From the category archives:

Pensamientos

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Pensamientos: DECÁLOGO DE LA PAZ MENTAL

1-Descubre lo que te inquieta o decepciona.

2-Evita ser tú el centro de toda tu atención.

3-Encuentra una actividad de evasión que dé mayor significado a tu vida.

4-Evita tener lastima de ti mismo.

5-Proyecta en la pantalla de tu mente imágenes positivas y recuerdos de experiencias agradables.

6-Refuerza y engrandece tus valores espirituales.

7-rechaza los tóxicos como estimulantes de la personalidad.

8-Comparte con alguien de confianza tus inquietudes.

9-Renueva tu mente por medio de la meditación o relajación.

10-Ten fe en ti mismo.

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

 

Sin la menor probabilidad

Un profesor universitario quiso que los alumnos de su clase de sociología se adentrasen en los suburbios de Boston para conseguir las historias de doscientos jóvenes. A los alumnos se les pidió que ofrecieran una evaluación del futuro de cada entrevistado. En todos los casos los estudiantes escribieron:

«Sin la menor probabilidad».

Veinticinco años después, otro profesor de sociología dio casualmente con el estudio anterior y encargó a sus alumnos un seguimiento del proyecto, para ver qué había sucedido con aquellos chicos. Con la excepción de veinte individuos, que se habían mudado o habían muerto, los estudiantes descubrieron que 176 de los 180 restantes habían alcanzado éxitos superiores a la media como abogados, médicos y hombres de negocios.

El profesor se quedó atónito y decidió continuar el estudio.

Afortunadamente, todas aquellas personas vivían en la zona y fue posible preguntarles a cada una cómo explicaban su éxito. En todos los casos, la respuesta, muy sentida, fue: «Tuve una maestra».

La maestra aún vivía, y el profesor buscó a la todavía despierta anciana para preguntarle de qué fórmula mágica se había valido para salvar a aquellos chicos de la sordidez del suburbio y guiarlos hacia el éxito.

—En realidad es muy simple —fue su respuesta—. Yo los amaba.

Eric Butterworth

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas