From the category archives:

Adicciones

Fumar afecta tus ojosFumar afecta tus ojos

Aunque se menciona poco, el tabaquismo también provoca problemas de visión, produciendo degeneración macular, cataratas y ojo seco, entre otros padecimientos

24-horas.mx

Además de cáncer de pulmón, de garganta y varias afectaciones más, el tabaquismo produce otros problemas de salud de los cuales casi no se habla. Uno de ellos es la afectación que puede causar en la visión, sobre todo en personas mayores de 50 años, que pueden desarrollar padecimientos tales como degeneración macular, ojo seco o cataratas.

Para explicar el tema, 24 HORAS conversó con Nancy Espíndola Romero, Licenciada en Optometría egresada del Instituto Politécnico Nacional y vocera del Consejo Optometría México. Además, es especialista adjunta al Departamento de Visión Baja del Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana IAP de la Ciudad de México, y colaboradora en la Clínica especializada en Glaucoma del Dr. Curt Hartleben.

“Casi siempre se liga al tabaquismo con problemas respiratorios, pero casi nunca se le relaciona con algunos problemas no mortales. El tabaco tienen diferentes sustancias que se van a la sangre, y esta llega a los diferentes órganos del cuerpo. Uno de esos es el ojo, el cual al recibir esta sangre contaminada puede generar diversos problemas tales como degeneración macular, cataratas u ojo seco. En algunas mujeres embarazadas fumadoras, incluso, puede provocar que el bebé nazca con cataratas congénitas”, expresó.

 

¿QUIÉNES LO PADECEN?

Espíndola señaló que si bien todas las personas presentan riesgo de padecimientos oculares, sobre todo después de cierta edad, el mismo se eleva entra aquellos que fuman.

“Todos tenemos riesgo de padecer degeneración ocular, sobre todo después de los 50 años, pero esto es hasta cinco veces más probable en pacientes fumadores que en no fumadores. La degeneración macular en los primeros se puede presentar hasta 10 años antes por consecuencia del tabaco”, informó, y añadió: “En la actualidad, personas que comenzaron a fumar cerca de los 15 años y para los 20 ya consumían dos cajetillas por día, presentan problemas en la retina cerca de los 35-38 años de edad”, aseveró.

 

¿CUÁLES SON LOS DAÑOS?

Existen tres padecimientos particulares que son provocados por el consumo de tabaco: daño macular, cataratas y ojo seco, mismos que describió brevemente la experta:

“El daño macular provoca que quienes lo padecen tengan problemas para leer, para reconocer rostros, que no puedan generar lágrimas, que no se adapten a la iluminación con facilidad.

Otro problema ocular, como las cataratas, tiene 40% más de probabilidad de ocurrir en fumadores que en no fumadores. Finalmente, hay un tercer padecimiento provocado por el tabaco: el ojo seco, que afecta no sólo al fumador activo, sino al pasivo también. Su característica es que la lágrima se evapora más rápido y no se mantiene bien humectado, por lo que se tiene una sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo”.

¿CÓMO AFECTA EL TABACO AL OJO?

La también profesora explicó qué es lo que ocurre en el cuerpo cuando las sustancias que tiene un cigarro entran en el mismo.

“Cuando se fuma todas las sustancias se van al pulmón, y de ahí al torrente sanguíneo, entonces las moléculas de los compuestos que tiene el cigarro van a ocupar el lugar que debería tener el oxígeno. Así, la sangre llega intoxicada a los órganos, en este caso el ojo. La retina y el ojo dependen totalmente del torrente sanguíneo, y cuando éste se encuentra muy contaminado, el órgano va a sentir que le falta oxígeno y nutrimentos, por lo que se va a empezar a generar muerte celular”, comentó.

¿SE PUEDE EVITAR?

Espíndola señaló que la acción principal que se debe tomar para evitar este tipo de daño en la visión es dejar de fumar, pero como se trata de una adicción que no es sencillo quitar, dio algunas recomendaciones a seguir.

“Un problema macular, si es detectado a tiempo, puede ser tratado para que no empeore, pero la base de todo es dejar de fumar. Aunque eso sí, hay que dejar muy en claro que una vez que ya se presenta cierto tipo de problema macular, el daño es irreversible. La mácula es muy delicada y tiene células que no se pueden reemplazar. Por eso es muy importante que si se es fumador y se tiene más de 50 años, se realicen chequeos periódicos para determinar si existe un problema”.

Concluyó señalando a dónde puede dirigirse la gente que quiera una revisión de sus ojos: “Tenemos una página que es www.optometriamexico.org, donde quien esté interesado puede solicitar una revisión ocular para detectar anomalías, y siempre se les da la asesoría de un especialista cercano a su domicilio o trabajo”, finalizó.

{ Comments on this entry are closed }

¿Y si las adicciones fueran realmente un problema de aprendizaje?

Desde una perspectiva neurocientífica, las adicciones son una conducta compulsiva que persiste sin importar las consecuencias negativas

pijamasurf.com

Las adicciones pueden variar, desde el uso de sustancias psicotrópicas hasta la repetición de patrones que promuevan la adrenalina. Primero llega la sensación eufórica, la excitación y la manía, luego la adaptación del cuerpo a estas sustancias que hacen creer que todo estará bien eternamente, y finalmente la mente se aprisiona en el objeto de la adicción alienando al individuo de su cuerpo y medio ambiente.

De acuerdo con la teoría biopsicosocial de las adicciones, una adicción puede surgir si se permite germinar la semilla mediante la predisposición genética, las experiencias traumáticas o un medio ambiente que la fomente o normalice. No obstante, estas causas aún no logran explicar por qué un adicto sigue siendo un adicto pese a haber tomado conciencia y haber realizado esfuerzos por superarlo.

Desde una perspectiva neurocientífica, las adicciones son una conducta compulsiva que persiste sin importar las consecuencias negativas (en la salud, la familia, la economía, la estabilidad laboral, etc.), las cuales tienen impactos significativos en el proceso cognitivo de aprendizaje. Jane Taylor, investigadora de la Universidad de Yale, explica que una adicción puede relacionarse con cambios en el aprendizaje emocional profundo: “Una parte crítica del aprendizaje emocional cambia las conexiones neuronales que responden al castigo y a la recompensa y a la unión que hay con ciertas acciones y el medio ambiente”.

Por ello, menciona Taylor, la mejor manera de tratar una adicción es viéndola como un desorden de aprendizaje. En otras palabras, esta conducta compulsiva altera la percepción del castigo o de cualquier otra consecuencia negativa, haciéndolas imperceptibles para el individuo. Es más, las adicciones “promueven el aprendizaje positivo y el recuerdo de que una droga facilita una sensación placentera e inhibe los impactos de las consecuencias negativas”.

Este fenómeno fue anteriormente descrito por el psicólogo conductual F. Skinner, quien se dio cuenta de que la ansiedad de recibir una recompensa promueve la repetición compulsiva de ciertos patrones. Esta paradoja de aprendizaje es el corazón de la adicción, brindando una clave sobre lo que está mal en el cerebro.

Contemplando que el sistema cerebral de recompensa motiva a los organismos a realizar las actividades que se deberían hacer para mejorar, en la adicción hay una mala asociación entre la acción y la recompensa inmediata –pese a las consecuencias negativas a largo plazo.

Larry Young, profesor de psiquiatría en la Universidad Emory, utiliza el ejemplo de la pareja. Nuestro sistema básico de motivación nos ayuda a buscar una pareja a pesar del rechazo, las peleas, los miedos y otros retos. Este sistema nos obliga a establecer prioridades, insistir y persistir para sobrevivir mediante rápidas tomas de decisiones calculadas por algoritmos inconscientes. Es este sistema lo que neuroquímicamente se relaciona fuertemente con el vínculo, el apego y la adicción, a través de la oxitocina y la serotonina. Este proceso hormonal, menciona Young, es un tipo de aprendizaje que no sólo altera la reacción del sistema de supervivencia y del estrés; también reduce los niveles de ansiedad, angustia y miedo. Por lo tanto, se realiza una “mala” asociación cognitiva que lleva a la compulsión.

De acuerdo con esta premisa, la adicción es sólo una mala asociación que requiere ser extinguida para el bienestar de la persona; sin embargo, ¿ello será lo suficientemente contundente para reducir la incidencia de adicciones?

{ Comments on this entry are closed }

Tabaquismo acrecenta el desarollo del cáncer

El tabaquismo está relacionado con 1 de cada 3 muertes por cáncer y, por lo tanto, es la principal causa evitable, aseguró el oncólogo Juan Zinser, presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo.

elsiglodetorreon.com.mx

Al año, de 2.8 millones de personas diagnosticadas, 1.3 millones pierden la batalla contra la enfermedad. En la mayoría de los casos (52 %) las víctimas tienen 65 años o menos.

Al destacó la importancia de prevenir el cáncer, Zinser aseguró que una medida básica para prevenir el cáncer es no fumar, por tal motivo es importante que se refuercen las campañas para prevenir el tabaquismo”.

Erick Antonio Ochoa, director de Políticas Públicas de la Fundación InterAmericana del Corazón México, advirtió que el impuesto a productos es la política pública más costo-efectiva para reducir los factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles, incluido el cáncer.

“Aumentar los impuestos a productos de tabaco generaría recursos necesarios para campañas de prevención, así como para mejorar la infraestructura y los servicios de salud para la atención de enfermedades como el cáncer”, aseguró Ochoa.

Recomendó que en vez de reducir el presupuesto a los institutos nacionales de salud, una parte de los impuestos a cigarros debería etiquetarse para atender los casos de cáncer en el país.

De acuerdo con las organizaciones, el consumo de tabaco en México es responsable de más de 66 mil muertes anuales. No obstante, 10 % de las víctimas nunca ha fumado.

Aseguraron que los costos anuales de atención médica atribuibles al consumo activo de tabaco en México son de 43 mil millones de pesos, de los cuales 12 mil millones son por los distintos tipos de cáncer producidos por el consumo del tabaco.

“Una enfermedad que registra al año 190 mil nuevos casos y que causa cerca de 80 mil decesos en México debe tener la más alta prioridad en la asignación de recursos presupuestales en 2017, a efecto de que pueda ser realidad el Programa Integral de Prevención y Control del Cáncer”, dijo Juan Núñez Guadarrama, coordinador de la Alianza Nacional para el Control del Tabaco (Aliento).

Recordó que México no ha podido alcanzar una mayor esperanza de vida, equiparable al promedio de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por la persistencia de factores de riesgo como la obesidad, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol y, principalmente, el tabaquismo.

La erradicación del tabaquismo, aseguró, tiene que ver con cambios regulatorios y culturales, pero también con una decidida política gubernamental en favor de la salud, “por lo cual esperamos que no se reduzcan los recursos asignados a la atención del cáncer”, agregó.

La doctora Guadalupe Ponciano, directora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la UNAM, señaló que “una de las acciones más importantes para evitar el cáncer es dejar de fumar y evitar exponernos de manera involuntaria al humo de tabaco.

“El humo de un cigarrillo contiene alrededor de 7000 sustancias químicas, de las cuales al menos 250 son altamente tóxicas y más de 70 son productoras de cáncer”, afirmó.

Con esta composición, agregó, es fácil entender que más de 30 % de todos los casos de cáncer en el mundo se podrían prevenir evitando la exposición a este humo.

{ Comments on this entry are closed }

Diabetes y tabaco: una combinación fatal

Los fumadores tienen un riesgo mucho mayor que los no fumadores de fallecer por cualquier causa. Un riesgo que, además, se duplica en caso de padecer diabetes

abc.es

Fumar, no cabe duda, es muy perjudicial para la salud. O como rezan las advertencias recogidas en las cajetillas de cigarrillos, fumar mata. De hecho, el tabaquismo es, como han mostrado infinidad de estudios, el primer factor de riesgo para sufrir una muerte prematura. Un riesgo que resulta incluso mayor en aquellas personas que, como consecuencia de una enfermedad crónica, ya tienen mermada su salud. Es el caso, entre otras patologías, de la infección por VIH, en la que el fumar acorta la esperanza de vida más que el propio virus. Y asimismo, de la diabetes. No en vano, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Colorado en Denver (EE.UU.) muestra que el riesgo de fallecer por cualquier causa en la población fumadora, ya de por sí muy elevado, llega incluso a duplicarse en el caso de padecer diabetes.

Como explica Kavita Garg, directora de esta investigación que se presentará en la Reunión Anual 2016 de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA) que se celebrará el próximo fin de semana en Chicago (EE.UU.), «en nuestro trabajo hemos encontrado una asociación estadísticamente significativa entre la diabetes y la mortalidad por cualquier causa, los decesos por tumores no localizados en el pulmón y los fallecimientos por cáncer de pulmón entre la población femenina».

Combinación fatal

El estudio tuvo por objeto evaluar el posible impacto del tabaco sobre la mortalidad por cualquier causa, por cáncer de pulmón o por cualquier otro tipo de enfermedad oncológica en la población con diabetes. Y para ello, los autores analizaron los historiales médicos de 53.454 adultos, 5.137 de los mismos diagnosticados de diabetes, que habían participado en el Estudio Nacional de Cribado del Pulmón de Estados Unidos (NLST), trabajo realizado para comparar la eficacia de la tomografía computarizada de baja dosis y de la radiografía de tórax en la detección precoz del cáncer de pulmón en la población fumadora y ex fumadora.

Durante el periodo de seguimiento del estudio se registraron un total de 3.963 decesos –680 entre los participantes con diabetes–, de los que 1.021 fueron ocasionados por cáncer de pulmón y 826 por tumores localizados en otros órganos.

Los resultados mostraron que, por sí sola, la diabetes se asocia con un riesgo hasta dos veces mayor de mortalidad por cualquier causa, así como por un tumor no localizado en el pulmón, en la población fumadora. Un aumento del riesgo, además, que resulta independiente de, entre otros factores, la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC) y el número de cigarrillos fumados por año.

Como indica Kavita Garg, «los resultados muestran que la diabetes duplica el riesgo de fallecimiento por cualquier causa o por un cáncer distinto del de pulmón en la población fumadora. También hallamos que las mujeres con diabetes tienen un mayor riesgo de morir por cáncer de pulmón. Un efecto asociado a la diabetes que, sin embargo, no se observó en el caso de los varones».

Mayor duración y cantidad

En definitiva, parece que el hábito tabáquico supone un mayor perjuicio, si cabe, para la población diabética. Un efecto nocivo, cuando no fatal, que parecían ignorar los participantes en el estudio. No en vano, la cifra promedio de cajetillas fumadas por año fue mayor en los pacientes con diabetes que en aquellos que no padecían esta enfermedad metabólica.

Entonces, y dado que eran más mayores y fumaban más, ¿la mayor mortalidad asociada a la diabetes se explica por un mayor consumo acumulado de cigarrillos por los participantes con la enfermedad? Pues la verdad es que, como reconocen los propios autores, aún no se sabe.

Sea como fuere, concluye Kavita Garg, «es fundamental que los pacientes tomen participen en el control de su diabetes y que se sometan a un cribado pulmonar en el caso de ser fumadores».

{ Comments on this entry are closed }

Adicción al juego y a las drogas es similar

En ambas aumenta la necesidad de consumir y se vive el mismo nivel de ansiedad

sumedico.com

La adicción al juego puede provocar los mismos daños físicos que las personas adictas a las drogas como la cocaína y heroína sufren, informa Miguel Ángel Viveros Erosa, especialista en salud mental.

El autor del libro Ludopatía y Adicción a las Nuevas Tecnologías, la nueva psicopatología, explica que estudios recientes han demostrado que cuando una persona está jugando y es adicta a ello, experimenta cambios en el nivel de plaquetas, los mismos que se observan en quienes son adictos a las drogas.

A través de resonancias magnéticas, indica, se logró observar el comportamiento de los adictos a los juegos y la tecnología, en donde se encontró que los cambios más significativos se manifiestan en niños y adolescentes.

“Las reacciones son similares a las que se han encontrado en personas que consumen heroína y cocaína, sin embargo también hay que decir que las imágenes no son concluyentes pero sí establecen que el adicto al juego se enfrenta a una adicción similar a la de las drogas consideradas duras”, dice.

Se tine el mismo nivel de ansiedad

El especialista detalla que la adicción al juego también aumenta la necesidad de consumir, como ocurre con las drogas.

“La necesidad de realizar una acción para aliviar ansiedad, ahí es donde se puede decir que ya existe una adicción. La persona ya no juega por placer, sino para sentir alivio”, menciona.

Detalla que entre más ansiedad tiene el jugador, más juega y es por ello que muchas veces los que no son adictos no comprenden porque la persona sigue jugando si ya perdió tanto dinero.

La razón por la que se sigue jugando a pesar de la gran pérdida, es según el especialista, porque la persona siempre piensa que se va a recuperar y qué está cerca del tan anhelado premio.

De estos rasgos se han aprovechado los casinos para saber cómo diseñar su ambiente y la forma en que deben operar. En la mayoría de las veces, son asesorados por un psicólogo.

Resaltó que si bien el tratamiento para ambas adicciones son similares, controlar la del juego, ya sea por apostar o sólo jugar, no se controla tan fácil como la de las drogas.

Por ello, se han planteado alternativas como ir a grupos de jugadores anónimos, probar terapia conductual o tomar fármacos para reducir la ansiedad.

{ Comments on this entry are closed }

A los alcohólicos les podría faltar una enzima clave

Un estudio con ratas sugiere que la PRDM2 ayuda al cerebro a controlar el impulso a beber

healthfinder.gov

Los alcohólicos podrían carecer de una enzima que les ayudaría a controlar su impulso a beber, según un estudio reciente con ratas.

Los investigadores hallaron que desactivar la producción de la enzima PRDM2 en los lóbulos frontales de los roedores llevó a que los animales bebieran alcohol, incluso cuando era desagradable hacerlo.

“La PRDM2 controla la expresión de varios genes que son necesarios para la señalización efectiva entre las células nerviosas. Cuando se produce una cantidad demasiado baja de enzimas, no se envían señales efectivas desde las células que se supone que detienen el impulso”, dijo el líder del estudio, Markus Heilig, jefe del Centro de Neurociencia Social y Afectiva en la Universidad de Linkoping, en Suecia.

“Ahora vemos cómo una simple manipulación molecular da lugar a características importantes de una enfermedad adictiva”, dijo Heilig en un comunicado de prensa de la universidad.

“Ahora que hemos empezado a comprender lo que está ocurriendo, tenemos la esperanza de que seamos capaces de intervenir. A largo plazo, queremos contribuir a desarrollar medicamentos efectivos, pero a corto plazo lo importante es, quizá, acabar con la estigmatización del alcoholismo”, añadió Heilig.

Los hallazgos podrían llevar a nuevos modos de tratar el alcoholismo en seres humanos, aunque la investigación con animales con frecuencia no da resultado en las personas.

“La enzima PRDM2 se había estudiado anteriormente en la investigación sobre el cáncer, pero no sabíamos que tiene una función en el cerebro”, comentó Heilig.

Hace mucho que se piensa que los alcohólicos tienen alterada la función de los lóbulos frontales del cerebro, pero se desconocían las causas biológicas subyacentes.

Los investigadores que realizaron el nuevo estudio lo explicaron de este modo: “Si la función frontal está alterada, nos resulta difícil controlar nuestros impulsos. Una persona con el control de impulsos intacto puede pasar por delante de un bar en un día caluroso y pensar: ‘Estaría bien tomar una cerveza, pero ahora no puedo porque tengo que volver al trabajo’. Un alcohólico no tiene el suficiente control de impulsos para refrenarse y piensa: ‘Hace calor y tengo sed'”.

Los hallazgos del estudio aparecen recientemente en línea en la revista Molecular Psychiatry.

{ Comments on this entry are closed }

 

Fumar quizá no solo dañe a sus pulmones, sino también a sus expectativas laborales y a su salario

Las diferencias en los ingresos equivalen a más de 8,000 dólares al año, encuentra un estudio

healthfinder.gov

Hace mucho que pasaron los días en que fumar era señal de éxito laboral. Hoy en día, a los fumadores les resulta más difícil encontrar trabajo, y ganan menos que los no fumadores cuando lo encuentran, sugiere un estudio reciente.

“Cuando estudiamos a una muestra de 251 personas [desempleadas] que buscaban trabajo durante un periodo de 12 meses, en relación con los no fumadores, los fumadores tenían una desventaja grave para volver a encontrar trabajo”, afirmó la autora líder del estudio, Judith Prochaska.

“Cuando hallaron un trabajo, les pagaban significativamente menos que a los no fumadores”, comentó Prochaska, profesora asociada del Centro de Investigación sobre la Prevención de la Universidad de Stanford, en California. La diferencia fue, en promedio, de unos 5 dólares por hora, o de más de 8,300 dólares al año, hallaron los investigadores.

No está claro por qué los fumadores podrían enfrentarse a una castigo laboral, y algunos factores aparte de fumar podrían explicar la diferencia, señalaron los autores del estudio.

Pero fumar se vincula con más costos de atención sanitaria, tiempo de licencia y días libres por enfermedad, según las notas de respaldo del estudio.

Prochaska dijo que investigaciones anteriores han vinculado fumar con el desempleo, pero que el nuevo estudio es inusual porque siguió a las personas desempleadas en el tiempo.

Los autores del estudio siguieron a 251 personas (131 personas que fumaban a diario y 120 no fumadores) que buscaban empleo entre 2013 y 2015. La edad promedio era de 48 años; dos tercios eran hombres, y un 38 por ciento eran mujeres.

Durante un año, los investigadores hallaron que un 56 por ciento de los no fumadores encontraron empleo, frente a solo un 27 por ciento de los fumadores. Entre los que consiguieron trabajo, los fumadores ganaban en promedio 15.10 dólares la hora, en comparación con 20.27 dólares de los ex fumadores.

Aunque los investigadores no pueden probar una relación causal directa, hallaron que incluso tras tomar en cuenta factores como la edad, el nivel educativo y la raza, a los fumadores les iba peor que a los no fumadores.

Prochaska dijo que los fumadores podrían estar dañando sus propias posibilidades. “Los fumadores de nuestra muestra tendían a priorizar el gasto en cigarrillos en lugar de gastos que les ayudarían a encontrar trabajo, como el transporte, un teléfono celular, ropa nueva y el arreglo personal”, comentó Prochaska.

¿Podrían los fumadores tener un estrés adicional, que les lleve a fumar cigarrillos en primer lugar, que afecte a sus perspectivas laborales? “Los fumadores no tienen un estrés inherente adicional. En lugar de eso, experimentan más estrés debido a los efectos de la abstinencia de la nicotina”, explicó Prochaska.

“No se debe ignorar el poder de la adicción a la nicotina. Si uno está ansioso por fumar el próximo cigarrillo y no se puede concentrar en los asuntos pendientes, sin duda eso lo pondrá en desventaja en el proceso de entrevista de trabajo”, planteó.

Además, Prochaska comentó que gerentes de contratación le han dicho que “los candidatos que huelen a tabaco se ponen en una gran desventaja respecto a obtener el trabajo”. Pero, dijo, “es probable que el alcance que esto tenga como factor varíe según el sector o la industria laboral”.

Según los autores del estudio, más de 20 estados permiten a las empresas no contratar a fumadores. Algunas empresas preguntan directamente sobre el tabaquismo, y algunas hacen pruebas de vestigios de nicotina en la orina, dijo Prochaska.

Ronald Bayer, copresidente del Centro de Historia y Ética de Salud Pública de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, no está de acuerdo con las políticas que disuaden de contratar a fumadores.

“Denegar el empleo a los fumadores es injustamente coercitivo, y un profundo insulto a la dignidad humana”, enfatizó Bayer. “Denegar el empleo a los que ya están en el extremo inferior de la escala social debería considerarse como una forma de discriminación”.

¿Cuál es el siguiente paso para la investigación?

Prochaska dijo que un estudio paralelo está investigando el sesgo contra los fumadores entre los gerentes de contratación. Prochaska está trabajando en otro estudio, que en este momento está reclutando fumadores, que evaluará si ayudar a las personas que buscan trabajo a dejar de fumar hace que encontrar trabajo les resulte más fácil.

El nuevo estudio aparece en la edición del 11 de abril de la revista JAMA Internal Medicine.

{ Comments on this entry are closed }

 

Mujeres, con mayor probabilidad de enfermar y morir por tabaquismo

Debido a enfermedades como el cáncer de mama, las mujeres son más vulnerables a padecer padecimientos relacionados con el tabaquismo

amqueretaro.com.-Francisco Velázquez

Las mujeres fumadoras tienen dos veces más probabilidades de enfermar y morir que los hombres que fuman, debido a enfermedades relacionadas con el tabaquismo como los cánceres de mama, cervicouterino y pulmonar, éste último porque las féminas tienen los pulmones más pequeños, así lo dijo Gisela de Jesús Sánchez Díaz, presidenta de Salud y Género Querétaro A. C.

De acuerdo con estadísticas presentadas por la activista social, basadas en la última Encuesta Nacional de Adicciones, de 17 millones de fumadores, más de 5 millones son mujeres y, aunque la mayoría de los consumidores de productos de tabaco son varones, el 44 por ciento de las defunciones anuales relacionadas con el tabaquismo se registran en las mujeres.

“Un gran número de mujeres enferman y mueren sin ser fumadoras, por el hecho de estar expuestas al humo de tabaco ajeno en sus centros de trabajo o en su casa. Las evidencias sobre los efectos nocivos del consumo de tabaco en las mujeres son incontrovertibles. (…) La industria tabacalera genera estrategias de mercado seductoras y agresivas dirigidas a mujeres y adolescentes”, sostuvo.

Al presentar el folleto “Mujeres y… ¿Tabaco? …Ni de regalo”, que ofrece aspectos que se relacionan con la adicción al tabaco como motivos de inicio y consumo, efectos nocivos y políticas públicas necesarias para disminuir el consumo, Gisela de Jesús Sánchez indicó que las mujeres fumadoras tienen el doble de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco que las que no fuman.

Alertan por consecuencias del tabaquismo en las mujeres

Informó que en comparación con los no fumadores, las féminas que fuman tienen un 25 por ciento más de riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca coronaria que los hombres fumadores; asimismo, destacó que México se encuentra entre los 20 países con mayor número de mujeres fumadoras.

“Resulta trascendental que se apruebe una reforma al artículo 27 de la Ley General para el Control de Tabaco para hacer de México un 100 por ciento libre de humo de tabaco y de esta manera proteger la salud de las mujeres de todo el país. Asimismo, es necesario crear campañas de prevención y concientización del grave problema del tabaquismo y los irreversibles daños a las mujeres”, indicó.

En este sentido, el representante de Comunicación, Diálogo y Conciencia A. C. (Códice) en Querétaro, José Luis Yáñez, señaló que las autoridades de salud tienen la responsabilidad de diseñar los tratamientos para la cesación del consumo de tabaco, además de que deben destinar más recursos para campañas de prevención del tabaquismo.

{ Comments on this entry are closed }

 

Libres de la adicción

prensalibre.com.-Rolando de Paz Barrientos

Uno de los problemas que afectan a las familias, y por ende a la sociedad, es la adicción al alcohol o a cualquier estupefaciente por alguno de sus miembros; provoca daño físico y psicológico no solo a sí mismo, sino a los que le rodean.

Es difícil mantener una sana relación con un adicto: pierde el control de sus pensamientos, muestra una conducta violenta, se vuelve irresponsable ante sus obligaciones, e incluso puede llegar a desintegrar su hogar.

Llegar al punto de “necesitar” licor en los tiempos de comida o de no poder compartir en una reunión social sin beber algo, o de ya no recordar compromisos adquiridos, faltar con frecuencia al trabajo o experimentar cambios repentinos de personalidad, son claros síntomas de un problema serio.

Una adicción descalifica a cualquier persona que ejerza un liderazgo en la sociedad: gobernantes, jueces, legisladores, funcionarios públicos, líderes empresariales y religiosos, incluso a los padres de familia. El ejercicio de la autoridad en cualquier nivel demanda que seamos sobrios, tener dominio sobre nuestras acciones y deseos.

¿Cómo superar una adicción o dependencia? El primer paso es reconocer que el problema existe; la negación es el recurso más utilizado; otros saben que necesitan ayuda, pero se avergüenzan de buscarla. Un segundo paso es identificar la causa, que en la mayoría de los casos va más allá del gusto o placer; tiene que ver con necesidades espirituales profundas como la búsqueda de alivio a heridas emocionales, o como respuesta al rechazo o a la presión de grupo, o a la necesidad de aceptación y de autoestima.

Lo más importante es encontrar solución a las causas finales. El principal problema del ser humano es el vacío en su ser interior, que busca llenar con sucedáneos. Cualquier tratamiento que no considere el aspecto espiritual o la naturaleza pecaminosa del hombre, no podrá dar una solución definitiva, solo un alivio temporal.

La fuerza de voluntad no es suficiente; se requiere una transformación del ser interior y se logra cuando el adicto rinde su corazón y su voluntad a Dios, por medio de Cristo; generando en él un carácter transformado que le capacita para dominar sus pasiones o deseos. Muchos exadictos liberados de esta esclavitud lo comprueban.

El sabio Salomón describe un panorama claro y directo de los efectos de las bebidas embriagantes o de cualquier estupefaciente: “Escucha, hijo mío, y sé sabio, y dirige tu corazón por el buen camino. No entres con los bebedores de vino, ni con los comilones de carne, porque el borracho y el glotón se empobrecerán, y la somnolencia se vestirá de harapos. ¿De quién son los ayes? ¿De quién las tristezas? ¿De quién las contiendas? ¿De quién las quejas? ¿De quién las heridas sin causa? ¿De quién los ojos enrojecidos? De los que se demoran mucho con el vino, de los que van en busca de vinos mezclados. No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece en la copa; entra suavemente, pero al final como serpiente muerde, y como víbora pica. Tus ojos verán cosas extrañas, y tu corazón proferirá perversidades”.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Tienes más relaciones virtuales que reales? Tienes una adicción

  • Otros síntomas son la necesidad de llevar siempre algún aparato electrónico, conectarse al levantarse o interrumpir el sueño por la llegada de mensajes.
  • El psicólogo Juan Antonio Molero Cid explica que el tiempo dedicado a la comunicación virtual favorece el abandono con los círculos sociales reales.

20minutos.es

Tener más relaciones virtuales que reales, necesitar llevar siempre algún aparato electrónico, conectarse nada más levantarse o, incluso, interrumpir el sueño ante las señales de llegada de mensajes, son algunos de los signos que alertan sobre la presencia de una adicción a las redes sociales.

“En muchas ocasiones, a medida que aumentan las relaciones en las redes, disminuye el tiempo empleado a las relaciones reales con la familia o el grupo de amigos. Así se genera un mecanismo de compensación de ese déficit, el cual crea un círculo vicioso que provoca un aumento del tiempo dedicado a la comunicación virtual y favorece el abandono de las obligaciones con los círculos sociales reales”, ha explicado el psicólogo en Intervención en Psicología, Juan Antonio Molero Cid.

En este sentido, y aunque las redes sociales generan “recompensas” relacionadas con la comunicación con otros, el también miembro de Saluspot ha recordado que ya han aparecido trastornos relacionados con el uso de Internet y los dispositivos móviles como, por ejemplo, cibermareo, nomofobia, dependencias o cibercondria. Además, en función de la edad y madurez de la persona, se han encontrado trastornos de depresión, ansiedad, estrés, insomnio e, incluso, esquizofrenia.

Las redes pueden crear “sufrimiento”

Tal y como ha explicado Molero Cid, las redes sociales pueden crear “sufrimiento” en la medida en la que la persona ve alterada la percepción sobre su propia vida y la de su entorno. De hecho, prosigue, en los sufrimientos asociados pueden encontrarse paralelismos con los estados de adicción y dependencia.

Dicho esto, el experto ha recordado que las redes sociales son sólo otra herramienta de comunicación, por lo que ha negado que por no estar en ellas una persona quede excluida del grupo. “¿Puede un grupo, salvo situaciones muy determinadas y temporales (lejanía geográfica, por ejemplo) tener una relación de calidad exclusivamente virtual durante mucho tiempo? No tiene por qué no tenerla, es cierto, pero sólo si ese grupo reúne ciertas condiciones”, ha puntualizado.

Por todo ello, el psicólogo ha recomendado, cuando se ha alcanzado una situación de dependencia, buscar alternativas reales para emplear el tiempo que se dedica a las redes sociales, elaborar una lista de lo que se cree que se puede hacer en ese tiempo, delimitar la actividad en las redes sociales, no usarlas cuando se esté en compañía de otras personas, apagar el móvil por la noche, y evaluar, en periodos de tiempo, lo que se ha ganado con esas costumbres.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas