algunas ocasiones la ingesta de bajas cantidades. O sea, es dosis-dependiente. La alergia es dosis-independiente, es decir, puede ocurrir con la ingesta de cantidades mínimas de leche. El cuadro clínico de la alergia a la leche puede ser la aparición de ronchas, vómitos, diarreas y dificultad para respirar de forma inmediata a la ingesta, o vómitos y diarrea incoercibles que inician horas después de la ingesta, y pueden llevar al choque hemodinámico.

En el caso de la intolerancia a la lactosa, el tratamiento consiste en el consumo de leche sin lactosa. El tratamiento de la alergia a proteínas de leche de mamífero consiste en la evitación completa de los lácteos, pudiendo administrarse en los niños pequeños fórmulas especiales de proteínas hidrolizadas.

{ Comments on this entry are closed }

 

La alergia al látex, causa de urticaria y asma

La mayoría de los casos se manifiestan por el uso de preservativos, aunque hay alimentos que favorecen las reacciones alérgicas

lavanguardia.com

La alergia al látex puede provocar urticarias, eczemas, rinitis, conjuntivitis, asma o, incluso, anafilaxia con caída de presión arterial, según ha alertado el alergólogo en la Clínica Dr. Serrano, José Serrano Sánchez-Villacañas. Se trata de una alergia que aparece con el contacto reiterado con objetos que contengan látex, como por ejemplo guantes, preservativos, globos o ropa interior, y que puede tardar meses o años en manifestarse.

Por ello, los más afectados suelen ser el personal sanitario, de limpieza y restauración. Asimismo, el también miembro de Saluspot ha informado de que hay determinados alimentos que pueden perjudicar los síntomas como los plátanos, castañas, kiwis, aguacates, albaricoques, melocotones, piñas, tomates, cacahuetes e higos. “No todos los alérgicos tienen síntomas al comer estos alimentos ya que muchos pueden comer todo tipo de productos alimenticios”, ha señalado el experto, para recordar que los preservativos producen alergia a muchas personas.

En estos casos, prosigue, cuando se produce la alergia en el hombre se siente picor e inflamación en el pene y, en ocasiones, aparecen habones de urticaria fuera de la región genital. En el caso de las mujeres, al tener la mucosa de la vagina más superficie de contacto con el preservativo, los síntomas pueden ser más fuertes. “Con la alergia al látex se deben evitar los preservativos de este material. Algunos han utilizado alguna crema barrera en la vagina con mal resultado. Otros, han hecho tratamiento previo, unas horas antes con antihistamínicos o con corticoides, con algún resultado si la alergia es poca, pero ante el inconveniente de la medicación lo mejor es evitar el preservativo”, ha analizado.

Finalmente, Sánchez-Villacañas ha recomendado acudir a un alergólogo para informarse sobre la posibilidad de vacunarse, en función de la profesión o aficiones del afectado. “Es importante realizar un tratamiento preventivo y eliminar ciertos objetos y alimentos. Los alérgicos deben aprender a reconocer objetos con látex para evitarlos. Siempre deberían identificarse cuando vayan a un centro sanitario e incluso disponer de una medalla o pulsera de advertencia. Si han padecido síntomas graves, su médico indicará una medicación de emergencia que deberían llevar consigo”, ha zanjado.

{ Comments on this entry are closed }

[22-8-15]

Cómo manejar la alergia al polen en verano

El polen es la causa principal de la rinitis alérgica en verano. Este alérgeno puede ocasionar estornudos, congestión nasal, tos, picazón o irritación en la nariz, ojos y garganta.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos, unas 35 millones de personas en Estados Unidos padecen de alergia al polen, también conocida como fiebre del heno.

Siga estas recomendaciones para prevenir o tratar este tipo de alergias.

Medidas de prevención para alergias

  • Limite sus actividades al aire libre en las mañanas, ya que a esas horas los niveles de polen son más elevados.
  • Tome una ducha y cámbiese de ropa después de llegar a casa para eliminar los residuos de polen en su cuerpo, cabello y ropa.
  • Evite secar la ropa al aire libre.
  • Mantenga las ventanas de la casa y del auto cerradas en días soleados y con viento. Utilice el aire acondicionado si es posible.
  • Procure no cortar el césped o barrer la terraza o el patio con mucha frecuencia.

Uso y administración de medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de las alergias o rinitis alérgica. Consulte con su doctor para que le indique los medicamentos para combatir las alergias, por ejemplo:

  • Descongestionantes orales y nasales
  • Antihistamínicos en pastillas, jarabes o gotas
  • Aerosoles nasales, con o sin corticosteroides

Pruebas para las alergias

Si presenta síntomas difíciles de controlar con medicamentos, su doctor le puede realizar una prueba de alergia en la piel para obtener un diagnóstico más acertado. Después de obtener los resultados del examen, el doctor le indicará el tratamiento adecuado.

Para aprender más sobre temas de salud consulte GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español, que forma parte de la Administración General de Servicios (GSA) de EE.UU.

{ Comments on this entry are closed }

 

Alergias alimentarias: ¿cada día más casos?

abc.es

Es de sobra conocido que muchos sufren alergia al polen, a los animales o al polvo. Sin embargo, cada vez más personas padecen alergia a la leche, al gluten, al huevo, al pescado, a… la lista es larga. Cualquier alimento puede provocar alergia, de hecho, en los últimos 20 años se ha registrado un aumento de la incidencia de este tipo de alergias. “En los niños predomina sobre todo la alergia a la leche y al huevo, y en los adultos a los frutos secos y a las frutas”, advierte la doctora Carmen D’Amelio, especialista en Alergología e Inmunología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra.

Los alimentos están compuestos por diferentes proteínas, algunas de ellas, con gran potencial alergénico. Dependiendo de diversos factores, el sistema inmunológico de un individuo puede reconocer una sustancia como “nociva”, reaccionando a ella de forma exagerada: crea anticuerpos que, al contacto con el antígeno o alimento en cuestión, desencadenarían una serie de reacciones que son las manifestaciones de la alergia (picores, ronchas, edema de labios o párpados, etc.).

La causa de la alergia se puede residir en múltiples factores como la genética, el momento en el que se introducen los alimentos o la frecuencia con la que se ingieren. Los síntomas de una reacción pueden aparecen muy rápidamente tras la ingesta de un alimento (lo más frecuente) o tardar varias horas. Un paciente probablemente esté sufriendo una reacción alérgica si se le hinchan los labios o los párpados, tiene vómitos, diarreas, ronchas, picor en el paladar, tos o dificultad respiratoria.

La reacción alérgica no depende de la cantidad ingerida sino de la sensibilidad a ese elemento. Es importante saber que los síntomas pueden aparecer con cantidades muy pequeñas del alimento (trazas). Es fundamental consultar al alergólogo cuando comiencen los síntomas para que puedan iniciarse los tratamientos necesarios.

Es posible que algunos niños superen la alergia al huevo y a la leche. “Se estima que a los cinco años, el 80% de los pacientes con alergia a la leche de vaca y más de la mitad con alergia al huevo logran superarlo de forma espontánea”, explica la doctora D’Amelio. Otras alergias, como a los frutos secos y al cacahuete, suelen perdurar en el tiempo.

En la vida adulta, sin embargo, pueden aparecer alergias a alimentos con los que anteriormente no había habido ningún problema. No existe un motivo concreto sino que depende del tipo de alimento, de su capacidad alergénica, de la frecuencia con la que se ingiere o también de otras alergias que el paciente presente. Por ejemplo, una persona que tenga una alergia al polen podría presentar síntomas con frutas o verduras porque se produce una reacción cruzada frente a proteínas que están presentes tanto en el polen como en el alimento.

En la actualidad, existen diferentes procedimientos para eliminar las reacciones alérgicas a la leche y al huevo en dos meses. Además, la Clínica Universidad de Navarra ofrece un nuevo tratamiento que permite reducir este periodo a una semana en algunos casos. Los pacientes podrán consumir un vaso de leche (200 ml) al día o un huevo cada dos días, por lo que “el problema de las trazas quedaría resuelto y no tendrían que revisar las etiquetas de todos los productos, cuando eran pacientes que no podían consumir nada que tuviese leche o huevo”, explica la doctora.

{ Comments on this entry are closed }

 

Las alergias no se toman vacaciones

En general, el mar no es el problema para los chicos con alergias que viajan a la costa, sino las casas de la zona, que habitualmente cerradas durante varios meses acumulan ácaros. Pero hay otros casos. Cómo prevenirlos.

Durante el verano aumentan algunos alérgenos estacionales como las esporas del hongo alternaria, los alérgenos de las cucarachas y algunos pólenes, sobre todo los de las plantas compuestas. Si un paciente tiene alergia a alguna de aquellas sustancias, lejos de mejorar en esta época, puede tener episodios más severos.

Las mamás nos consultan porque sus hijos tienen más sintomatología respiratoria cuando van al mar y preguntan si el mar es malo o peligroso para los chicos con alergias. En realidad, el mar no es el problema. Las casas de la costa están habitualmente cerradas durante gran parte del año y acumulan mucha humedad, ácaros y hongos. Cuando un paciente va a dormir a esas casas, por más que hayan estado abiertas y ventiladas un par de días antes, tienen en su interior una alta cantidad de esporas de hongos y de alérgenos de ácaros que son los que les empeoran los síntomas.

Otro tipo de situación muy común en verano son las reacciones alérgicas a picaduras de insectos. Las más frecuentes son las llamadas reacciones locales exageradas que son ronchas más grandes, dolorosas y duraderas que se ven sobre todo cuando niños pequeños con alergia de base son picados por mosquitos y, en algunos casos, si las picaduras son muchas, o si son en la cara, en los párpados o en las orejas. Sin embargo, no implican un riesgo mayor. El peligro está dado por las reacciones alérgicas sistémicas a picaduras de hormigas, abejas o avispas, que en muchos casos van a producir reacciones de tipo anafiláctica que pueden costarle la vida al paciente que tiene ese tipo de alergia.

También, hay más aparición de casos de urticaria y en particular de urticarias físicas, que son reacciones alérgicas que se desencadenan frente a un estímulo físico como, por ejemplo, el calor, el frío o la presión. La urticaria por frío es mucho más severa durante los meses de verano y se manifiesta generalmente con una reacción urticariana a veces muy severa e incluso con pérdida de conocimiento en pacientes que se han expuesto al agua fría en un día de calor.

Con respecto a la exposición solar, algunos pacientes con alergias cutáneas de base suelen empeorar si se queman pero también existen las fotoalergias o las fito-fotoalergias, reacciones alérgicas que se desencadenan después de una exposición solar, las cuales, muchas veces requieren la colaboración, la ayuda de algún tipo de savia. Es decir, es muy común que luego del contacto con la savia de la ruda, si la persona se expone a la luz solar, esto le produzca una dermatitis con ampollas, por lo cual se parece mucho a una quemadura. Esta es una situación frecuente y no es la ruda la única que puede desencadenarla, por eso merece una llamada de atención para los médicos y los padres.

Asimismo, la ingesta de algunas comidas que habitualmente no se consumen como, por ejemplo, mariscos, camarones y langostinos, que tienen como hecho llamativo que en un porcentaje de pacientes con alergia a ácaros les van a desencadenar reacciones alérgicas, fundamentalmente urticaria y angioedema, ya que esos moluscos comparten con los ácaros algunas proteínas.

Las principales recomendaciones son las siguientes: no interrumpir la medicación preventiva para el asma ni los tratamientos de alergia si se los está haciendo; llevar siempre la medicación de rescate que ha sido prescripta por el médico si es asmático o la medicación antialérgica que se le haya recomendado si tiene rinitis, urticaria o eczema; evitar entrar a una habitación o a una casa que ha estado cerrada por muchos meses. Llevarse la ropa de cama y almohadas limpias desde su casa, ya que las que están adentro de los hogares de la costa suelen estar infestadas por enorme cantidad de ácaros.

El doctor Jorge Máspero es médico especialista en Alergia e Inmunología y director de la Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias).

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Experto explica el vínculo entre las alergias y las inflamaciones del intestino

Pediatra colombiano señala que una buena alimentación hace desaparecer las alergias, casi como “por arte de magia”.

Relacionar un cuadro alérgico con una inflamación intestinal no es una situación común desde la perspectiva médica y menos a nivel de comunidad en general. No obstante, es una realidad de la que ha dado cuenta la medicina de biorregulación, también conocida como Homotoxicología, terapia de origen alemán con 75 años de antigüedad en todo el mundo.

Así lo destaca el doctor Medardo Rosales, pediatra colombiano y experto en la materia, quien es uno de los académicos que encabeza la formación de este tipo de tratamiento en Chile. “Las alergias en los niños generalmente empiezan en el intestino por distintos mecanismos, situación  que a menudo los médicos ignoran y los papás con mayor razón. Si el intestino se inflama, el resto del organismo puede no estar inflamado, pero de manera especial se inflamarán las vías respiratorias y las genitourinarias cuando se trata de una niña”.

Por qué sucede esto. Según explica, “porque el intestino tiene una relación con estas dos mucosas. Por lo tanto, si yo desinflamo este órgano con los medicamentos naturales y hago una dieta con una buena alimentación, las alergias se van como por arte de magia”.

Aunque puede parecer magia, no lo es, ya que se trata de una terapia con base científica que trata a los pacientes de manera integral, considerando los diversos factores que lo afectan y que determinan que el organismo se vaya intoxicando y produciendo inflamación. Para poder eliminar esas toxinas y regular los procesos inflamatorios, se utilizan una serie de medicamentos naturales que apoyan el tratamiento activando los mecanismos de defensa del propio cuerpo. Su efectividad está comprobada por la experiencia clínica y están prácticamente exentos de efectos secundarios gracias a que sus componentes son principalmente vegetales y minerales.

“La Homotoxicología es inocua, casi no tiene efectos colaterales. Tampoco está en contra de los mecanismos de funcionamiento orgánico, por el contrario, hace sinergia con ellos. Y el más importante de los aspectos es que cura la enfermedad, no es un paliativo, como encontramos en la medicina tradicional”, destaca el doctor Rosales.

En base a su experiencia, el doctor Rosales acaba de lanzar el libro Cura tú mismo la alergia de tu hijo, donde la alimentación es un punto esencial.  “Es muy importante porque si uno no tiene una buena alimentación los problemas seguirán. Tan sencillo como esto: Un niño con exceso de lácteos que a sus 18 meses todavía esté tomando 6 a 7 porciones de lácteos al día, es obvio que su intestino huele mal, tiene flatulencia, se afloja con facilidad, tiene reflujo, hipo, inapetencia, elimina alimentos sin digerir. Eso es inflamación intestinal”.

No obstante, aclara que la leche es un buen alimento y que no hay que satanizarla, sino que aprender a integrarla a la dieta.  “En este momento el intestino de los seres humanos está tan inflamado que lógicamente responde a mecanismos más inmunogénicos, es decir, los que estimulan al sistema inmune, uno de ellos: la leche. Entonces, estrictamente la leche no es un mal alimento, pero su efecto en el intestino se podría comparar con el ácaro para las vías respiratorias. Con el ácaro convivimos hace miles de años y antes nunca fue un enemigo del hombre y ahora lo es de los niños y la población en general. Por lo que podemos decir que el que cambió no fue el ácaro, él sigue igual, lo que cambió fueron nuestras mucosas, que al estar tan inflamadas están empezando a responder a las proteínas más inmunogénicas”.

Las razones de todo esto el doctor se las atribuye a que hemos tenido en los últimos tiempos un cambio de medio ambiente importante. Vivimos en un contexto mucho más contaminado y por ende agresivo, señala. “Lo que está respirando el hombre hoy y lo que está comiendo definitivamente no es saludable y es eso lo que le está dando a sus hijos, comidas sin ningún valor biológico, jugos sin nutrientes, comida rápida, embutidos, golosinas y exceso de lácteos. Lo cual va a inflamar el intestino y todo el organismo, por lo que se generan las alergias”.

¿Y de qué manera un padre podría revertir esta situación? Según este pediatra, lo básico es que el papá y la mamá estén informados sobre estos temas para que así puedan prevenir la alergia de sus hijos. “Porque la alergia no se cura con gotitas. Eso es un mal pensamiento. Hay que arreglar un contexto importante que tienen que saber los padres y los médicos”, concluye.

 

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas