Así evita que una enfermedad respiratoria se complique

by herbalife on 23/02/2015

in Familia,Infantil - pediatria,Respiratoria,Salud

 

Así evita que una enfermedad respiratoria se complique

radiosantafe.com

Los cambios bruscos de temperatura aumentan los casos de enfermedad respiratoria. No obstante, es más común que los cuadros gripales afecten principalmente a menores de 5 años y adultos mayores de 60, población más vulnerable a los cambios climáticos.

Estas enfermedades aunque son comunes durante el año, se intensifican en las temporadas invernales. Del cuidado que se tenga frente a los síntomas, se pueden evitar complicaciones que requieran una atención mayor, incluso, hospitalización.

NUEVA EPS entrega una serie de recomendaciones para evitar la enfermedad y de cómo cuidar al menor para evitar complicaciones:

¿Cómo promover que niños y niñas se mantengan sanos?

Practique y mantenga hábitos higiénicos como el baño diario de niños y niñas con agua y jabón; en especial el lavado frecuente de las manos después de ir al baño, de estar en espacios públicos. Evite el contacto con personas enfermas y protéjalo de cambios bruscos de temperatura.

Garantice en todo momento, que el menor tenga completo su esquema de vacunación.

Evite ropa o cobijas que suelten motas en menores alérgicos y no los abrigue demasiado cuando permanezcan en lugares cerrados.

Promueva el consumo frecuente de frutas y verduras.

Evite en lo posible que menores de edad acudan al colegio con fiebre y síntomas respiratorios.

Mantenga los sitios comunes del menor, limpios y ventilados, evitando corrientes de aire. Aspire con frecuencia tapetes y cortinas para evitar el polvo.

¿Como cuidar al menor en casa?
Ofrezca líquidos frecuentes y fraccionados, si aún recibe seno materno ofrezca alimentación en forma frecuente.

No suministre medicamentos que no hayan sido formulados. Para controlar la tos, lo más indicado es dar mayor cantidad de líquidos, como jugos de frutas naturales, limonada, leche o caldos.

Vigile la temperatura corporal periódicamente y mantenga la nariz limpia de secreciones para que el niño pueda respirar y comer sin problema. Para esto, utilice suero fisiológico.

Mantener al niño con ropa abrigada y evitar corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura.

No suspenda la lactancia materna, puesto que esta ayuda a controlar la infección, a la vez que lo nutre e hidrata.

Este atento a los síntomas y signos que indican necesidad de consulta como; dificultad para respirar o ruidos extraños, inapetencia para comer o beber, vomita todo, si presenta fiebre superior a 38.5 grados centígrados, por más de tres días, está anormalmente somnoliento o no se despierta con facilidad.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas