3 preguntas sobre frío y salud auditiva [9-9-15]

by herbalife on 09/09/2015

in General

 

3 preguntas sobre frío y salud auditiva

El frío puede producir dolor en las orejas, ya que están muy expuestas y presentan poca circulación sanguínea. Un mecanismo de protección es el uso de orejeras.

lavoz.com.ar.-Fernando Romero Orellano

–¿Cómo saber si hay cera en los oídos? ¿Es preciso hacer exámenes de rutina?

–Normalmente, siempre hay cera en los oídos. Es un mecanismo de defensa del organismo humano similar al de las lágrimas para los ojos. El exceso de cera puede ser producido por infecciones o algún tipo de irritación de la piel del conducto auditivo. No es conveniente utilizar hisopos para la cera que está dentro del conducto, ya que estos son muy grandes y remueven la que está en las paredes del oído, pero empujan el resto hacia el interior del conducto. Muchas veces, eso genera tapones. Por otro lado, la introducción de hisopos o cualquier otro tipo de elemento que se utiliza para limpiar puede generar irritación de la piel y producir aún más cera. Generalmente, no es necesario realizar exámenes de rutina por cera, salvo que existiera la predisposición a formar tapones.

–¿El frío puede provocar dolor de oídos? ¿Por qué? ¿Cómo se puede evitar?

–El frío puede producir dolor en las orejas, ya que están muy expuestas y presentan poca circulación sanguínea. Un mecanismo de protección es el uso de orejeras. Por otro lado, cualquier tipo de infección de la vía respiratoria relacionada con las épocas frías, como los resfríos, puede extenderse hacia el oído, lo que genera la denominada “otitis media” la cual presenta como síntoma el tan mentado “dolor de oídos”. Estos son los dos mecanismos por los que el frío puede generar dolor de oídos.

–¿Una infección en el oído se puede extender a la garganta?

–Las infecciones de la vía respiratoria como resfríos, sinusitis, anginas, faringitis, laringitis e incluso la neumonía pueden ir o no acompañadas de otitis (infección de los oídos). Como el oído es parte de la vía respiratoria, cualquiera de estas infecciones puede darse en forma simultánea. Cuando estamos en presencia de una infección de oídos, hay que controlar la garganta y a la inversa.

Frío y dolor de oídos

El frío puede producir dolor en las orejas, ya que están muy expuestas y tienen poca circulación sanguínea (situación similar a la de las extremidades tanto de manos como de pies). Es por ello que en invierno es común que la gente tienda a taparse los oídos con gorros u otro tipo de abrigo. Este dolor o molestia en las orejas no es síntoma de enfermedad en el oído y es normal.

La exposición al frío puede generar resfríos o infecciones de la vía respiratoria, como por ejemplo, anginas. En estos casos la infección puede extenderse hacia el oído y generar una “otitis media” que presenta como síntoma el llamado “dolor de oídos”. Este tipo de afección es muy común en los niños de entre 6 meses y 5 años de edad y produce fiebre y dolor de oídos. En los niños muy pequeños que presentan un cuadro de resfrío y exhiben irritabilidad, debe sospecharse la existencia de una “otitis media” porque no pueden manifestar el dolor de otra manera. Esto debe ser tratado y controlado por el médico.

Es importante evitar los cambios bruscos de temperatura y la exposición prolongada al frío para prevenir las infecciones de las vías aéreas superiores. Si no hay resfrío, no hay otitis.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas